• viernes, 01 de marzo de 2024
  • Actualizado 15:55
 
 

COMERCIO LOCAL

El gastrobar que asombra en la Comarca de Pamplona con su hamburguesa que es 'La Bomba'

Una familia argentina lleva este negocio desde hace siete años y está aprovechando la recta final de 2023 para actualizarlo. 

Marcelo Fernández, Analia Valdivia y Valentin Fernámdez, los responsables de La Loli Gastrobar. IRANZU LARRASOAÑA
Marcelo Fernández, Analia Valdivia y Valentin Fernámdez, los responsables de La Loli Gastrobar. IRANZU LARRASOAÑA

Una barra infinita de pinchos y la algarabía de un bar en su hora punta de almuerzos, a media mañana. Así nos recibe La Loli Gastrobar, en Mutilva, a las 10.30 horas de un jueves. Este establecimiento abrió sus puertas hace ya siete años, en la plaza del Valle de Aranguren. Y en este tiempo se ha sabido ganar a la clientela. 

Fue el primer local de hostelería que levantó la persiana en esta zona de entremutilvas, hoy en pleno apogeo. "Mi mujer y yo teníamos una panadería de una franquicia en Mutilva y solíamos pasar por aquí para ir a Pamplona", explica Marcelo Fernández López. El matrimonio se percató de que estaba la bajera vacía. Ambos tuvieron la intuición de que "faltaba algo" en este punto de Mutilva. Así las cosas, tomaron la iniciativa a de abrir el primer bar de la plaza Valle de Aranguren.

"Está cerca el Club de Marketing y veíamos que venía mucha gente a hacer los cursos", destaca Fernández. También está cerca la residencia de mayores Amavir Mutilva y el Instituto de Agrobiotecnología IDAB. El matrimonio supo ver que había potenciales clientes en la zona y se lanzó a la aventura de montar su propio negocio de hostelería. 

El sector no les era desconocido. Antes de regentar la panadería en Mutilva, ya habían trabajado en otros negocios. "Hemos trabajado en las hostelería muchos años, en Andalucía y Cataluña", indica Fernández. "Pero hasta que vinimos a Navarra siempre habíamos trabajado para otras personas", especifica. 

La Loli Gastrobar conquista a los clientes con una variada carta con raciones, ensaladas, hamburguesas, bocadillos etc. Pero si algo destaca en este establecimiento son los guiños a la gastronomía argentina. "La gente ve que somos argentinos y los asocia con carne de calidad", comenta Fernández. 

No es para menos, algunos de los platos más aclamados en La Loli Gastrobar son las hamburguesas, sobre todo La Bomba, así un corte de carne de 300 gramos, importada desde Argentina, que se sirve sobre una piedra caliente. "Sale con padrones y patatas. Y va acompañado de la auténtica salsa chimichurri argentina", destaca Fernández. Ambos platos forman parte de una sección de la carta denominada 'Los caprichitos de La Loli'. "Son propuestas para clientes que quieren darse un capricho", indica. Y añade que los tacos también se están pidiendo "mucho". 

"Aquí somos también muy conocidos por nuestros woks", recalca Fernández. Se trata de unos platos de tallarines con verduras salteadas, acompañados de pollo, secreto de cerdo, tiras de ternera y gambones. Sin duda, lo que hace únicos a los woks de La Loli Gastrobar es su salsa: "Es una salsa de soja que es marca de la casa. Gusta mucho porque no es soja pura y lleva otras cosas que la suavizan".

La Loli Gastrobar prepara muchas novedades de cara al final de año. Entre ellas, espera estrenar una nueva carta, que mantiene la esencia de la anterior, pero con algún cambio. "Por ejemplo, vamos a quitar la sección de pizzas y, a cambio, habrá otra de milanesas, con diferentes rellenos", detalla. "Queremos poner en valor el hecho de que la gente relaciona que somos argentinos con la carne", subraya el fundador de La Loli Gastrobar. Además, en la nueva carta han incluido más hamburguesas y más bocadillos que los que había hasta ahora. 

