• viernes, 19 de julio de 2024
  • Actualizado 20:05
 
 

POLÍTICA

Comptos deja otra vez en entredicho la nefasta gestión de las listas de espera de Chivite

Le advierte de que las medidas aplicadas pueden tener un efecto rebote a medio y largo plazo e incide en que no se resuelve sólo con más dinero.

Este es el aspecto de la sala de espera de urgencias del centro Doctor San Martín el fin de semana.
Este es el aspecto de la sala de espera de urgencias del centro Doctor San Martín el fin de semana.

El presidente de la Cámara de Comptos, Ignacio Cabeza, ha vuelto a poner en entredicho la nefasta gestión de las listas de espera del Gobierno socialista que preside María Chivite. Cabeza asegura que el desaguisado ya es "un tema muy complejo, de difícil solución" y que supone "una fuerte incidencia en el ciudadano", y ha señalado que "no se resuelve sólo con más recursos financieros sino que implica medidas de gestión relevantes para intentar resolverlo".

Con estas palabras echa por tierra la gestión socialista que no sólo no ha sabido solucionar el problema, sino que lo ha acrecentado. En concreto, según el informe de la Cámara de Comptos, entre 2018 y 2022 se incrementaron un 29%, con 240.000 registros en lista de espera a finales de 2022. El 64% de las listas de espera corresponde a consultas de revisión, el 25% a primera consulta, el 8% son pruebas diagnósticas y el 3% intervenciones quirúrgicas.

Destaca el incremento en primeras consultas, que pasó de 33.000 registros en 2018 a rozar los 60.000 a finales de 2022. Las listas de espera en consultas de revisión pasaron de 136.000 a 156.000. Las pruebas diagnósticas experimentaron un aumento de algo más de 12.000 a superar los 18.000 registros. En cuanto a intervenciones quirúrgicas, la lista de espera apenas aumentó y a finales de 2022 sumó 8.200 registros.

Cabeza ha animado a "analizar profundamente" las causas del aumento de las listas de espera "desde la actividad de los médicos hasta la propia gestión" y a fomentar la "prevención y el cuidado de la salud de los ciudadanos". Así lo ha indicado en una comparecencia parlamentaria, solicitada por UPN y EH Bildu, en la que ha llamado la atención ante el hecho de que la aplicación informática no incluye las razones por las que se "salta" en la lista a un paciente para determinar si "se respeta el principio de antigüedad y prioridad".

Ignacio Cabeza ha señalado que hay un procedimiento para la gestión sanitaria si bien hay "ciertos incumplimientos por la tardanza de apertura de agendas, los numerosos cambios" y una "excesiva personalización" de los criterios de citación. Ello unido al número de estas agendas, 2.300, que implica una "carga de trabajo muy relevante para los servicios de admisión".

La superación de los "plazos de garantía" que ha propiciado la nefasta gestión de Chivite en la sanidad navarra ha provocado 35.000 reclamaciones, un 21% más que en 2018. Ha hecho hincapié, también, en que los datos del SNS no diferencian entra las listas de espera "estructurales" debido a causas internas del propio servicio de las "no estructurales" por motivos del paciente o médicos. Asimismo, ha señalado que hay "diferencia significativas" en tiempo de demora entres las tres áreas sanitarias que "funcionan de modo independiente sin que esté perfectamente coordinada su gestión".

En cuanto a las medidas aplicadas para reducir las listas (21,3 millones) de espera -contratación temporal, jornadas extraordinarias y derivaciones- ha advertido que "tienen un peligro que es el efecto rebote a medio y largo plazo".

Entre sus recomendaciones, ha abogado por "mejorar la coordinación" entre las áreas sanitaria y gestionar sus recursos "de manera integrada para evitar" la "diferencia en tiempos de espera"; que el sistema informático permita identificar las causas por las que se "salta" a un paciente y remitir al Ministerio datos en los que se diferencie las listas de espera "estructurales y no estructurales" para conocer su origen.

