• martes, 16 de julio de 2024
  • Actualizado 18:06
 
 

POLÍTICA

Chivite asume que no puede imponer el euskera y acatará el dictamen del Consejo de Navarra

Anuncia que asume las consideraciones del Consejo de Navarra sobre el euskera en el acceso a los puestos de trabajo de la Administración.

María Chivite y Ramón Alzórriz charlando en el receso de un pleno en el Parlamento de Navarra. EFE
María Chivite y Ramón Alzórriz charlando en el receso de un pleno en el Parlamento de Navarra. EFE

La consejera de Interior, Función Pública y Justicia del Gobierno foral, Amparo López, ha asegurado este viernes que el Ejecutivo foral "va a tener en cuenta las consideraciones" del dictamen del Consejo de Navarra sobre el decreto foral por el que se regula la valoración de méritos en el acceso y provisión de puestos de trabajo en las Administraciones Públicas de Navarra.

Esto le ha grajeado las críticas de sus socios nacionalistas fuera y dentro del Gobierno de Navarra, que se han manifestado abiertamente en contra de las consideraciones del Consejo de Navarra, en su afán por imponer el euskera en todas partes.

En una comparecencia parlamentaria, a petición de UPN, la consejera ha señalado que el Consejo de Navarra, en su dictamen sobre el decreto, "establece dos salvedades", relativas a la concreción de puestos en el Servicio Navarro de Salud y a la de la valoración del conocimiento del francés, inglés y alemán. Y ha añadido que el Consejo "avala la legalidad" del decreto foral.

La parlamentaria de UPN Marta Alvárez ha señalado que, tras las sentencias anteriores del TSJN sobre el decreto que "no fueron una sorpresa" y "más de cuatro años después, el Gobierno aprueba un nuevo proyecto que se envía al Consejo de Navarra y el resultado es que el Consejo no le ha permitido hacer un nuevo decreto con el que el Gobierno iba a cometer nuevamente una ilegalidad en esta materia, en concreto con la exigencia del euskera como mérito para el acceso a todos los puestos del Servicio Navarro de Salud". "Este proyecto es un ejemplo de la debilidad de este Gobierno ante sus socios, nacionalistas y abertzales", ha dicho, para advertir de que "nosotros vamos a defender un sistema justo de acceso".

La socialista Inma Jurío ha señalado que el análisis de UPN sobre este tema es "torticero e interesado". "El dictamen del Consejo avala buena parte del decreto y establece una excepción para el SNS", ha expuesto, para señalar que en, en este caso, en "el Servicio Navarro de Salud se distingue entre estamento sanitario y estamento no sanitario". Ha asegurado que "este decreto no se ha hecho con la intención de ceder ante nada ni ante nadie, ni ante los nacionalismos ni ante la derecha".

Desde EH Bildu, Eneka Maiz ha manifestado que "no estamos a favor del dictamen del Consejo de Navarra ni de la decisión adoptada por el Gobierno de Navarra; y es que nos parece inaceptable todo lo sucedido, y no lo entendemos si no es dentro de la lógica de una agresión, de una violencia, de una ofensiva judicial y política contra el euskera". "El dictamen apenas hace referencia a la ley navarra del euskera, donde se dice que en la zona mixta se pueden incluir puestos en los que el conocimiento del euskera sea obligatorio y en las convocatorias se puede valorar el euskera como mérito", ha dicho, para pedir que "elaboren normas que garanticen los derechos lingüísticos de los navarros".

La parlamentaria de Geroa Bai Blanca Regúlez ha señalado que no comparten el dictamen del Consejo de Navarra sobre el decreto de méritos en lo referido a la valoración del euskera en las plazas de salud porque "hace una interpretación reduccionista y restrictiva en lo que tiene que ver sobre todo con las plazas de la normativa sobre la valoración de las lenguas en la Administración". "Queremos que se apruebe cuanto antes este proyecto de decreto foral con las modificaciones que precise para dotarle de la suficiencia seguridad jurídica de cara a los nuevos concursos oposición y traslados", ha dicho.

Desde el PPN, Javier García ha indicado que "no nos sorprende el informe del Consejo de Navarra porque el histórico de este decreto foral apuntaba maneras y no buenas precisamente". "La exigencia del bilingüismo ha de llevarse a cabo con un criterio de razonabilidad y proporcionalidad desde la perspectiva de lo dispuesto en la Constitución", ha afirmado, para agregar que "es curioso ver cómo le sacan los colores los miembros del Consejo de Navarra cuando dice que esa multitud de informes que alega el Gobierno es papel mojado". "Proteger el euskera no significa en ningún caso discriminar a quienes no lo hablan", ha señalado.

El parlamentario de Contigo-Zurekin Miguel Garrido ha señalado que en política "se trata de tener una negociación" entre diferentes partidos y ha pedido "responsabilidad" a todos los partidos en esta materia, "aceptar que tenemos un cierto marco común que es que hay que buscar equilibrios y luego de cada quien pueda tener una postura política". "Deberíamos bajar un poco el nivel de confrontación, que no es representativo de la sociedad sino sólo representativo de los usos partidistas que queremos hacer", ha opinado.

Finalmente, Maite Nosti, de Vox, ha subrayado que "el euskera es un idioma minoritario en Navarra" y ha indicado que le parece "muy bien" que se respete, pero "querer imponer a todos esos profesionales sanitarios que aprendan euskera me parece una entelequia". "En Navarra en el SNS falta mucho personal y si encima ponemos pegas... Seamos más consecuentes y hagamos las leyes para poder cumplirlas", ha pedido.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Chivite asume que no puede imponer el euskera y acatará el dictamen del Consejo de Navarra