• domingo, 21 de abril de 2024
  • Actualizado 00:00
 
 

COMERCIO LOCAL

El bar de Pamplona que cumple 25 años con los bocadillos más famosos de la ciudad

Abre todos los días a las 13 horas y la cocina funciona hasta las doce de la noche sin parar.

Bar Casa Jesús Mari, en la calle San Agustín 21 de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY
Bar Casa Jesús Mari, en la calle San Agustín 21 de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY

El bar Casa Jesús Mari de Pamplona es una institución culinaria que ha dejado una huella imborrable en el corazón de la capital navarra durante sus 25 años de existencia, que se cumplirán este próximo 21 de diciembre.

Está situado en pleno casco viejo de la ciudad, en la calle San Agustín 21. Muy cerca del frontón Labrit y de la Plaza de Toros, así como de otros establecimientos que hemos conocido en esta sección de comercio local como la tienda de cómics TBO de Julio Atienza o la tienda de deportes Perkain, especializada en material de pelota vasca.

Fundado por Alberto Díez Ruiz, José Luis Lizarraga Armendáriz y Luis Garceche Herreros, este establecimiento se ha ganado a pulso el título de "rey de los bocatas", consolidándose como el lugar predilecto para los amantes de esta deliciosa especialidad.

La celebración del vigésimo quinto aniversario fue todo un evento hace apenas dos semanas, marcado por la presencia de clientes habituales y actuaciones musicales. El ambiente festivo se mezcló con la esencia única de Casa Jesús Mari, donde los akelarres, acompañados de un chupito secreto, se convirtieron en el símbolo de la celebración.

Los tres socios, con una larga trayectoria en el mundo de la hostelería, tomaron las riendas del establecimiento en 1998. El nombre del bar, curiosamente, no tiene relación con los propietarios originales, pero la decisión de mantenerlo se reveló como acertada, ya que el lugar era muy conocido y tenía mucho éxito.

El compromiso con la calidad y la satisfacción del cliente llevó a los propietarios a expandir el horario de apertura, ofreciendo una cocina ininterrumpida desde la una del mediodía hasta las doce de la noche. Esta flexibilidad permite a los clientes disfrutar de sus deliciosos bocadillos en cualquier momento del día, adaptándose a los diferentes horarios y antojos.

La carta de Casa Jesús Mari va más allá de los bocadillos, incluyendo ensaladas, tostadas, patatas asadas y otros platos. Sin embargo, es el bocadillo el auténtico protagonista, con el pan recién tostado, ingredientes frescos y una variedad de aproximadamente 70 combinaciones que satisfacen todos los gustos.

No obstante, el "Bocata de la Casa", compuesto por bacon, york, tomate, queso, calabacín, mostaza y pimientos verdes del piquillo, se destaca como el favorito indiscutible.

La evolución constante del negocio se refleja en el aumento de la plantilla, duplicándola desde su inicio en 1998. Este crecimiento se debe, en gran medida, al incremento del trabajo y al continuo éxito del establecimiento.

Además, Casa Jesús Mari ha demostrado su adaptabilidad al incorporar opciones para celíacos, atrayendo a un público diverso y comprometiéndose con la satisfacción de todos sus clientes.

En los meses de verano, la afluencia de peregrinos y durante las festividades de San Fermín, las reseñas positivas en redes sociales impulsan la popularidad del bar, atrayendo a visitantes de todo el país.

Los bocadillos de Casa Jesús Mari se han convertido en una referencia gastronómica, conquistando paladares y generando un boca a boca que ha trascendido las fronteras de Pamplona.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El bar de Pamplona que cumple 25 años con los bocadillos más famosos de la ciudad