• miércoles, 17 de abril de 2024
  • Actualizado 17:30
 
 

TRIBUNALES

Expulsan de España y no irá a la cárcel el joven que asesinó a un portero de discoteca en Navarra

El hombre acusado de la muerte del portero de una discoteca de Villava el pasado mes de noviembre ha aceptado una pena de cuatro años de cárcel que sustituirá por su expulsión de España por diez años.

Más de un centenar de personas ha pedido este miércoles en las calles de Pamplona la profesionalización de la figura del portero de locales de ocio y su protección jurídica ante determinadas actuaciones, una demanda que intensifican tras la muerte la pasada semana del portero de una discoteca de Villava que sufrió una agresión. Carlos Amorín, presidente de la Asociación Foral de Porteros (ASFORP) que precisamente se había fundado para lograr esta reivindicación, falleció tras varios días hospitalizado en coma, provocado por la caída a consecuencia de un puñetazo que recibió cuando intentó mediar en una pelea a las puertas de la discoteca en la que trabajaba. EFE/ Jesús Diges
Concentración por el asesinato de Carlos Amorín, portero de discoteca de la sala Totem de Villava. EFE/ Jesús Diges

El hombre acusado de la muerte del portero de una discoteca de Villava el pasado mes de noviembre ha aceptado una pena de cuatro años de cárcel que sustituirá por su expulsión de España por diez años.

Según han informado a EFE fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) todavía no está redactada la sentencia, pero el pasado viernes, sin llegar a juicio, hubo un acuerdo entre el fiscal, la acusación particular y la defensa en el Juzgado de lo Penal número 3 de Pamplona.

El acusado aceptó una pena de 4 años de prisión por un delito de lesiones en concurso con uno de homicidio por imprudencia, aunque se le va a sustituir la pena de cárcel por la expulsión de España, a donde no podrá regresar en 10 años, según las mismas fuentes.

El suceso tuvo lugar el 26 de noviembre sobre las 4.55 horas cuando se produjo un enfrentamiento entre varias personas en el exterior de la sala Totem de Villava, en el que el portero medió tratando de evitar que continuaran las agresiones, momento en el que el acusado, "le dio un puñetazo" que le hizo "caer al suelo, inconsciente, quedando en coma".

Sus lesiones suponían "un alto riesgo vital" y se agravaron en los días posteriores, según recogió en su resolución la titular del juzgado de instrucción número 5 de Pamplona que decretó la prisión provisional comunicada y sin fianza por un delito de homicidio en grado de tentativa para el joven detenido por la agresión.

El portero de la discoteca finalmente no pudo superar la gravedad de las heridas y falleció días más tarde, lo que conllevó la modificación de los cargos, que pasaron a ser de homicidio consumado.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Expulsan de España y no irá a la cárcel el joven que asesinó a un portero de discoteca en Navarra