• domingo, 25 de febrero de 2024
  • Actualizado 19:50
 
 

COMERCIO LOCAL

Reabre un histórico bar de un pueblo de Navarra solo siete meses después de su cierre

Cerró las pasadas navidades después de 58 años de historia y ahora vuelve a la vida con una segunda oportunidad.

Bruna Carolina y Aitor Azanza en el bar Izarra de Estella. Navarra.com
Bruna Carolina y Aitor Azanza en el bar Izarra de Estella. Navarra.com

Un bar de Navarra con casi 60 años de historia cerró sus puertas las pasadas navidades. Fue exactamente el 18 de diciembre de 2022 y lo hizo invitando a pinchos a todos sus clientes. Afortunadamente, ha abierto de nuevo sus puertas siete meses después desde el 21 de julio de este año.

Se trata del bar restaurante Izarra que está situado en la calle Calderería 20 de Estella. Está muy cerca de otros establecimientos que hemos conocido en esta sección de comercio local como es el caso del bar Roncesvalles o la guarnicionería Goyache en la misma calle.

El bar Izarra lo compraron los hermanos Jaime y Casildo Comas Sola y lo abrieron el 1 de enero de 1965 cuando se llamaba Casa Gerardo, a su regreso de Australia donde estuvieron trabajando. 

Les acompañaron en el bar sus mujeres Puy y Amalia. Posteriormente, siguieron adelante con el negocio dos de los cinco hijos de Casildo, Roberto Comas Zudaire y Mari Carmen Comas Zudaire. 

Tras el doloroso cierre, llega una nueva oportunidad para el bar Izarra de la mano de Aitor Azanza Ezpeleta de 49 años y natural de Pamplona. "Abrimos el 21 de julio. Soy una persona que me he dedicado toda la vida al mundo de la hostelería y este local es una buena oportunidad".

"Mi mujer y yo decidimos venir a Estella desde Pamplona. Mi familia tiene el Bearán y tuvieron el Bosquecillo y alguno más en la capital. Era el momento de cambiar y hacer algo por mi cuenta con mi mujer Bruna Carolina", asegura Aitor.

El inicio les cogió un poco desprevenidos: "Fue un poco duro, pero ahora la gente está más contenta con el bar. Empezamos justo con las fiestas medievales y con las fiestas de Estella sin un rodaje previo y fue duro".

Una vez pasado el verano "se ha estabilizado el trabajo y también con los empleados. Ahora sí que estamos un poco más contentos", afirma el pamplonés Aitor Azanza.

Lamenta que el bar Roncesvalles, muy cercano en la misma calle Calderería, haya cerrado: "Nos hemos quedado un poco solos. Si hay más gente alrededor siempre trabajas más. Quedarte solo creo que te perjudica mas que te beneficia".

El menú diario que ofrecen es a 18 euros y el fin de semana a 20 euros. En las ferias de San Andrés a 25 euros. "Por las noches damos más tipo carta con raciones y un poco de picoteo", afirma Aitor Azanza.

Una de las cosas que más éxito tiene es el risotto de setas y hongos "que sale siempre muy bueno y las alubias rojas que mi mujer las hace perfectamente", señala Aitor Azanza.

Por último, se están esforzando con el tema de los pinchos: "Hemos hecho un falso risotto y otro que era una sorpresa de pollo con una receta típica de Brasil, de donde es mi mujer", concluye Aitor Azanza.

Terraza del bar Izarra en la calle Calderería de Estella. Navarra.com
Terraza del bar Izarra en la calle Calderería de Estella. Navarra.com


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Reabre un histórico bar de un pueblo de Navarra solo siete meses después de su cierre