• sábado, 20 de julio de 2024
  • Actualizado 00:00
 
 

POLÍTICA

Comptos destroza la gestión de las listas de espera de Chivite y evidencia su fracaso

El informe desvela el fracaso de la gestión socialista, que ha incrementado un 30% las listas de espera pese a haber inyectado mucho más dinero.

Fotomontaje de la María Chivite ante el edificio del hospital Virgen del Camino de Pamplona.
Fotomontaje de la María Chivite ante el edificio del hospital Virgen del Camino de Pamplona.

Navarra ya no podrá presumir de tener la mejor sanidad pública de España y no los socialistas jactarse de apostar por la sanidad pública sin reconocer lo nefasto de su gestión. Esta es una de las conclusiones que se puede extraer del informe elaborado por la Cámara de Comptos sobre las listas de espera en el Servicio Navarro de Salud entre 2018 y 2022; el último año de gobierno de la nacionalista Uxue Barkos y los cuatro de gestión de María Chivite.

El informe analiza la evolución de las listas de espera y su gestión y las consecuencias son demoledoras: en los últimos cinco años, las listas de espera han aumentado un 29%. A finales de 2022 había 240.000 registros en lista de espera. Esta cifra no corresponde a personas, ya que hay pacientes que están en varias listas de espera. Así, desde Comptos se recomienda al gobierno socialista revisar su política de planificación y gestión de las listas de espera, a la vista del fracaso.

El 64% de las listas de espera corresponde a consultas de revisión, el 25% a primera consulta, el 8% son pruebas diagnósticas y el 3% intervenciones quirúrgicas.

Destaca el incremento en primeras consultas, que pasó de 33.000 registros en 2018 a rozar los 60.000 a finales de 2022. Las listas de espera en consultas de revisión pasaron de 136.000 a 156.000. Las pruebas diagnósticas también experimentaron un aumento, de algo más de 12.000 a superar los 18.000 registros. En cuanto a intervenciones quirúrgicas, la lista de espera apenas aumentó y a finales de 2022 sumó 8.200 registros.

Para explicar el aumento de las listas de espera hay que tener en cuenta, entre otros factores, el envejecimiento de la población y las consecuencias de la pandemia de la Covid-19. Respecto al primero, en el periodo 2010-2022 la población navarra mayor de 64 años se incrementó en un 7%

 21 millones para reducir las listas de espera

En los últimos cinco años, Osasunbidea ha gastado 21,3 millones para reducir las listas de espera. El 39% del gasto se destinó a contratación de profesionales. En concreto, se gastaron 8,5 millones para 700 contratos. El 31% corresponde a jornadas extraordinarias retribuidas a través del complemento de productividad, es decir, las denominadas “peonadas” que percibieron algo más de 500 profesionales. El 30% restante (6,2 millones) son derivaciones a la Clínica Universidad de Navarra para consultas, pruebas diagnósticas e intervenciones quirúrgicas. En concreto, se derivaron 3.700 consultas por un importe de 655.000 euros; más de 12.000 pruebas diagnósticas, con un coste de 1,4 millones; y 2.730 intervenciones por las que se pagaron 4,4 millones.

En la gestión de las listas de espera es clave el papel de las unidades de admisión, en las que trabajan 190 profesionales que realizan las citaciones para consultas y pruebas. Este grupo tiene una importante carga de trabajo condicionada por algunos incumplimientos del procedimiento, entre ellos el retraso en la apertura de las agendas de las especialidades y los numerosos cambios solicitados por los servicios por modificaciones de turnos de los profesionales y ausencias. También se observa una excesiva personalización de los criterios de citación de pacientes en función del servicio médico.

Las aplicaciones informáticas que gestionan las listas de espera permiten citar a pacientes sin respetar el principio de antigüedad y prioridad en la lista. El informe considera que esto puede estar justificado por motivos médicos. No obstante, la aplicación informática no deja constancia de dichos motivos. Por tanto, la Cámara de Comptos no ha podido concluir sobre la correcta gestión de esos principios.

Osasunbidea está incumpliendo los plazos de atención al paciente, sobre todo en consulta. Consecuencia de ello son las reclamaciones de los pacientes, que el año pasado fueron más de 35.000. El 51% se refiere a consultas de revisión, el 33% a primeras consultas, el 9% a pruebas diagnósticas y el 5% a intervenciones quirúrgicas.

El informe subraya que no se cumple con el principio de equidad del paciente entre áreas sanitarias: Pamplona, Estella y Tudela. De hecho, dependiendo del área al que pertenezca el paciente, el tiempo de espera para la misma especialidad es diferente.

La Cámara de Comptos recomienda a Osasunbidea analizar exhaustivamente las causas de las listas de espera para, posteriormente, planificar y gestionar adecuadamente los recursos existentes. Pide también incrementar la coordinación entre las áreas sanitarias y gestionar los recursos de manera integrada. El objetivo es que el tiempo de espera por área y especialidad no sea tan dispar. Cuando no se respete el orden de antigüedad y prioridad en las listas, se debería dejar constancia en la aplicación informática de la justificación.

El informe también recomienda potenciar las labores de prevención de la enfermedad y los hábitos saludables para tratar de disminuir la demanda de atención sanitaria. Considera necesario también establecer un sistema de control de presencia para el personal de Osasunbidea por la importancia de las retribuciones variables, ligadas en general a esa presencia en el centro de trabajo. Por último, sugiere establecer criterios uniformes y coordinados entre Atención Primaria y Atención Especializada para derivar los pacientes a la especialidad y agenda más adecuada según la patología del paciente.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Comptos destroza la gestión de las listas de espera de Chivite y evidencia su fracaso