• miércoles, 24 de julio de 2024
  • Actualizado 14:56
 
 

POLÍTICA

La izquierda pide en Navarra la jornada laboral de 4 días pero con el mismo salario

CCOO ha defendido en el Parlamento de Navarra a petición de Contigo Navarra la implantación de la jornada laboral de 4 días semanales.

La consejera Begoña Alfaro junto a los parlamentarios de Contigo Navarra, Daniel López, Miguel Garrido y Carlos Guzmán. PABLO LASAOSA
La consejera Begoña Alfaro junto a los parlamentarios de Contigo Navarra, Daniel López, Miguel Garrido y Carlos Guzmán. PABLO LASAOSA

La jornada laboral de 4 días semanales sin pérdida salarial aumentaría el bienestar de los trabajadores y, con las medidas oportunas, no conllevaría una pérdida de productividad empresarial.

Esto es lo que ha defendido el sindicato CCOO en el Parlamento foral, cuyos representantes han acogido la idea con desigual aprecio, algunos por entender que la medida requiere de tiempo y de una profunda reconversión del modelo productivo.

En una comparecencia en sesión de trabajo, el secretario general de CCOO de Navarra, Chechu Rodríguez, ha resumido el informe "Análisis y estudio de la promoción de estímulos económicos para las empresas que establezcan medidas de reducción del tiempo de trabajo, limitaciones de jornada, reducción de horas extras, etc.", un trabajo que propone una reflexión sobre la idoneidad de la jornada semanal de 4 días laborales.

“El mundo del trabajo está cambiando de forma vertiginosa” y, con la experiencia de algunos países con medidas ya implantadas en esta materia , “es una obviedad que a más horas trabajadas no necesariamente existe más productividad”, como lo demuestran Suecia y Dinamarca.

“Los beneficios de acortar la jornada están claros e inciden tanto en la producción como en la motivación de las plantillas”, ha asegurado Rodríguez, quien ha considerado este “el momento de poner en marcha de forma seria y oficial esta reflexión”, que tenga en cuenta aspectos como la situación económica actual, el nivel de paro o la reivindicación feminista del reparto igualitario de los cuidados.

Por su parte, el secretario de Políticas Sociales y Púbicas de CCOO de Navarra, Joseba Eceolaza, ha resumido en “tres conclusiones fundamentales” el contenido del informe, la primera la de que “cada vez se valoran más elementos intangibles al decidir donde uno quiere trabajar” y no son solo el salario, sino también elementos como la Responsabilidad Social Corporativa de la empresa, la conciliación o la gestión de las vacaciones.

La segunda es que ha habido un “claro cambio de mentalidad”, de forma que en la mayoría de los convenios las horas extras ya no se compensan con dinero sino con tiempo, y la tercera es que “llegar a lo máximo no siempre es llegar a lo óptimo, trabajar más no supone ser más productivos o más rentables”.

Por todo ello, CCOO considera que “hay que hacer el intento, el ensayo. Tenemos que atraer a ese talento que busca en Navarra mejores condiciones. Y mejores condiciones son también gestionar mejor el tiempo de trabajo. Se trata de facilitar ayudas económicas, no de obligar a nadie. Debemos asegurar la viabilidad de las empresas y también la felicidad de la gente trabajadora”.

Por su parte, el secretario de Acción Sindical y Salud Laboral, Alfredo Sanz, ha apuntado otros beneficios sociales de esta reducción de jornada, como que la reducción de los desplazamientos rebajan el impacto medioambiental y los riesgos viales, además de disminuir el absentismo, lo que incide en la productividad.

En el turno de los grupos, el proponente, Carlos Guzmán (Contigo-Zurekin) ha alertado de que en España se trabajan una media de 300 horas más al año que en los países de la OCDE, ha valorado la experiencia piloto puesta en marcha por la Generalitat Valenciana y ha compartido que “mejorar la productividad puede ser compatible con crear empleo de mayor calidad e intentar atraer perfiles de éxito por la oferta de empleo con condiciones adecuadas y favorables”.

Más escépticos el resto de los grupos, por UPN Raquel Garbayo ha apelado a una necesaria “reflexión profunda y cambio de paradigma” para poder acometer estas medidas, aunque ha valorado este debate como “una oportunidad para avanzar en la cultura del trabajo” y ha dudado de que “no está tan claro que menos horas de trabajo sea más productividad”.

La socialista Olga Chueca también, con buena disposición la propuesta, ha advertido: “Tenemos claro que hay que apostar por una nueva gestión de la jornada laboral, pero hay que hacerlo despacio” y avanzar en el marco de la negociación colectiva, “el idóneo”, ha dicho.

La portavoz de EH Bildu, Arantza Izurdiaga, ha considerado “positiva pero insuficiente” la propuesta de CCOO, al entender que debe ser planteada como “una medida estructural y no coyuntural”, que afecte a “todos los ámbitos laborales y sectores económicos” y no solo a la industria, y que llegue acompañada de medidas de ámbito social, algo que “excede con creces al poder de auto organización de las empresas”.

Por Geroa Bai, Isabel Aramburu ha valorado el “más que oportuno informe” y ha dicho compartir la necesidad de adecuar los tiempos de trabajo, con la “necesaria promoción de una nueva cultura en torno al empleo y al papel que juega en la vida de las personas”.

En cuanto al PP, Javier García ha valorado la oportunidad de debate que ofrece el informe, y la exposición de datos como la carga en las mujeres de la mayoría de las jornadas parciales, por lo que “cuando hablamos de conciliación hay muchísimo trabajo por parte del Gobierno central y del de Navarra”. “Está bien predicar, pero hace falta actuar”, ha zanjado. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La izquierda pide en Navarra la jornada laboral de 4 días pero con el mismo salario