• miércoles, 17 de abril de 2024
  • Actualizado 17:30
 
 

COMERCIO LOCAL

María, la joven que da una nueva vida a una floristería histórica en Pamplona: "Estoy cumpliendo un sueño"

En la nueva etapa de este conocido negocio de Pamplona sigue el mismo equipo que trabajaba en él antes de que la joven emprendedora tomara las riendas.

María Salvado propietaria de la Floristería El Árbol en la calle Paulino Caballero 44 de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY
La joven María Salvado se ha puesto al frente de la floristería El Árbol de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY

Entrar en la floristería El Árbol de Pamplona es como adentrarse en un cuento de hadas. Este negocio histórico de Pamplona cuenta con dos locales, uno en el número 44 de la calle Paulino Caballero y otro dentro del centro comercial El Corte Inglés. En el primero, el ruido del agua del estanque y el aroma a flores frescas deja constancia de que El Árbol es un negocio que está vivo. No en vano, María Salvado, una joven navarra de 28 años, ha cogido recientemente el relevo de la floristería, con sus dos locales. Cumple así el sueño de tener su propia floristería y se muestra muy ilusionada con la nueva etapa de este comercio local con muchos años de historia. 

"Esta nueva aventura profesional ha nacido de la manera más natural", asegura María. Insiste en que siempre se ha sentido atraída por el mundo de las flores y las plantas. "Cuando vivía en Madrid, solía pasear por La Latina con una amiga y le contaba que soñaba con tener una floristería", rememora. Pero por aquel entonces, tan sólo era un sueño muy a futuro. 

Sin embargo, hace unos meses, la joven estaba conversando con una persona de confianza que le abrió las puertas del negocio. "Me contó que la floristería El Árbol estaba en venta", señala. La familia de Sagrario, antigua dueña de floristería El Árbol, ha llevado este proceso de traspaso con mucho cariño y cuidado. Querían dejar este negocio familiar a una persona que les trasmitiera calma, paz y seguridad. Cuando surgió la oportunidad, María no lo dudó y se lanzó a sacar adelante el proyecto. 

La anterior propietaria de El Árbol, Sagrario, falleció hace tres años. "Ella le daba alma a la floristería", comenta María. Desde entonces, sus hijos tomaron las riendas del negocio, pero querían que otra persona cogiera el relevo para dedicar al negocio de su madre todo el tiempo que precisaba. "Es un negocio que necesita que estés aquí presencialmente, trabajando el día a día con el equipo", coincide María. De ahí que se haya llevado a cabo el traspaso. 

Aunque a María siempre le ha caracterizado su espíritu emprendedor, reconoce que no se esperaba tener su propia floristería tan pronto. "Siempre he tenido esa inquietud del emprendimiento. He tenido muchas ideas, pero no cerraba ninguna. Y lo de tener una floristería lo veía más a futuro", reflexiona. 

Pero no podía desaprovechar la oportunidad y, por eso, asumió la gestión de la floristería El Árbol en Pamplona. "Es un proyecto de vida precioso", dice muy ilusionada. Y destaca que espera crecer "profesional y personalmente" en esta floristería. "Es un sector muy bonito. Las flores acompañan a las personas en sus mejores y peores momentos". 

María había dedicado hasta ahora su carrera profesional al mundo del marketing y la creatividad. Insiste en que no lo deja atrás porque considera que mucho de lo que ha aprendido en ese camino lo va a poder aprovechar en esta nueva etapa. "Aquí puedo crear muchísimas cosas. Y este negocio está muy relacionado con el mundo de los eventos y las bodas, que es algo que me encanta", sostiene. "He cogido este negocio porque creo que tengo las herramientas y habilidades para enlazar mis conocimientos con los que ya tiene el equipo de El Árbol", subraya.

Sobre el equipo de El Árbol sólo tiene buenas palabras. "Ellas son unas maravillosas profesionales", pone en valor. El equipo de ambos locales se compone de cinco personas, que ya formaban parte del negocio en su anterior etapa. "Las trabajadoras tenían ganas de volver a tener una persona de referencia", comenta. 

