• viernes, 19 de abril de 2024
  • Actualizado 00:00
 
 

COMERCIO LOCAL

Jesús, el navarro que le pone fecha al cierre de su tienda centenaria: "No me da para comer"

Asegura que sus padres son los que más le animan a que deje el negocio: "No gano ni 500 euros al mes".

Jesús María Gil en la fachada de su tienda donde anuncia la liquidación por cierre. Navarra.com
Jesús María Gil en la fachada de su tienda donde anuncia la liquidación por cierre. Navarra.com

Jesús María Gil Parente es un navarro de la ciudad del Ega que ha decidido poner el punto final a su tienda, a la vista de que cada vez hay menos clientes y las cuentas no salen a fin de mes.

El local está situado en la calle carpintería 28 en el casco viejo de Estella. Muy cerca de otros establecimientos que hemos conocido en esta sección de comercio local como el bar The Diner que se traspasa o la pastelería Ángela con sus famosas 'alpargatas' en la Plaza de los Fueros.

Los padres de Jesús, Eloy Gil y Eulogia Parente, son gallegos y se trasladaron a Estella con veinte años, donde recogieron el testigo de la tienda actual. Tras la jubilación del padre, Jesús decidió seguir en el negocio en 2011, pero ya con 60 años lo ve inviable.

Primero vivieron en la localidad de Ancín, donde su padre Eloy hacía sogas y cuerdas para los fajos de paja de las cosechadoras, y desde los seis años de edad se trasladaron a Estella. En 1976 retomaron la actual cuchillería Gil, que ya llevaba abierta al menos 40 años.

"En 2011 se iba a cerrar y lo cogí yo. Sí. Me da pena porque podía estar cinco o seis años más, pero no aguanto porque no me da para comer y cada año va a peor. En 2011 aún podía vivir de ello, pero desde 2019 trabajo también los fines de semana en una empresa auxiliar de vigilancia", afirma Jesús María Gil.

"Con la tienda solo no viviría. Ya no entra nadie. Gano más el fin de semana en el otro trabajo que tengo que el resto de los días de la semana. Llevo cinco años cotizando en dos sitios a la vez y cuando llegue a los 63 me podré prejubilar".

En la seguridad social se lo dijeron bien claro: "Si trabajaba dos años en una empresa me podía jubilar, pero si seguía de autónomo en la tienda tenía que seguir hasta los 66 o 67 años, así que cierro el 31 de enero y me prejubilo".

En su escaparate ofrece hachas, cuchillos, tijeras, navajas, pero no hay manera: "La gente se ha hecho a ir al supermercado a comprar todo. Antes aún venían para afilar algunos bares y restaurantes, pero desde la pandemia ni eso, y de particulares ya ni le digo".

Jesús María Gil en el interior de su cuchilléria en Estella. navarra.com
Jesús María Gil en el interior de su cuchillería en Estella. Navarra.com

En cuanto a un posible traspaso de la tienda: "Ni se me ha planteado en la cabeza porque el primero que venga me va a decir que le enseñe las cuentas. Si no gano yo para mí... No tengo intención de alquilarla. Además, negocio que se cierra en Estella, ya no se vuelve a  abrir", señala jesús María Gil.

"Los clientes me dicen que les da pena, pero con eso no vivo. El año pasado, en Navidad aún venía alguno a comprar pero este año vamos cada vez a peor. Cada vez menos. Hace diez años aún se sacaban diez mil euros, pero ahora se compra todo por internet", asegura.

"No creo que haya en Estella otra cuchillería que afilen. Me dicen que hay uno que afila pero bajo manga", comenta. Relevo familiar tampoco hay: "Yo no tengo hijos, pero si no lo mantengo yo, tampoco la familia".

Tiene dos hermanos y cada uno hace su vida: "Mi hermano trabaja en un juzgado en Pamplona y mi hermana tiene una academia de inglés. Es más, mis padres me animan los que más a que lo deje y que no esté toda la mañana aquí haciendo el tonto. No gano ni quinientos euros al mes", concluye Jesús.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Jesús, el navarro que le pone fecha al cierre de su tienda centenaria: "No me da para comer"