Para los mediodías, de lunes a viernes, han quitado el menú del día. A cambio, han incorporado una variada oferta de platos combinados. Una opción que permite a los clientes comer por sólo 13 euros y agiliza el trabajo del equipo de La Loli Gadstrobar: "Los menús del día eran mucho lío para nosotros", reconoce. De esta forma, los comensales pueden elegir entre diferentes fuentes de proteínas (pollo asado, secreto de cerdo, pechuga de pollo, balao gratinado, conejo, merluza, etc) y sale acompañado de patas y un bol de ensalada. 

El fundador está especialmente contento con la acogida que tiene su local a media mañana: "la barra de los pinchos está funcionando especialmente bien", constata. Esta es otra de las novedades de La Loli Gastrobar, ya que recientemente también ha cambiado de concepto. "Hemos dado un vuelco muy grande", asegura Fernández. De hecho, ha apostado por tener una barra con una variedad bastante extensa. "Es muy gracioso ver a la gente que no se acaba de decidir. Miran y miran...", comenta. 

La barra también tiene mucho éxito los fines de semana. "Mucha gente que viene de Pamplona andando para a tomar algo", agradece Fernández. También cuando juega Osasuna en el Sadar: "Los aficionados aparcan por esta zona, en la que el aparcamiento es gratuito, comen algo en La Loli Gastrobar, y van caminado hacia el estadio por el paseo de la universidad". 

En este local se pueden degustar otros platos típicos argentinos, como las empanadillas y las milanesas, con diferentes rellenos. De hecho, esta familia ya trabaja en el lanzamiento de una página web en la que venderán estos dos productos bajo una nueva marca, Bonamila. "Esperamos que esté en funcionamiento a principios de diciembre", avanza.

Rotonda del Valle de Aranguren en Mutilva (zona entremutilvas). IRANZU LARRASOAÑA
Imagen del exterior de La Loli Gastrobar en Mutilva. IRANZU LARRASOAÑA

"Son las mismas empanadas y milanesas que vendemos en La Loli", puntualiza Fernández. Pero, dentro de poco, se venderán de forma online bajo esta nueva marca, Bonamila. "Es la hermana menor de La Loli", bromea Fernández. 

EVENTOS

Los tercer jueves de cada mes, La Loli Gastrobar organiza diferentes eventos para dinamizar a la clientela. Catas de vino, de cerveza, cenas con música en directo, etc. Cualquier excusa es buena para pasar un buen rato en este establecimiento. "Esos días, el comedor se llena de gente que quiere aprender y pasarlo bien", asegura. 

Uno de los últimos eventos programados es una cena con música de los 80. "Se trata de una cena maridaje con los platos de la carta. Viene también un somelier y hacemos una degustación", explica. Insiste en que este tipo de actividades les vienen muy bien para que la gente conozca su propuesta gastronómica. 

Además, Fernández se muestra contento porque la apertura de nuevos bares y restaurantes en la rotonda del Valle de Aranguren atrae a más clientela. "Estamos deseando que se haga una zona comercial, que ya lo está siendo", explica. "La gente que viene, en lo que respecta a hostelería, ya tiene tres o cuatro opciones para elegir", sostiene. 

Mirando hacia el futuro, Fernández tiene un sueño: "Me gustaría llevar a La Loli al centro de Pamplona", asegura. Sería una pequeña Loli con una propuesta muy similar a la del restaurante de Mutilva. Ahí vamos mirando, a ver si sale algo interesante", asegura. 

No obstante, a día de hoy centra sus esfuerzos en consolidar su nueva marca, Bonamila, y la venta online de empanadillas y milanesas. Un proyecto que confía en que salga muy bien: "En La Loli Gastrobar ya tenemos muchos pedidos que nos entran por Glovo", destaca. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El gastrobar que asombra en la Comarca de Pamplona con su hamburguesa que es 'La Bomba'