• lunes, 22 de julio de 2024
  • Actualizado 21:19
 
 

TUDELA

Tudela recupera un monumento medieval para su casco histórico tras años de abandono

Este edificio será el punto de partida de las visitas guiadas, ampliando la zona histórica visitable y creando un punto inicial muy importante.

Humilladero tudelano. PAPIX / WIKIPEDIA
Humilladero tudelano. PAPIX / WIKIPEDIA

Tudela cuenta desde hoy con un motivo más de orgullo para sus ciudadanos. El Ayuntamiento de la capital ribera, con su alcalde, Alejandro Toquero a la cabeza, ha recuperado para su casco histórico el Humilladero, una cruz de piedra del siglo XVI bajo un edificio que la protege que data del siglo XVII y que se encontraba en estado ruinoso y de abandono.

Tras las obras de restauración, este martes ha sido bendecido por el canónigo de la Catedral, Javier López Bailo en presencia de las autoridades riberas.

El Humilladero de Tudela concluye así las obras de recuperación completa del edificio. “Con esta inauguración- ha señalado Toquero- queremos dar fe de la continuidad de la historia. Esta obra de carácter integral ha sido posible gracias al trabajo coordinado de las áreas de Cultura y Turismo. Ambas se implicaron al cien por cien para dignificar esta entrada a Tudela y
para recuperar lo que prácticamente había quedado olvidado”.

“Estamos, pues, en un lugar en el que han confluido esfuerzos y financiación. Un lugar para el que las administraciones hemos tenido que caminar juntas. Gracias a todas ellas, aunque quiero destacar el impulso de este equipo de gobierno, su voluntad de presupuestar esta obra y devolver el Humilladero a la vida después de tantos y tantos años de ruina”, ha añadido el alcalde.

El proyecto de la obra recogía dos partes diferenciadas. Por un lado, la restauración del monumento, que concluyó el pasado 10 de julio y, por otro, la obra civil que lo rodea, cuya acta de recepción es de finales del pasado mes de octubre.

El proyecto y dirección de obras ha sido acometido por la empresa de Joaquín Torres y Verónica Quintanilla, arquitectos especialistas en restauración de patrimonio. Concretamente se ha intervenido en la recuperación integral del inmueble, ubicado en la entrada a la ciudad por el puente del Ebro y que, pese a su valor patrimonial e histórico, se encontraba en estado

ruinoso.

Este edificio será el punto de partida de las visitas guiadas, ampliando la zona histórica visitable y creando un punto inicial muy importante que vendría a completar la recuperación de la zona con el corredor verde del otro lado del puente.

Un edificio del siglo XVII

El Humilladero de Tudela es especialmente significativo porque su construcción va más allá de la simple ubicación de una cruz para señalar un cruce de caminos y la entrada o salida de un pueblo.

En la margen derecha de la entrada a la ciudad por el puente del Ebro, el Humilladero tudelano aparece ya en 1630 en documentos que describen la cruz adornada por una gran cantidad de tallas religiosas, erigida sobre varios escalones y un pedestal, todo ello cubierto por un templete de cuatro arcadas que se erigía también sobre escalinatas.

Además de su originaria función religiosa, sirvió también como fortín tras la Desamortización de Mendizábal en 1834, defensa del puente en la Primera Guerra Carlista, lugar de cobro de impuestos (arbitrios) y vaquería.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Tudela recupera un monumento medieval para su casco histórico tras años de abandono