• lunes, 27 de mayo de 2024
  • Actualizado 00:00
 
 

SOCIEDAD

José Torregrosa: “El cambio tecnológico en fotografía fue brutal comparado con el automovilístico”

José Torregrosa, conocido industrial pamplonés, habla con Navarra.com de su imperecedera afición a la fotografía cultivada durante seis décadas.

José Torregrosa en un momento de la entrevista con Navarra.com con el fondo de una de sus fotografías más conocidas (Foto Jorge Nagore)
José Torregrosa en un momento de la entrevista con Navarra.com con el fondo de una de sus fotografías más conocidas. FOTO: JORGE NAGORE

Para la mayoría de los pamploneses, el apellido Torregrosa está asociado a la comercializadora Automóviles Torregrosa, cuyo origen se remonta a un taller establecido en 1949 en la avenida de Zaragoza de Pamplona.

Hoy, la empresa está integrada en el conglomerado Grupo Torregrosa, que además de Tudela se ha expandido por la Comunidad de Aragón con sedes en Huesca, Zaragoza y Teruel. Aparte de sus marcas tradicionales Peugeot y Citroën, ha ampliado su porfolio comercial con otras como: Opel, DS, Ford, Jaguar, Land Rover, Cupra, Seat, Nissan…

El artífice de este descomunal desarrollo ha sido José Torregrosa (Pamplona, 1949), que ostenta el cargo de consejero delegado del grupo, al que entrevistamos por su férrea afición a la fotografía artística, a la que ha dedicado seis décadas. Lo más meritorio es que lejos de sucumbir al avance de la tecnología, ha sabido evolucionar con los tiempos para convertirse en un fotógrafo del siglo XXI hiperconectado, que domina Photoshop y maneja todo tipo de gadgets.

José Torregrosa fue miembro activo en la década prodigiosa (años 60 y 70) de la Agrupación Fotográfica y Cinematográfica de Navarra (AFCN) que junto con la Agrupación de Cataluña (AFC), eran las más punteras y activas. En la AFCN se le conocía como el chico con cara de bueno que destacaba en un mundo plagado de colmillos retorcidos.

Foto 02. Etxauri (Febrero 2024). Una foto de plena actualidad. Demuestra que el autor sigue persiguiendo la foto en cualquier esquina. (Foto José Torregrosa, cortesía del autor)
Etxauri (Febrero 2024). Una foto de plena actualidad. Demuestra que el autor sigue persiguiendo la foto en cualquier esquina. (Foto José Torregrosa, cortesía del autor)

¿Cómo inicia su afición a la fotografía?

Empecé con cámaras que había en casa, pero tenía dificultades para revelar. A los 16 años me enteré de la existencia de AFCN, me hice socio para poder utilizar el laboratorio. Al final, me regalaron una réflex Voigtländer, luego me compré una Nikon.

Una Nikon tenía un precio inasequible…

Puede parecer raro, pero no significaba el mismo esfuerzo que en la actualidad. En aquella época te comprabas una cámara que era para siempre. De hecho, en cualquiera de las cámaras de la colección histórica que tengo, metes un rollo y funciona perfectamente. Ahora te compras una; en poco tiempo sale un nuevo modelo que supera al anterior.

¿Se dedica a coleccionar cámaras?

Una temporada me dio por comprar cámaras en subastas de ebay. Mi técnica era dar el precio en el último segundo. Fue un vicio. Ya no puedo comprar más, porque mi mujer no quiere tener más cámaras en casa.

Foto 03. La impresionante fuerza del retrato. (Foto José Torregrosa, cortesía del autor)
La impresionante fuerza del retrato. (Foto José Torregrosa, cortesía del autor)

¿Qué recuerdos tiene en sus inicios en la AFCN?

Las “picotas”, a pesar de que eran muy dramáticas para los novatos, eran divertidas. La gente iba a ver como hacían sangre. Todo el mundo reconoce que fueron una buena escuela. En un principio se clasificaba aquí, pero luego se enviaron, sin nombre, a otra agrupación fotográfica. De este modo, no había influencias en los premios, ni sospechas de amiguismo.