María Salvado propietaria de la Floristería El Árbol en la calle Paulino Caballero 44 de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY
María Salvado en la floristería El Árbol de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY

Y agradece el recibimiento que ha tenido por parte del equipo. "Desde el primer día, he venido a la tienda. Ellas son las personas que han sabido llevar la floristería desde el fallecimiento de Sagrario. Me lo han puesto muy fácil. Cada día aprendo de ellas", les agradece.

Aunque se adentra en un nuevo sector, el de las floristerías, María se siente cómoda. "Tengo cierto respeto porque es algo nuevo", reconoce. Pero lo compensa con la ilusión y las ganas con las que afronta esta nueva etapa. "Ya había trabajado de cara al público y no me asusta. Siempre me he sentido cómoda en las relaciones personales", añade. 

En lo relativo al trabajo manual con las flores, María tampoco se siente perdida. "Siempre he sido muy curiosa y desde pequeña todo lo que estuviera relacionado con pintura, trabajos manuales etc., me encantaba". Una habilidad que le está viniendo muy bien en este nuevo oficio. "Se me daban muy bien las manualidades. Antes combinaba los colores con los collage y ahora lo hago con los centros de flores", ejemplifica. "No me he visto en ningún momento agobiada. Al contrario. Estoy muy motivada". 

LOS SERVICIOS DE LA FLORISTERÍA EL ÁRBOL

María centra sus primeros esfuerzos en dar a conocer todos los servicios que ofrece la floristería El Árbol. "Tiene muchas variedad de servicios. Creo que algunos, hasta ahora, no se conocían del todo", opina. Sin duda, el principal es la venta de flores y creación de arreglos para eventos, bodas y funerales.

Pero, hay mucho más. Por ejemplo, El Árbol también alquila mobiliario y menaje para eventos. "Todo lo que necesites para montar un evento, desde un bajoplato, hasta las sillas o, incluso, las pérgolas o sombrillas lo tenemos en El Árbol", promete María. "Vamos a intentar potenciar lo que ya se conoce de El Ärbol, al mismo tiempo que visibilizamos otros servicios como el alquiler de mobiliario". De esta forma, María resume su plan para los primeros meses al frente de la floristería

Además del servicio de alquiler de mobiliario y menaje para eventos, la floristería El Árbol hace las veces de red de contactos para la organización de este tipo de reuniones sociales. "Es un valor añadido que tenemos", subraya María. Y explica que, poniendo de ejemplo una boda, lo habitual es que los novios tengan que dirigirse a múltiples proveedores (diseño de invitaciones, imprenta, floristería, catering, etc.). "Puede llegar a ser un poco locura", reconoce. Por eso, en El Árbol se da un servicio de 360º. "Podemos asesorar a los novios y ofrecerles el contacto de fotógrafos, wedding planners, peluqueras, diseñadoras de vestidos de novia, imprentas para las invitaciones, etc", resume. 

En lo que respecta a las dos tiendas, en ellas los clientes pueden encontrar plantas naturales de interior y de exterior, así como flores frescas, preservadas o secas. "También vendemos flores y plantas artificiales de gran calidad", puntualiza María. 

Esta joven emprendedora se muestra muy satisfecha con su nueva etapa al frente de la floristería El Árbol. Y agradece a su entorno la confianza que ha depositado en ella: "Me rodea gente muy buena. Muchas de esas personas ahora vienen aquí a comprar las flores". Un apoyo, sin duda, muy importante para que la floristería El Árbol siga respirando. "Gracias a todos mis amigos y familia por apoyar este negocio. Es un comercio local de toda la vida en Pamplona y necesita de la ayuda de todos para seguir adelante". 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
María, la joven que da una nueva vida a una floristería histórica en Pamplona: "Estoy cumpliendo un sueño"