• lunes, 22 de julio de 2024
  • Actualizado 09:26
 
 

SOCIEDAD

La mala hierba invasora contra la que luchan investigadores navarros: ya está en nuestros cultivos

Originaria de América, “Amaranthus palmeri” crece allí como mala hierba en campos de maíz, soja y algodón y puede llegar a medir dos metros de altura.

Investigadores e investigadoras que participan por parte de la UPNA en la red PalmerNET. De izda. a dcha., Mikel Vicente Eceiza, Mercedes Royuela, Ana Zabalza y Miriam Gil Monreal. UPNA
Investigadores e investigadoras que participan por parte de la UPNA en la red PalmerNET. De izda. a dcha., Mikel Vicente Eceiza, Mercedes Royuela, Ana Zabalza y Miriam Gil Monreal. UPNA

Un grupo de investigadores e investigadoras del grupo de Fisiología Vegetal y Agrobiología de la Universidad Pública de Navarra participa en la red nacional PalmerNET, que lucha contra la mala hierba invasora “Amaranthus palmeri”. Durante los próximos dos años, esta red, financiada por el Ministerio de Ciencia e Innovación y liderada por la Universitat de Lleida, analizará el problema que presenta para los cultivos esta especie originaria de América, presente sobre todo en maizales de Lleida, Huesca y Extremadura. Asimismo, buscará soluciones para su contención.

Los grupos de investigación que componen PalmerNET pertenecen, además de a la UPNA, a la Universidad de Vigo (UdV); la Universitat Politècnica de València (UPV); al Centro de Investigación y Tecnología Agraria de Aragón (CITA); al Instituto Nacional de Investigaciones Agrarias (INIA-CSIC) y al Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura (CICYTEX).

En la Universidad Pública de Navarra, pertenecen a esta red los investigadores e investigadoras del Departamento de Ciencias Mercedes Royuela Hernando, Miriam Gil Monreal, Mikel Vicente Eceiza y Ana Zabalza Aznárez, todos ellos y ellas, miembros también del instituto de investigación IMAB. Su aportación se basará en analizar los aspectos fisiológicos más relevantes de las diferentes poblaciones resistentes a herbicidas que puedan surgir de esta especie. 

Colaborar para controlar la expansión

Como explica el equipo investigador de la UPNA y ya se ha apuntado, de momento se ha detectado la presencia de “Amarantus palmeri” en maizales de Lleida, Huesca y Extremadura (aunque la presencia de esta mala hierba se ha detectado también en otros). La mala hierba “Amaranthus palmeri” supone una grave amenaza para el campo, puesto que compite con los recursos de los cultivos y disminuye su producción. Es por ello que los diferentes servicios de sanidad vegetal de diversos territorios trabajan ya con algunas medidas y recomendaciones para su control, pero todavía no existen protocolos unificados. De momento, en Navarra no se ha registrado su aparición. 

En este contexto, PalmerNET responde a una necesidad del sector agrícola que nunca antes ha sido abordada, pues no existen estudios previos en Europa que permitan esclarecer el flujo de entrada y sus posibles vías de introducción. La red promoverá la cooperación para tener una visión global del problema y definir un protocolo de actuación. Uno de sus objetivos principales es prevenir que la especie invasora se expanda a aquellos territorios que todavía no han sido afectados, como Castilla y León, la comunidad autónoma española con mayor superficie cultivada de maíz. 

¿Por qué es tan peligrosa “Amaranthus palmeri”?

Originaria de América, “Amaranthus palmeri” crece allí como mala hierba en campos de maíz, soja y algodón. Se sospecha que esta planta ha llegado a la península procedente de las importaciones de grano y harina para piensos.

Es una especie con una capacidad para crecer y desarrollarse con mayor eficiencia que otras, especialmente en condiciones de temperaturas elevadas y gran luminosidad. Puede llegar a superar los dos metros de altura y cada planta hembra puede producir más de 600.000 semillas, una cifra que muy pocas plantas superan. Su ritmo de crecimiento puede llegar a ser de un centímetro al día. De naturaleza dioca (es decir, con plantas macho y plantas hembra), su gran variabilidad genética hace que sea fácil que se desarrollen poblaciones de esta mala hierba resistentes a numerosos tipos de herbicidas.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La mala hierba invasora contra la que luchan investigadores navarros: ya está en nuestros cultivos