Foto 04. Una de las fotos más conocidas del autor. (Foto José Torregrosa, cortesía del autor)
Una de las fotos más conocidas del autor. (Foto José Torregrosa, cortesía del autor)

Llegó a ser presidente de AFCN, al menos dos años.

En un momento dado, no había presidente. No me acuerdo muy bien qué paso. Di un paso al frente. La verdad es que no me apetecía el cargo porque perdía tiempo para hacer fotografías.

Foto 05. Un retrato del repertorio clásico del autor.  (Foto José Torregrosa, cortesía del autor)
Un retrato del repertorio clásico del autor. (Foto José Torregrosa, cortesía del autor)

Sería imposible citar los premios que ha logrado en tantos años de actividad concursística.

Durante un tiempo, recortaba del periódico la clasificación de los concursos que había ganado para pegarlo en un cuaderno. Tengo varios libros. Enviaba a todos los sitios. Los concursos requerían un gran esfuerzo, positivar las fotos, pegarlas en un cartón, meterlas en un sobre y llevarlo a Correos. Ahora, a través de Internet es una maravilla.

¿Se ha sentido dolido alguna vez por haberle calificado peyorativamente como concursero?

Algunos piensan que el concurso es para el chaval que empieza. Cuando tienes cierto estatus no tienes que pasar por concursos. Yo no paso vergüenza por mandar a los concursos. Me gusta. Si te premian bien, pero si no te premian parece que es un descrédito. ¿Y qué? Ahora me presento más a los concursos de aquí, como el ‘Conocer Navarra’ que gané un primer premio con 'Romanos en Andelos'.

Foto 06. 'Romanos en Andelos' primer premio del concurso ‘Conocer Navarra’. (Foto José Torregrosa, cortesía del autor)
 'Romanos en Andelos' primer premio del concurso ‘Conocer Navarra’. (Foto José Torregrosa, cortesía del autor)

¿Hay temas fotográficos susceptibles de premio?

En mi caso, organizamos en una casa palacio de la calle Zapatería de Pamplona una sesión con chicas vestidas de bailarinas. La luz era muy especial. Con esta serie gané muchos premios. También hice solarizaciones.

Foto 07. Foto de la serie de bailarinas (Foto José Torregrosa, cortesía del autor)
Foto de la serie de bailarinas (Foto José Torregrosa, cortesía del autor)

Ha tenido una actividad con los concursos a varios niveles, incluso ha ejercido como jurado en múltiples certámenes.

Los concursos, a medida que te van conociendo, te llaman para ejercer de jurado y exponer en salas. Por eso no puedo decir nada malo del concurso porque a mí me ha abierto muchas puertas y publicaciones. En el Photography Year Book tenía fotos casi todos los años.

Foto 08. Barandilla del hospital. (Foto José Torregrosa, cortesía del autor)
Barandilla del hospital. (Foto José Torregrosa, cortesía del autor)

La mayoría de los que comenzaron con la fotografía analógica han sido víctimas de la tecnología, este no ha sido su caso…

Mucha gente al llegar el digital se negaban en rotundo a utilizarlo sin haberlo manejado. Algo parecido del que no tiene carné de conducir, pero dice para qué quiere un automóvil.

Llama la atención su primer premio a la foto erótica de Sanfermines

Era un concurso organizado por Kukuxumusu en colaboración con Play Boy. El primer premio era un viaje a Las Vegas. Justo el año que gané no participó Play Boy, me dieron 1000 € que los que daba Mikel Urmeneta. La foto original es en color, pero con demasiada tonalidad roja que anula el foco de interés. Por eso la convertí en blanco y negro. Según la Ley de Vitrubio el punto de interés está en la intersección de las líneas.

Foto 09. Primer premio del concurso foto erótica de Sanfermines. (Foto José Torregrosa, cortesía del autor)
Primer premio del concurso foto erótica de Sanfermines. (Foto José Torregrosa, cortesía del autor)

¿Cómo se lleva con Photoshop?

Normalmente manejo Photoshop. Lo domino, no tengo que pensar en lo que hay que hacer. Si no lo automatizas, no lo disfrutas. Lo mismo que conducir; si para conducir tienes que pensar en el embrague, en el freno… Todos los días me pongo un rato en casa en el ordenador para enredar con las fotos.

