• martes, 23 de julio de 2024
  • Actualizado 16:15
 
 

SOCIEDAD

La AEMET confirma en Navarra la llegada de temperaturas bajo cero y activa una nueva alerta

La masa de aire polar cargada de humedad que atraviesa Navarra ha dejado importantes acumulados de agua en el norte del a comunidad.

Una persona camina por las calles de Pamplona durante una mañana de frío. PABLO LASAOSA
Una persona camina por las calles de Pamplona durante una mañana de frío. PABLO LASAOSA

La masa de aire polar que la Agencia Estatal de Meteorología había anunciado hace unos días se ha colado en Navarra como Pedro por su casa. Lo ha hecho cargada de lluvia y nos ha dejado ya uno de los episodios más lluviosos en lo que va de año en el tercio norte.

Además ha hecho bajar considerablemente las temperaturas. Así, este miércoles ya nadie parece recordar los 19 grados que se alcanzaron en Pamplona y los 20 que se registraron en Tudela hace apenas tres días, el domingo pasado en los estertores del llamado "veranillo de San Martín".

Con esa masa de aire polar barriendo la península ibérica desde el norte, entre la cordillera Cantábrica y los Pirineos se ha generado un pasillo de viento que se traduce en el Cierzo que sopla con fuerza en todo el valle del Ebro. Pero en especial, a lo largo de este miércoles van a ser fuertes en la zona de los Pirineos.

De hecho la Agencia Estatal de Meteorología ha activado una alerta amarilla por fuertes vientos en esta zona con rachas de 80 kilómetros por hora y que puntualmente podrían alcanzar los 100 en zonas altas.

Este viento, hasta ahora cargado de humedad ha propiciado la llegada de nubes y por tanto precipitaciones y acumulados de agua de hasta 100 litros por metro cuadrado en Roncesvalles, 81 en Valcarlos, 72 en Baztán, 68 en Bera y 66 en Oroz Betuelu.

Pero el grueso de la masa de aire polar no se ha manifestado todavía en su máximo esplendor. De cara a lo que resta de semana los meteorólogos anuncian un descenso progresivo de las temperaturas que desembocará de cara al fin de semana en las primeras heladas de la temporada en zonas del interior de la Comunidad foral. 

Así, este miércoles tenemos cielos nubosos o cubiertos tendiendo a intervalos nubosos con probabilidad de lluvias débiles y chubascos en los tercios norte y occidental, que remitirán al final de la tarde. La cota de nieve se sitúa entre 1400 y 1600 metros pero irá bajando a lo largo del día para situarse en torno a los 1000 metros. Las temperaturas irán en ligero descenso con vientos moderados del noroeste con cierzo en el Ebro y rachas muy fuertes en zonas altas del Pirineo.

De cara a este jueves 23 se esperan intervalos nubosos de nubes bajas y altas en el noroeste y poco nubosos con intervalos de nubes altas en el resto. Brumas y nieblas en zonas altas al principio y al final del día y temperaturas mínimas en descenso, en general ligero. Aparecerán las heladas débiles en zonas altas del Pirineo y seguiremos sintiendo la intensidad de Cierzo. 

El viernes tendremos un día muy similar al del jueves, aunque los termómetros seguirán bajando poco a poco en sus mínimas, para llegar al fin de semana en guarismos muy cercanos a los cero grados prácticamente en todo el territorio, de manera que, a expensas de la evolución de la masa de aire polar, lo mejor es que tengan a mano las bufandas y los guantes porque parece que de cara al fin de semana los vamos a necesitar.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La AEMET confirma en Navarra la llegada de temperaturas bajo cero y activa una nueva alerta