• viernes, 19 de abril de 2024
  • Actualizado 00:00
 
 

COMERCIO LOCAL

La pastelería con 170 años de historia en un pueblo de Navarra que fascina con sus 'alpargatas'

Es una pastelería que abrió sus puertas en 1.856 y mantiene el trabajo artesano con los mejores productos y materiales.

Víctor Napal sostiene las 'alpargatas' en la pastelería Ángela de Estella. Navarra.com
Víctor Napal sostiene las 'alpargatas' recién hechas en la pastelería Ángela de Estella. Navarra.com

Víctor Napal Montoya y su esposa Belén Portillo Ochoa de Zabalegui están al frente de una de las pastelerías más antiguas de Navarra. Va camino de cumplir dos siglos de vida, desde 1856, en una de las localidades con más tradición pastelera de nuestra Comunidad Foral.

El establecimiento está situado en el número 2 de la Plaza de Los Fueros de Estella. Muy cerca de otros negocios que hemos conocido en esta sección de comercio local, como la pastelería La Mallorquina o la cafetería La Era que está en la misma plaza.

El nombre del establecimiento se remonta a principios del siglo XIX. La tienda fue regentada por José García Herreros, que falleció a los 44 años y se la dejó a su hermana Eduvigis, que posteriormente se la alquiló a Ángela Macua. Ángela, oriunda de Allo y casada con Ángel Napal que tenía un negocio de transporte, se hizo cargo de la pastelería que atendió durante toda su vida. 

El tercero de los siete hijos de Ángela Macua, Juan Napal, continuó con el negocio. Años después, su hijo Víctor Napal, fruto de su unión con Carmen Montoya, sigue también sus pasos hasta hoy.

La decoración de la pastelería también llama la atención. Muchos objetos recuerdan su historia. Gran parte de ellos fueron recogidos en 1997 cuando se tiró y reconstruyó el edificio que alberga la pastelería y en el que siempre ha vivido la familia.

Víctor Napal ha manifestado a Navarra.com: "Soy la tercera generación de la familia. El nieto más pequeño de la abuela Ángela. Es un orgullo. Ahora tengo 56 años y es fácil que lo siga la gente de casa, lo que aún es más difícil. Mi hijo trabaja aquí y es fácil que siga adelante con el negocio".

Reconoce que están en un buen sitio de Estella: "Es cierto que se conoce la pastelería y nos conocen. Llevo desde los 19 años, una temporadica. No es lo mismo que hace 50 años pero estás los 365 días abierto, los bisiestos 366, y no es fácil", asegura el dueño de la pastelería.

Empiezan a trabajar a las seis de la mañana: "Tampoco es madrugar mucho. Es una hora buena para comenzar la jornada en este trabajo. Vivimos en Estella y las chicas de la tienda se van turnando", asegura Víctor Napal.

Las famosas 'alpargatas' de la pastelería Ángela en Estella. Navarra.com
Las famosas 'alpargatas' de la pastelería Ángela en Estella. Navarra.com

En cuanto a las famosas 'alpargatas', "es lo más tradicional y típico de esta pastelería, pero no es lo que más se vende. Según la época se venden más las tartas de San Andrés, los roscos en Reyes, las virutas de San José, los huesos de santo...", señala el duelo de la pastelería.

Las 'alpargatas' son una creación de la Pastelería Ángela con motivo de la visita del rey Alfonso XIII a Estella, según explica la tercera generación de la familia, que sigue al frente del negocio pastelero.

Hay un gran surtido de pasteles, tartas y pastas: "En verano casi se dobla la venta con las fiestas, los pueblos llenos de visitantes y se sigue notando los jueves de mercado, aunque no es como antes, pero viene mucha gente de los pueblos", indica Víctor Napal.

Belén Portillo y Víctor Napal en la pastelería Ángela de Estella. Navarra.com
Belén Portillo y Víctor Napal en la pastelería Ángela de Estella. Navarra.com

Está situada en el mismo sitio de siempre en Estella, "salvo un tiempo en la calle Mayor por obras en el edificio, y aquí seguiremos estando". En cuanto a la antigüedad de la pastelería, "hemos encontrado papeles de la pastelería desde 1856 en los registros de Navarra. Antes era cerería, confitería, fábrica de hielo y de velas en aquellos años del siglo pasado".

Están contentos de como marcha el negocio: "Hay que hacer las cosas bien, a unos precios razonables, una buena atención al público, y nuestro secreto es hacerlo todo con cariño y con ingredientes buenos. Ahora llega el momento de los huesos de santo y de los buñuelos", concluye Víctor Napal.

Fachada de la pastelería Ángela en la Plaza de los Fueros de Estella. Navarra.com
Fachada de la pastelería Ángela en la Plaza de los Fueros de Estella. Navarra.com


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La pastelería con 170 años de historia en un pueblo de Navarra que fascina con sus 'alpargatas'