Foto 10. No, no es un montaje de Photoshop. Es una vista desde la barandilla de la Media Luna.  A la drcha. la torre de San Agustín y a la izda. las dos torres de San Cernín. (Foto José Torregrosa, cortesía del autor)
No, no es un montaje de Photoshop. Es una vista desde la barandilla de la Media Luna. A la drcha. la torre de San Agustín y a la izda. las dos torres de San Cernín. (Foto José Torregrosa, cortesía del autor)

Durante los encierros de Pamplona los fotógrafos que están en el vallado también están expuestos a peligros. En su caso, sabemos que tuvo un incidente.

En realidad, fueron dos veces (2002 y 2012), en ambos casos me trasladaron al hospital. Es que hay gente sin control que te tiran de 2 metros de altura. Después de esos dos sustos, me daba miedo subirme al vallado, encontré un sitio dentro de la gatera del callejón, pero cada vez había más fotógrafos. Finalmente, prohibieron hacer fotos desde las gateras.

Foto 11. El encierro visto desde la gatera del callejón de la plaza de toros. Irrepetible. (Foto José Torregrosa, cortesía del autor)
El encierro visto desde la gatera del callejón de la plaza de toros. Irrepetible. (Foto José Torregrosa, cortesía del autor)

¿Ha digitalizado todo su archivo?
¡Qué va! Es un trabajo enorme. No se trata sólo en digitalizar hay que saber dónde guardas. Voy guardando en discos externos. Tengo los discos amontonados. Si tengo que buscar algo, soy un poco desastre.

Foto 12. Otra vista desde la gatera del callejón de la plaza de toros. Irrepetible. (Foto José Torregrosa, cortesía del autor)
Otra vista desde la gatera del callejón de la plaza de toros. Irrepetible. (Foto José Torregrosa, cortesía del autor)

¿De su familia hay alguien que ha heredado el interés por la fotografía?

Ninguno de los dos hijos se ha interesado. En cuanto a los nietos todavía es pronto.

Foto 13. Una foto de la serie de bailarinas solarizada. (Foto José Torregrosa, cortesía del autor)
Una foto de la serie de bailarinas solarizada. (Foto José Torregrosa, cortesía del autor)

Ha sabido combinar su profesión comercial de Automóviles Torregrosa con la afición, abrió una sala exposición de fotografía y pintura.

Mi padre empezó en 1949 como concesionario único de Peugeot en la av. de Zaragoza. Esta marca empezó a fabricar en España, posteriormente compró la fábrica de Citroën. Entonces fusionaron los concesionarios y a nosotros nos dieron también Citroën. Es cuando abrimos la primera sala de exposiciones donde teníamos los coches, que se llamó Citroën-Arte. Cada 15 días cambiábamos las exposiciones.

¿Llegó a exponer en aquella sala?

No, nunca expuse allí. Era para fotógrafos de Pamplona. Yo he expuesto en la Caja de Ahorros de Navarra. La primera vez fue en la sala de Castillo de Maya.

Ha sido un precursor del marketing en la venta de automóviles.

Por aquel entonces, al no haber centros comerciales, la gente no sabía a dónde ir el fin de semana. Por eso, creamos actividades en el concesionario para que viniesen, no para comprar coches, sino a la actividad de cada fin de semana. Tenemos clientes en la actualidad que recuerdan venir con su padre de niños a las actividades que organizábamos. Trajimos un león vivo. Hoy sería impensable.

Foto 14. Desnudo. (Foto José Torregrosa, cortesía del autor)
Desnudo. (Foto José Torregrosa, cortesía del autor)

¿Quién diseñaba las campañas de marketing?

Yo mismo. También hacía entrevistas radiofónicas, pues son más efectivas que las cuñas publicitarias tradicionales.

¿Qué es más difícil vender un coche de segunda mano o uno a estrenar?

Para el vendedor es más difícil un coche nuevo. En uno de segunda mano estás vendiendo al cliente un coche único, en ese precio con ese kilometraje, pero sólo ese coche. Sin embargo, en la venta del coche nuevo tienes que pelear contra la competencia (coche de otra marca) y la concurrencia (mismo coche, misma marca en otro concesionario).

