• lunes, 22 de julio de 2024
  • Actualizado 21:19
 
 

TRIBUNALES

Vigilancia, sigilo y 25 cuchilladas a sangre fría: así se fraguó el crimen mortal de Villava

Este lunes comienza en la Audiencia de Navarra el juicio contra tres acusados por el asesinato a un hombre el pasado 14 de enero en Villava.

Agentes de la Policía Foral en el lugar del asesinato en Villava.
Agentes de la Policía Foral en el lugar del asesinato en Villava.

El juicio con jurado popular por la muerte de un vecino de Pamplona acuchillado el 14 de enero de este año en el interior de un vehículo estacionado en Villava, por el que la fiscal solicita 20 años de cárcel, comenzará este lunes en la Audiencia de Navarra.

En concreto, la fiscal solicita 20 años de prisión por un delito de asesinato para el autor del crimen y para un cómplice, así como un año y nueve meses para la pareja del primero por encubrimiento. Tanto estos tres procesados como la víctima son de origen dominicano.

La vista oral empezará el lunes con la elección de los nueve miembros del jurado popular y de los dos suplentes, tras lo cual tendrán lugar las exposiciones previas de las partes (fiscal, acusación particular y defensas) a los miembros del tribunal popular. Están señaladas cinco sesiones hasta el día 17.

En su escrito de acusación, el ministerio fiscal relata que uno de los acusados vivía en Pamplona con su madre, con su esposa, también procesada, y con sus hijos menores, donde también residió temporalmente el segundo acusado, amigo del matrimonio, que había entrado en España con documentación que no se correspondía con su identidad.

Sobre las 23.31 horas del 14 de enero de 2023, añade el escrito, la acusada salió de fiesta con intención de encontrarse con un hombre con el que mantenía una relación extramatrimonial, acudiendo posteriormente a una discoteca.

Los otros dos acusados se quedaron en el domicilio, si bien sobre las 3.16 horas acudieron a las inmediaciones de la discoteca, donde permanecieron en actitud de vigilancia y espera.

Cuando se encontraban allí, sobre las 3.29 horas fueron identificados por agentes de la Policía Nacional que vieron un movimiento sospechoso. El amigo de la pareja se identificó con un pasaporte a nombre de otra persona.

La mujer salió de la discoteca sobre las 4.00 horas y se dirigió a otra ubicada en Villava. Fue seguida por los dos acusados, que estacionaron en las inmediaciones del local.

Uno de los acusados entró en el coche de la mujer y metió en la guantera un teléfono móvil para tener geolocalizado el vehículo, tras lo cual regresaron al domicilio.

Sobre las 6.42 horas, siempre según el escrito de la fiscalía, se acercaron al lugar donde estaba estacionado el vehículo, en las inmediaciones de un hotel de Villava al que había entrado la mujer.

El ministerio fiscal relata cómo el marido de la mujer, que portaba una navaja de 21 centímetros de hoja, abrió la puerta del copiloto, donde se encontraba el hombre que mantenía una relación con su esposa y le acuchilló en 25 ocasiones principalmente en la zona de la cabeza y cara, cuello, tórax y extremidades superiores.

El otro acusado permaneció en todo momento en las inmediaciones, mientras se producía la agresión.

La acusada salió del hotel, permaneciendo unos segundos en la acera mientras alentaba a los a otros acusados con términos como “mátalo, mátalo”, señala la fiscal.

Cuando agentes de la Policía Foral llegaron al lugar de los hechos, la mujer, con intención de facilitar la huida a los dos acusados, ocultó deliberadamente la identidad de los autores obstaculizando la actuación policial.

Ambos acusados, tras apuñalar a la víctima, arrojaron el arma en las inmediaciones y abandonaron el lugar en un turismo, dirigiéndose a Madrid, donde el esposo de la mujer cogió un vuelo a la República Dominicana, aunque regresó a España el 13 de marzo, momento en que fue detenido.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Vigilancia, sigilo y 25 cuchilladas a sangre fría: así se fraguó el crimen mortal de Villava