• viernes, 19 de julio de 2024
  • Actualizado 09:59
 
 

SOCIEDAD

Una Javierada diferente de cinco días y 160 kilómetros: "El paisaje es impresionante"

Durante el domingo realizan el Vía Crucis en el Castillo de Javier y aprovechan el día para visitar otros pueblos de Navarra. 

Silvia González y Guadalupe Lobo realizan la Javierada de 2024 desde San Sebastián y Pamplona. PABLO LASAOSA
Silvia González y Guadalupe Lobo realizan la Javierada de 2024 desde San Sebastián y Pamplona. PABLO LASAOSA

La Javierada tiene numerosos puntos de salida en toda la Comunidad foral, hay quienes salen de Tudela, Estella y de municipios cercanos a Pamplona. No obstante hay quienes salen desde incluso otra comunidad. 

Por ejemplo, Juantxo Vázquez y Silvia González, de 56 y 44 años salieron el lunes al mediodía desde sus casas en San Sebastián para realizar 160 kilómetros hasta el Castillo de Javier. En Pamplona, han recogido a Guadalupe Lobo, de 55 años, que les acompaña hasta el final. 

No es la primera vez que lo hacen porque ya llevan cuatro años realizando este camino. "Aprovechamos la Vía del Plazaola y llegamos a Monreal desde el Valle de Aranguren por Labiano. Después continuamos normal hasta que nos desvíamos por monte", detalla Juantxo Vázquez. 

El camino de San Sebastían a Pamplona dura cinco días, pero pasando por sitios realmente preciosos e impresionantes como el túnel de Uitzi que tiene casi 3 kilómetros de recorrido. "En bicicleta pasas rápido y no te enteras, andando se hizo raro pero ha sido un camino precioso". 

Silvia González, Juantxo Vázquez y Guadalupe Lobo realizan la Javierada de 2024 desde San Sebastián y Pamplona. PABLO LASAOSA
Silvia González, Juantxo Vázquez y Guadalupe Lobo realizan la Javierada de 2024 desde San Sebastián y Pamplona. PABLO LASAOSA

Durante el camino duermen en albergues, hostales o pensiones. "Como ya llevamos cuatro años nos conocemos bien la zona y ya sabemos dónde realizar las paradas", explican. 

No obstante, los tres amigos ya llevan desde hace más de 20 años realizando la Javierada con el grupo de la Asociación Loyolaetxea, de los Jesuitas de la localidad Guipuzcoana. Este año han llegado dos autobuses y parten desde el Bosquecillo hasta Javier

Una vez en Javier duermen en el albergue y el domingo realizan el Via Crucis. También, aprovechan el día para visitar otros pueblos. "Nos gusta mucho conocer diferentes zonas y este año toca ir a Lekunberri". 

No se entrenan especialmente para la Javierada, pero sí que son montañeros habituales. El peor tramo para estos guipuzcoanos es el monte. "Al haber llovido tanto está todo con barro y entonces hacemos un para adelante y dos para atrás", explica Juantxo.

Aun así, los tres disfrutan mucho del camino, sus gentes y sus paisajes. "Está muy bien porque con el frío que hace te ofrecen café o bebidas calientes y es muy agradecido".

En el bosquecillo han parado para coger fuerzas, pero ninguno de los tres se encuentra con mal ánimo. "De momento todo va muy bien. Además, nos hemos juntado con el grupo de donde vivimos y ha sido un subidón para continuar". 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una Javierada diferente de cinco días y 160 kilómetros: "El paisaje es impresionante"