• lunes, 15 de julio de 2024
  • Actualizado 17:24
 
 

SAN FERMÍN

Joaquín, el veterano tras la barra en San Fermín: 40 años de almuerzos junto a la plaza de toros

Es uno de los restaurantes con más motivos taurinos de la ciudad y está situado a pocos metros del centro de la fiesta y del encierro. 

Joaquín Lacarra Nieto en el bar El Ruedo de Pamplona. Navarra.com
Joaquín Lacarra Nieto en el bar El Ruedo en la calle Olite de Pamplona. Navarra.com

El pamplonés Joaquín Lacarra Nieto cumple 40 años, desde 1984, trabajando en uno de los bares con más motivos taurinos de Pamplona. Su cercanía a la Plaza de Toros de la ciudad le hace ser uno de los centros neurálgicos de los aficionados que acuden a las corridas en las fiestas de San Fermín.

El bar El Ruedo está situado en la calle Olite número 4 en el segundo Ensanche de la capital navarra. Muy cerca de otros establecimientos que hemos conocido en el apartado de comercio local.

El negocio lo adquirieron sus padres Vicente y Feli, y él tomó el relevo de su madre Feli Nieto. Tiene  colgados varios óleos de Antonio Loperena, pastor, pintor y escultor de Arguedas. Es un bar especial por las dos cabezas de toros disecados que están colgados en las paredes.

Uno es 'Silletero', un miura de 610 kilos que pisoteó y mató a José Joaquín Esparza en el encierro del 8 de julio de 1977. El otro es 'Costerano', un toro de Osborne que lidió Rafi Camino en 1991.

Joaquín Lacarra tiene 54 años y asegura: "Empecé a los doce años de bodeguero con mis padres y a los 14 de camarero. Llevo 40 años trabajando en la barra. Aquí llevamos toda la vida. Me puedes preguntar lo que quieras que me lo se todo del bar".

Reconoce que los Sanfermines han cambiado mucho: "Los Sanfermines lo llevo muy toreados. Antes nos dedicábamos al bocadillo y no dábamos comidas, y ahora ya sí damos comidas. Antes no hacía falta. Estábamos tres bares. El Leyre y el Larumbe daban las comidas y a nosotros con las copas y los bocadillos nos valía".

En cuanto a los almuerzos, Joaquín explica: "Empezamos con los almuerzos a las 8 de la mañana. Damos 200 o 300 hasta las 12 del mediodía a todo el mundo y terminamos de dar comidas a las 5 de la tarde".

"Con los clientes de todos los años y conocidos ya está todo lleno sin querer. Daremos 130 el día 6 y los demás igual damos 250 almuerzos o más. Aquí siempre almuerza todo el que viene. No damos café y estamos rotando todo el rato con los almuerzos. Por eso damos tanta cantidad".

"Lo más clásico y lo que más se pide son los huevos con lo que sea y luego el rabo, el ajoarriero y la carrillera. Cerramos lo que míos deja el Ayuntamiento. Yo los dos primeros días no duermo y el resto un poco más", señala Joaquín Lacarra.

En cuanto a los empleados que contrata, indica: "Igual estamos 16 con varios turnos y son gente que ya conocemos. Si pagas consigues gente buena y hay que pagar la cama, la comida y la hora de trabajo. Les busco todo y son profesionales. Son gente de fuera. La gente de Pamplona no se ofrece".

Lo más fuerte del día "es la entrada y salida de los toros, y luego las comidas. Comidas igual damos 300 o 400 cada día. Por la noche hay cenas, aunque sean menos, y bocadillos. También tenemos terraza. Hay muchos gastos porque la comida ha subido casi un 30%, que se salva porque se vende mucho".

Tras la pandemia, el año pasado fue muy positivo "porque vino gente de toda España. Catalanes, valencianos muchos, turistas y los de Pamplona. A mi San Fermín me sale rentable. Es la única vía de dinero que tengo. A precio y calidad no me gana nadie, pese a los bares que hay cerca", explica Joaquín.

La comida que ofrece el bar El Ruedo "es casera, tradicional, que vendemos en cantidades industriales. Todo es producto de aquí. Para mí San Fermín es más de la mitad de lo que vendo en todo el año, seguro. Sigue siendo un buen empujón. este año dependemos un poco del tiempo". 

En cuanto a los dos fines de semana que tocan este año en San Fermín, asegura: "El fin de semana bueno será el segundo, pero la fiesta ha cambiado mucho. En los años 80 esto era la leche y ahora ha bajado", concluye Joaquín Lacarra.

Interior del bar El Ruedo en Pamplona con dos cabezas de toro disecadas. Navarra.com
Interior del bar El Ruedo en Pamplona con dos cabezas de toro disecadas. Navarra.com


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Joaquín, el veterano tras la barra en San Fermín: 40 años de almuerzos junto a la plaza de toros