• sábado, 20 de julio de 2024
  • Actualizado 17:33
 
 

SALUD

Dos doctores navarros demuestran la eficacia de un tratamiento para cánceres persistentes

Se consagra como un tratamiento optimizado para alcanzar un control duradero del tumor.

El Dr. Javier Aristu y la Dra. Rosa Meiriño, especislitas en Oncología Radioterápica del Cancer Center Clínica Universidad de Navarra. CEDIDA
El Dr. Javier Aristu y la Dra. Rosa Meiriño, especislitas en Oncología Radioterápica del Cancer Center Clínica Universidad de Navarra. CEDIDA

La protonterapia muestra su eficacia en la reirradiación de pacientes oncológicos oligosintomáticos (que muestran o se quejan de pocos síntomas) y ya es una alternativa terapéutica frente a tumores localizados persistentes. Así concluye la comunicación presentada por el Dr. Javier Aristu y la Dra. Rosa Meiriño, especialistas en Oncología Radioterápica del Cancer Center Clínica Universidad de Navarra, durante el Congreso Mundial PTCOG 61 que se está celebrando en Madrid.

Tras la experiencia clínica en el seguimiento de los primeros pacientes sometidos a reirradiación –“un 25% del total de nuestra Unidad de Protonterapia”- los dos ponentes confirman que esta técnica se consagra como “tratamiento optimizado para alcanzar un control duradero del tumor y un paso adelante en el control definitivo de la enfermedad con un riesgo de toxicidad aceptable”, según destaca el Dr. Javier Aristu.

En su opinión, “la reirradiación es un escenario cada vez más frecuente observado en nuestra práctica, porque los pacientes con cáncer tienen una supervivencia cada vez mayor, y eso conlleva una probabilidad más alta de recurrencia local de la enfermedad”.

La experiencia del Cancer Center Clínica Universidad de Navarra con reirradicaciones hacen referencia a pacientes con tumores localizados en el sistema nervioso central, cabeza y cuello, sarcomas, tumores pediátricos y gastrointestinales.

Todos ellos tratados en torno a 30 meses después de la primera irradiación, y “los resultados obtenidos son francamente buenos, observando una toxicidad aguda en alrededor del 15% de los casos”.

Como afirma la Dra. Rosa Meiriño, el avance es evidente, aunque se añada complejidad al tratamiento, implica ser “especialmente cuidadosos con la dosis que se administra y la técnica utilizada. Hay evidencia de que la protonterapia permite disminuir la toxicidad en tejidos sanos ya irradiados previamente”.

MULTIDISCIPLINARIEDAD NECESARIA 

El progreso terapéutico que supone la protonterapia en el ámbito de la reirradiación requiere, según la Dra. Meiriño, “equipos multidisciplinares con amplia experiencia y con protocolos establecidos para el diseño de los procesos y para el tratamiento concreto de cada una de las localizaciones tumorales. Por las características únicas de los tumores recidivados (reaparecidos posteriormente), la reirradiación precisa la máxima individualización”.

La multidisciplinariedad entre especialistas propia del Cancer Center Clínica Universidad de Navarra “permite el mejor diseño del tratamiento para cada paciente entre oncólogos radioterápicos, oncólogos médicos, especialistas en Anatomía Patológica y Medicina Nuclear, cirujanos, radiólogos y radiofísicos”. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Dos doctores navarros demuestran la eficacia de un tratamiento para cánceres persistentes