También ha pedido que las agendas se abran "con un mínimo de tres meses para planificación y programación", el fomento de medidas de "prevención" y "hábitos de vida saludable" y un sistema de control para "verificar" las retribuciones variables percibidas en el SNS.

La portavoz de UPN, Leticia San Martín, ha destacado que "las listas de espera son escandalosas" y ha asegurado que "simplemente inyectando dinero no se va a solucionar" un "problema crónico". Ha afirmado que las listas de espera "son la punta del iceberg" de un problema del SNS "que es ineficaz y requiere una reestructuración global". Ha considerado que "es una irresponsabilidad del gobierno anterior haber llegado a este punto". Ha considerado que "falta mucho recorrido hasta llegar a prevención y promoción de la salud, empoderar a los pacientes, que sepa manejar sus cuidados y no sea necesario ir al médico".

Por su parte, Txomin González, de EH Bildu, ha afirmado que el aumento de las listas de espera es "indiscutible". Las listas crecieron un 350%" debido a los "recortes" mientras que en la actualidad se debe al efecto de la pandemia, a la tasa de reposición que "ha condenado" al SNS a la "temporalidad" y el techo de gasto: "no poder invertir lo que Navarra necesita". Medidas que "habría que intentar corregirlas y cambiarlas". Respecto a las derivaciones, ha considerado "llamativo que la inmensa mayoría las genera el HUN, que tiene unos quirófanos importantes", lo que "denota falta de organización".

La socialista Maite Esporrín ha manifestado que "no podemos decir que la atención sanitaria es pésima porque no se ajusta a la realidad" y ha resaltado que el servicio de urgencias "es genial". Ha remarcado, además, que estamos en el inicio de la legislatura "con nuevos equipos que van a intentar conseguir unos planes nuevos que, esperemos, obtengan resultados". Ha destacado que las listas de espera "no van a desaparecer, siempre van a estar ahí, y es responsabilidad de todos que sean lo menor posible" y ha señalado que el Covid "ha influido determinantemente" en esta situación.

Desde Geroa Bai, Isabel Aranburu ha afirmado que "las listas de espera son inadmisibles" y un "problema estructural". Ha compartido la recomendación de Comptos de "hacer un análisis exhaustivo peros in dejar de poner en marcha medidas para reducir estas listas como evaluar la actividad y eficacia de los recursos existentes, aumentar la oferta de servicios e implementar otras medias similares a las que se han implementado ya" como la contratación de personal, el uso de 'peonadas' y las derivaciones a la sanidad privada.

La representante del PPN, Irene Royo, ha destacado que el informe de Comptos confirma que "la sanidad tiene graves fallos y es mejorable". De este informe ha señalado que "la sanidad ha perdido calidad", "no se presta con la suficiente igualdad en las distintas zonas" y se da una "discriminación dentro de los ciudadanos porque no se respetan las listas". Ha subrayado que "no es un problema de dotación económica sino de eficiencia". Así, ha concluido que el "responsable" es el Gobierno y que "no se pueden seguir haciendo las cosas como hasta ahora".

Por parte de Contigo-Zurekin, Daniel López, ha señalado que el análisis y conclusiones del informe de Comptos "responde a un momento ya pasado y tenemos que ver ahora qué". Ha asegurado que "la sanidad siempre es mejorable" y ha compartido las soluciones propuestas por el órgano fiscalizador, entre las que ha echado en falta "medidas trazabilidad y detección de cuellos de botella para acometer medidas más precisas en especialidades".

Maite Nosti, de Vox, ha compartido las conclusiones de la Cámara de Comptos y ha esperado que el consejero de Salud, Fernando Domínguez, "siga estas recomendaciones y vayamos viendo cómo la sanidad navarra vuelve a brilla como unos años antes"


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Comptos deja otra vez en entredicho la nefasta gestión de las listas de espera de Chivite