• miércoles, 28 de febrero de 2024
  • Actualizado 00:00
 
 

SUCESOS

Trágico final: muere el portero de discoteca agredido el fin de semana en Villava

El autor de la agresión fue detenido por la Policía Foral el pasado martes  y se decretó su ingreso en prisión provisional.

Imagen de un portero de discoteca junto a unos jóvenes que disfrutan de una fiesta bailando ARCHIVO
Imagen de un portero de discoteca junto a unos jóvenes que disfrutan de una fiesta bailando ARCHIVO

El portero de discoteca que fue brutalmente agredido este pasado fin de semana en Villava ha muerto este miércoles en el Hospital Universitario de Navarra como consecuencia de uno de los golpes que recibió.

Carlos Amorín Lamas, de 42 años de edad, fue ingresado con gravísimas lesiones cerebrales en estado de coma y, a pesar de ser intervenido de urgencia, no pudo superar los daños y falleció.

Como se recordará, el portero de la discoteca recibió un puñetazo cuando trataba de mediar en una pelea que se estaba produciendo a las puertas de la discoteca Totem. Como consecuencia del golpe, cayó al suelo golpeándose la cabeza y entrando en estado de coma.

El autor de la agresión, Christian Camilo Monsalve, un colombiano de 27 años de edad, fue detenido por la Policía Foral el pasado martes y se decretó su ingreso en prisión provisional por el juzgado de instrucción número 5 de Pamplona debido al riesgo de fuga que presentaba.

Como se recordará sobre las 4.55 de la madrugada del sábado al domingo se produjo un enfrentamiento entre varias personas en el exterior de la discoteca en el que el portero medió tratando de evitar que continuaran las agresiones, momento en el que el acusado "le dio un puñetazo" que le hizo "caer al suelo, inconsciente, quedando en coma".

La víctima sufrió fracturas y lesiones por las que "precisó intervención quirúrgica urgente", habiéndose producido una agravación posterior de las mismas.

Así, según el informe forense, "por la gravedad y afectación de los órganos vitales las lesiones suponen un alto riesgo vital para la víctima y persiste en este momento un mal pronóstico con elevado riesgo vital y funcional a corto medio plazo".

Estos hechos se consideran constitutivos de un delito de homicidio en grado de tentativa, ahora consumado, castigado con la pena de 5 a 10 años.

En la resolución se recoge que existen indicios de la comisión del delito de la declaración del denunciado que reconoce haber dado el puñetazo al portero, "apareciendo como meramente exculpatorias sus manifestaciones de que actuó en defensa propia por una agresión previa" de la que, añade, "no existe ningún indicio en las declaraciones obrantes en el atestado ni en las grabaciones del incidente".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Trágico final: muere el portero de discoteca agredido el fin de semana en Villava