• martes, 23 de julio de 2024
  • Actualizado 16:15
 
 

PAMPLONA

Polémica en torno a una escultura de Pamplona de hace 22 años: piden su retirada

Aseguran que contraviene leyes y ordenanzas municipales y que debe ser retirada de un espacio neutral como es la vía pública.

Monumento a la Familia en la Vuelta del Castillo de Pamplona. GOOGLEMAPS
Monumento a la Familia en la Vuelta del Castillo de Pamplona. GOOGLEMAPS

Nueva polémica en Pamplona. El sindicato CCOO ha registrado en el Ayuntamiento de Pamplona una solicitud para pedir la retirada del Monumento a la Familia, situado en la confluencia de la avenida Pío XII con la calle Vuelta del Castillo desde el 31 de mayo de 2002, por considerar que "representa la superioridad del hombre".

En una nota de prensa, el sindicato ha subrayado que esta escultura "contraviene la propia ordenanza municipal" de Igualdad, la Ley de Igualdad entre Mujeres y Hombres y la Ley para la Igualdad efectiva de Mujeres y Hombres.

A juicio de CCOO, "la caracterización de las personas que componen la familia simbolizada en esa escultura traslada la preeminencia y superioridad del hombre, que duplica en tamaño a la mujer, está por encima de ella y la rodea con los brazos".

"Además de invisibilizar la pluralidad de familias existentes en Pamplona, la escultura fomenta una imagen preponderante del hombre sobre la mujer, y por lo tanto, la escultura en sí misma es el símbolo de la desigualdad", han añadido desde el sindicato.

Según el catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Navarra, José Javier Azanza, el conjunto escultórico, "trabajado de forma abstracta, está compuesto por un matrimonio acompañado de sus tres hijos, que mediante una actitud amorosa se enlazan alrededor de sus progenitores".

La obra es de la escultora holandesa afincada en Pamplona Henriette Boutens en la que "utiliza diferentes figuras de carácter expresionista con las que pretende alcanzar un equilibrio compositivo formal y expresivo entre lo voluminoso y compacto de la figura del hombre y el espacio abierto en el que la mujer resalta como eje central, arropando a las figuras que representan a los niños".

Comisiones Obreras sostiene que "el espacio público nunca es un lugar neutral porque sobre él la ciudad y sus instituciones representan sus valores. Por ello el nombre de las calles cambian o se renombran, por eso en los nuevos espacios urbanos se corrigen las desigualdades al nombrar con nombre de mujer las nuevas calles. Existe, aun y todo, un déficit enorme entre la presencia de hombres y mujeres en el espacio público, en las calles, en las esculturas instaladas y en las referencias usadas", han reivindicado desde el sindicato.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Polémica en torno a una escultura de Pamplona de hace 22 años: piden su retirada