• lunes, 22 de julio de 2024
  • Actualizado 00:00
 
 

COMERCIO LOCAL

El bar de Pamplona de toda la vida que toma nuevo rumbo: "Que la gente coma hasta quedar a gusto"

"Nuestro lema es que la cocina del día sea fresca y que la gente coma hasta que se quede a gusto, que se sientan como en casa", aseguran sus nuevos propietarios.

Arun Balakrishnan y Uxue Goldaraz en el bar Masala Bistró Kalixto del casco viejo de Pamplona. Navarra.com
Arun Balakrishnan y Uxue Goldaraz en el bar Masala Bistró Kalixto del casco viejo de Pamplona. Navarra.com

La antigua Taberna Calixto de Pamplona es uno de los pocos ejemplos vivos donde el bar sigue igual que siempre. La única novedad es el cambio de nombre. Ahora se llama Masala Bistró Kalixto en la calle San Francisco 8 del casco antiguo de la capital navarra.

Está muy cerca de otros establecimientos que hemos conocido en esta sección de comercio local, como es el caso de la histórica librería Luquin que dirige Juan Carlos Luquin en la misma calle San Francisco 32 o de la antigua tienda de ultramarinos Alimentación San Francisco, que ya cerró.

El bar Kalixto cerró en 2021 a consecuencia del covid-19 y hace pocas fechas ya conoce una segunda vida con la llegada de Arun Balakrishnan de 38 años y Uxue Goldaraz de 35, los nuevos propietarios.

Su apuesta a partir del 25 de enero es la comida india y unos platos donde no guardan nada para el día siguiente. Lo que les sobra cada día lo regalan a los clientes, amigos y vecinos. Solo hacen comida fresca, de calidad y a buen precio.

Uxue Goldáraz es natural de Cirauqui: "Tuvimos la oportunidad de coger el Kalixto y nos lanzamos a la aventura. Arun es un apasionado de la cocina. Le gusta cocinar y empezamos poco a poco. No queremos abarcar demasiado".

"Abrimos primero como bar normal en San Fermín. Luego lo renovamos con un lavado de cara. Reabrimos en octubre con pinchos de toque indio y luego ya con las comidas indias".

"Nuestro lema es que la cocina del día sea fresca y que la gente coma hasta que se quede a gusto, que se sientan como en casa. Hacemos un menú cerrado que está hecho en el día. No queremos abarcar demasiado y no llegar. Somos cautelosos", asegura Uxue.

"Queremos que esté rico, bien hecho y lo cambiamos cada semana. Lo que sobra cada día se lo damos a unos vecinos, a amigos o nosotros mismos lo comemos. No nos gusta guardar para el día siguiente y mezclar alimentos".

"La gente está contenta porque el menú no lo hacemos picante, salvo que lo pidan. Un día es pescado, otro cordero, otro pollo, también hay una opción vegana por si acaso. Cuando nos llaman por teléfono para reservar preguntamos si tienen alergias o intolerancias al ser un menú cerrado", afirma la dueña del bar.

La respuesta de los clientes está siendo buena: "Estamos contentos. El menú cerrado nuestro tiene un par de salsas que mezclamos con el arroz y un pan que es como una torta, con una fritura además del postre".

"Si el menú es pescado, en vez de pan damos un medallón de merluza además de las otras salsas. En este caso no hay fritura ni pan porque no pega". El precio del menú "está en torno a 16-17 euros", afirma Uxue Goldaraz.

"También hacemos pinchos indios en la barra que a la gente le gusta probar más que los fritos de siempre que conocemos en Pamplona. A la gente le gusta probar lo nuevo", concluye la dueña del nuevo bar Kalixto.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El bar de Pamplona de toda la vida que toma nuevo rumbo: "Que la gente coma hasta quedar a gusto"