Foto 15. Cortando el queso del Roncal. (Foto José Torregrosa, cortesía del autor)
Cortando el queso del Roncal. (Foto José Torregrosa, cortesía del autor)

¿En EEUU hay una frase que alude si te fías de un vendedor de coches de segunda mano?

Eso lo dijo el presidente de Chrysler Lee Iacocca dando a entender que en un coche de ocasión te pueden engañar, resaltando que en un coche nuevo no hay trampa. Ahora bien, eso ha cambiado radicalmente, actualmente está muy penalizado engañar con el kilometraje, si te pillan acabas en la cárcel. En aquel entonces bajar el kilometraje a un coche era como un juego. Hoy día, no es un juego, es una estafa.

El digital ha cambiado el mundo de la fotografía

Con la fotografía analógica tenías que pensar antes de salir de casa si llevabas blanco y negro, color o diapositivas. Ahora tienes la ventaja de que no tienes que cambiar.

Ha vivido un profundo cambio tecnológico en fotografía y automovilismo. ¿Podría establecer algún paralelismo entre ambos?

El cambio tecnológico en fotografía fue brutal comparado con el automovilístico. Si hacemos un paralelismo con el coche es como si ahora, no se vendiese ni gasolina, ni gasoil. ¿Qué hace el que tiene un coche de combustión? ¿Lo tira? El negocio consistía en revelar los rollos y pasar todo a papel. Tengo entendido que Kodak tenía las mejores patentes digitales del mundo guardadas en un cajón para defender su industria. Al final Kodak se fue al garete tratando de salvar su negocio tradicional.

¿Cómo ve el futuro del coche eléctrico?

Los políticos no quieren contaminar y van por delante de la industria. Eso no se puede hacer de la noche a la mañana. Hay que tener en cuenta que el 75% de los propietarios de coche en España no tienen plaza de garaje, para ellos el coche eléctrico no sirve, porque ¿dónde carga esa inmensa mayoría de automóviles? Si tienes plaza de garaje dejas el coche cargando y a la mañana siguiente, está listo. Si tienes que salir de viaje, puedes consultar en el móvil la próxima electrolinera. Ayer leí, que el despegue del coche eléctrico será la batería nuclear, que dicen puede durar 50 años.

Foto 16. Retrato del diseñador Iosu Rada afincado en Etxauri (Navarra). (Foto José Torregrosa, cortesía del autor)
Foto 16. Retrato del diseñador Iosu Rada afincado en Etxauri (Navarra). (Foto José Torregrosa, cortesía del autor)

¿En su caso tendrá que cambiar el taller?

Al desaparecer el motor de combustión, no habrá averías mecánicas porque el motor de eléctrico es más sencillo, tiene menos problemas; en definitiva, es una bomba de agua que puedes estar funcionando años sin estropearse. Hoy día los coches, no sólo los eléctricos también los de combustión, tienen tanta electrónica que son ordenadores con ruedas. Todo son microprocesadores con ordenes informáticas, de manera de que cuando hay una avería hay que meter el coche en una máquina de diagnóstico.

¿Cómo ha evolucionado un taller pequeño en la avenida de Zaragoza para acabar formando el conglomerado empresarial Grupo Torregrosa?

Los concesionarios nacieron a la sombra de los fabricantes. Nosotros optamos por dar entrada a un socio y fundar la empresa Automóviles Torregrosa; la otra alternativa hubiese sido pedir dinero al banco. Posteriormente, dimos entrada a otras marcas como Opel, luego Nissan, también Ford, Seat y marcas premium.

Foto 17. Puerta de entrada al edificio Navarrabiomed. La barandilla rompe la simetría. (Foto José Torregrosa, cortesía del autor)
Puerta de entrada al edificio Navarrabiomed. La barandilla rompe la simetría. (Foto José Torregrosa, cortesía del autor)

¿Es un buen negocio la venta de automóviles?

No, no estamos ganando dinero. Los fabricantes fijan objetivos muy difíciles de llegar. La única forma es tirar el margen de venta del coche. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
José Torregrosa: “El cambio tecnológico en fotografía fue brutal comparado con el automovilístico”