• sábado, 20 de julio de 2024
  • Actualizado 17:33
 
 

POLÍTICA

Esparza ante su adiós a la presidencia de UPN: “Sigo en el Parlamento, he ganado las elecciones”

Dejará de ser presidente de UPN tras nueve años en el cargo el próximo domingo 28 de abril.

Javier Esparza dejará de ser presidente de Unión del Pueblo Navarro la próxima semana, en el 13º Congreso del partido. EFE/ Jesús Diges
Javier Esparza dejará de ser presidente de Unión del Pueblo Navarro la próxima semana, en el 13º Congreso del partido. EFE/ Jesús Diges

Javier Esparza (Pamplona, 1970) dejará de ser presidente de Unión del Pueblo Navarro la próxima semana, en el 13º Congreso del partido, tras nueve años en el cargo en los que ha probado, sin éxito, diferentes fórmulas para alcanzar el Gobierno de Navarra y tiene claro que, llegados a este momento, "es bueno el cambio", ya que "no hay que eternizarse en los sitios".

Anunció en enero que no se volvería a presentar para liderar UPN, lo que, para él ha sido "un honor", pudiendo representar, como dice en una entrevista con EFE, a "miles y miles de navarros", pero siempre ha hablado de que "los periodos de ocho años son razonables para aportar".

Fue en 2015 cuando, tras la despedida de Yolanda Barcina, llegó al poder en el partido, en un momento de "crisis económica" y en esas primeras elecciones "el Gobierno pasó a manos nacionalistas".

Con "prácticamente todas" las grandes alcaldías perdidas, Esparza considera que fue un momento "difícil" en el que "parecía que Uxue Barkos (Geroa Bai) había llegado para siempre" y que no iba a haber "una mayoría constitucionalista".

En 2019 probó la fórmula de Navarra Suma, con PP y Ciudadanos: "Logramos una mayoría constitucionalista con el Partido Socialista para haber gobernado Navarra". Momento, que lo define como el "mejor" en su etapa de presidente.

Para el líder regionalista, en ese momento se produjo la que sería la "clave" política hasta hoy, que el PSN decidiera apoyarse en EH Bildu para llegar al Gobierno. "Ellos han decidido estratégicamente que su socio es EH Bildu y que no quieren saber nada con UPN, porque han podido llegar a acuerdos con nosotros".

Esparza intentó que el PSN volviera a apoyarse en UPN y en el 2021 le ofreció "estabilidad" si se alejaba de EH Bildu y, tras las elecciones de 2023, propuso hacer presidenta a María Chivite a pesar de tener menos parlamentarios que los regionalistas, pero no logró acordar.

"UPN no ha tenido mayorías absolutas nunca, para gobernar tienes que ser capaz de llegar a acuerdos con otros. Y si los otros no quieren llegar a un acuerdo contigo, pues yo creo que está todo dicho. Tiene mucho que ver con la política en Madrid, tiene mucho que ver con los intereses de Pedro Sánchez. Sánchez necesita para ser presidente a Bildu y yo creo que eso condiciona absolutamente todo".

Aun así, Esparza no se rinde. "En el año 2019 pensábamos que era imposible que el Partido Socialista pactara con Bildu y pactó. En el año 2024 pensamos que es imposible que el Partido Socialista vuelva a pactar con UPN y pasado mañana puede llegar a un acuerdo, esto es muy volátil".

Preguntado por la autocrítica, Esparza reconoce que ha cometido errores. "A veces confías demasiado en algunas personas y te llevas sorpresas. Eso nos pasa en la vida y también nos pasa en la política. Pero no sé si es un error, al final no puedes ir sospechando de la gente".

Destaca el fallecimiento de compañeros como los peores momentos en lo personal y en lo político habla de "momentos complejos". "Tuvimos una crisis con la Reforma Laboral. El PP no nos es leal. En ese momento hay dos personas que nos mienten, pero bueno, ya está, forma parte de la historia".

Siempre ha defendido que la prioridad de UPN es Navarra, mientras que la del PP es España, pero han convivido en NA+ durante cuatro años, hasta que la relación se tensionó: "Cuando tú eres socio de un partido político que te es desleal, que te traiciona, que de alguna forma te la juega, obviamente se tensiona la relación porque en UPN, podremos acertar o equivocarnos, pero hemos sido un socio leal de aquellos con los que nos hemos asociado y, sin embargo, no recibimos esa lealtad por parte del PP en ese momento, de la dirección de Pablo Casado".

Aun así, no cree que fuera la convivencia dentro de la coalición la que dificultara las relaciones posteriores, ya que cree que "fue buena" y que trabajaron "muy bien". "El resto viene después y yo creo que en cada momento hay que tomar la decisión que corresponda".

El presidente regionalista explica que la fórmula de Navarra Suma no era una simple suma de fuerzas para aunar al centro derecha, sino "una operación mucho más profunda". "Yo soy plenamente consciente que el PSN en el 2017 no va a querer llegar a ningún acuerdo con UPN y pienso que el PSOE es quien le puede obligar al PSN a llegar a un acuerdo con UPN para gobernar esta tierra".

"La política es esto y la vida es esto, hoy te ayudo y mañana me ayudas tú. Entonces hablo con Ciudadanos que tenía la oportunidad de conformar mayorías y gobiernos socialistas en muchas comunidades. Si tú puedes pactar gobiernos socialistas en el resto de España, podemos meter en esa foto global también a Navarra", expone.

En ese contexto, invitaron al PP "para no perder 7.000 votos", porque "el PP no aportaba". "A mí no me aportaba nada, el PP lo único que me aportaba era 7.000 votos que no se perdieron y ya está", cuenta.

Los números dieron, según Esparza, pero en el adelanto de las elecciones generales Ciudadanos sacó 57 diputados y Casado 62. "Rivera pensó que podía ser el líder del centro derecha y que podía dar el sorpasso al PP y entonces decide no llegar a ningún acuerdo en ninguna comunidad con los socialistas. Y eso obviamente afecta a Navarra".

Niega haber hablado con la que será la nueva presidenta, Cristina Ibarrola, pero lo que hará será quedarse en el Parlamento los tres años que restan de legislatura: "No voy a dar ninguna espantada, he ganado las elecciones". Lo que también deja claro Esparza es que ayudará al partido y a la nueva dirección en "lo que pueda".

El 28 de abril, Ibarrola será elegida presidenta y el alcalde de Tudela, Alejandro Toquero, vicepresidente, como integrantes de la única candidatura. Ambos han contado con su confianza durante estos años, pero niega que vaya a haber continuidad.

"Aquí no va a haber ninguna continuidad de nada porque son personas diferentes y van a aportar otras cosas. ¿Son personas que coinciden en los principios y en los valores que tiene la anterior dirección? Es que están en UPN. Pero a la hora de comunicar, a la hora de pensar, será diferente. De continuidad, cero patatero, van a ser ellos y ellas mismas y es lo que tienen que ser además", afirma.

Se dará la circunstancia de que ninguno de los cargos electos tendrá voz en el Parlamento, algo nuevo en UPN. "Yo creo que en los grandes temas, cuando haya que marcar una directriz política lo hará la dirección, no lo hará el Parlamento. Tendremos que coordinarlo bien y, en ese sentido, mi disposición es absoluta", concluye. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Esparza ante su adiós a la presidencia de UPN: “Sigo en el Parlamento, he ganado las elecciones”