• viernes, 19 de julio de 2024
  • Actualizado 00:00
 
 

SAN FERMÍN

Cuando los encierros de San Fermín tenian aceras: el drástico cambio que vivió el recorrido

Las ocho carreras matinales fueron muy rápidas y limpias, con solo tres corredores heridos por asta de toro.

Último encierro de San Fermín 2022 con toros de la ganadería de Miura en la calle Estafeta. EFE Jesús Diges 12
Las rayas blancas horizontales marcan donde comenzaba la acera en la calle Estafeta. EFE Jesús Diges.

Los encierros de San Fermín en 1998, hace 25 años, fueron los primeros de la historia sin aceras en la calle Estafeta de Pamplona. El debate aquel año fue si con esta solución habría más riesgo para los corredores o no en las carreras matinales ante los astados.

Había opiniones de todo tipo entre los pamploneses. Unos pensaban que quitar la acera y dejar el ancho de la calle a la misma altura era quitar una pequeña protección, un 'resguardo', a los corredores ante los toros en el encierro, y otros pensaban lo contrario.

No obstante, los tramos de la Plaza Consistorial y Mercaderes ya habían inaugurado un año antes esta misma solución de quitar las aceras e igualar el ancho de la calle sin mayores problemas.

El Ayuntamiento de Pamplona aprobó la reurbanización de las calles del casco viejo, y tras un intenso debate decidió combinar la losa y el adoquin en el suelo.

En total se colocaron 34.176 adoquines en la parte central de la calle, mientras que en los laterales quedaron cubiertos por grandes losas horizontales. La obra superó los 432 millones de pesetas en los 300 metros de la calle Estafeta.

Los encierros de 1998 fueron rápidos y limpios con solo tres heridos por asta de toro, uno ante los Jandilla y dos ante los Cebada Gago. Fue la cifra más baja de heridos desde 1984.

Se demostró que quitar la acera era positivo para la seguridad del encierro. La duración de las carreras matinales osciló entre los 2,12 minutos de los toros de Conde de la Corte y los 2,54 minutos de los Peñajara.

En cuanto a la Feria del Toro de 1998, el triunfador fue José Tomás junto a Pablo Hermoso de Mendoza. Se cortaron doce orejas en los ocho festejos y cuatro más en la de rejones. Jesulín de Ubrique fue el torero más mediático. Toreó la tarde del 10 de julio ante los Cebada Gago con silencio y saludo tras aviso.

La Casa de Misericordia decidió en 1998 incluir dentro del abono la corrida de rejones del 5 de julio por primera vez. Además, la Meca y Vía Digital llegaron a un acuerdo de cinco años para ofrecer la Feria del Toro por televisión en el Canal Toros, salvo las corridas del 9 y 10 de julio que se emitieron en abierto por RTVE.

Una de las novedades de San Fermín 1998 fue la iniciativa del Ayuntamiento de Pamplona de colocar una pantalla gigante en la Plaza del Castillo para retransmitir el chupinazo y los encierros. Costó 14 millones de pesetas y se colocó en la cornisa del banco Hispano Americano. Fue una manera de evitar una mayor aglomeración de personas en la Plaza del Ayuntamiento durante el cohete.

La colección de fuegos artificiales de 1998 tuvo un accidente el 7 de julio con la pirotecnia Caballer. Hubo ocho personas heridas por quemaduras, dos de ellas graves de 16 y 21 años.

Unos cohetes salieron de forma horizontal y cayeron junto a la avenida Pio XII, donde decenas de personas contemplaban el espectáculo. La empresa de pirotecnia explicó que la humedad hizo que el cartón que contenía los cohetes se reblandeciera y no se dispararan como debían.

Otra novedad de los Sanfermines de 1998 fue que Miguel Indurán volvió a disfrutar de las fiestas después de su retirada como profesional, tras haberlo ganado casi todo. La sociedad Napardi le entregó el Gallico el 8 de julio "por su esfuerzo, humildad y amor a Navarra". También fue reconocido en la Plaza de Toros, donde José Tomás le brindó un toro al que le cortó las dos orejas.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Cuando los encierros de San Fermín tenian aceras: el drástico cambio que vivió el recorrido