• miércoles, 12 de junio de 2024
  • Actualizado 20:53
 
 

POLÍTICA

Los partidos tumban el código de conducta de Chivite y Hualde para amordazar al Parlamento

Hasta a los socialistas les ha parecido excesivo el planteamiento presentado por el presidente de la cámara.

María Chivite y Unai Hualde han negociado en el Parlamento durante la constitución de la Cámara IÑIGO ALZUGARAY 1
María Chivite y Unai Hualde acordaron presentar han negociado en el Parlamento durante la constitución de la Cámara IÑIGO ALZUGARAY 1

La mayoría de grupos del Parlamento de Navarra, entre ellos los dos principales partidos, UPN y PSN, se han mostrado este lunes en contra del borrador de código de conducta para el Legislativo que presentó el pasado viernes el presidente de la Cámara, Unai Hualde.

Al término de la Mesa y Junta de Portavoces del Parlamento de Navarra, el portavoz de UPN en el Parlamento foral, Javier Esparza, ha criticado el borrador y ha afirmado que Hualde "se ha extralimitado". Ha considerado que la presidenta de Navarra, María Chivite, y el propio Unai Hualde están en "una especie de competición, una pugna a ver quién agarra la bandera de este tema". "María Chivite se equivocó y metió la pata. Y creo que el señor Hualde se ha equivocado y ha metido la pata también. No tenía encomienda de nadie para presentar lo que presentó, a él no le corresponde porque le correspondía a la comisión de Reglamento y menos hacerlo público sin haberlo hablado antes con el resto de las formaciones políticas", ha afirmado.

Esparza ha añadido que "parece que Chivite y Hualde están de acuerdo en que les molesta la oposición" y ha afirmado que "no puede haber un código de conducta que intente limitar la libertad de expresión de los parlamentarios, no puede haber un código de conducta que intente marcar cuestiones que tienen que ver con la ideología y con la política". "Por tanto, el borrador no lo aceptamos en los términos en los que está", ha resaltado.

Además, ha señalado que el nuevo reglamento del Parlamento aprobado la pasada legislatura contemplaba que se debía desarrollar un código de conducta, pero en aspectos relativos al régimen de incompatibilidades, las declaraciones de actividades y de bienes o los conflictos de intereses. "El reglamento lo circunscribe muy bien", ha afirmado, para señalar que ya hay otros apartados de ese mismo reglamento que hablan del orden o la cortesía.

El portavoz del PSN, Ramón Alzórriz, ha afirmado que su grupo no está de acuerdo con el borrador que se ha presentado, considerando que "es un borrador que está alejado de la realidad sociopolítica navarra". "Estamos hablando de que es un borrador con propuestas de lo que hay en la Unión Europea, o en el Congreso de los Diputados, o incluso en comunidades como Cataluña o Canarias", ha indicado.

Por tanto, ha señalado que el código de conducta del Parlamento de Navarra debe "corresponder a lo que aquí se vive en Navarra". "Entendemos que sí que hay que elaborar un código de conducta, no tenemos ningún problema en ello", ha añadido, pero insistiendo en que debe ser "en la medida de lo posible, adecuado a Navarra".

El portavoz socialista ha considerado que en el borrador del código de conducta "se están poniendo encima de la mesa cuestiones de un Parlamento Europeo donde, por ejemplo, están reglados los lobbies y parece que aquí vamos a tener problemas incluso para hablar con diferentes colectivos, sectores, empresas, empresarios, para elaborar la diferente legislación que necesitamos en Navarra". "No sé si se nos quiere criminalizar o que no venga nadie a la política, porque todo es susceptible de que sea visto como algo raro, algo cuestionable, algo bajo sospecha", ha indicado.

Ramón Alzórriz ha explicado que su grupo aboga por la "transparencia" y ha señalado que por ejemplo se sabe cuánto gana un parlamentario o cuál es su patrimonio. "Eso ya está, ya es un hecho. Habrá que regular alguna cuestión más, pero también hay que tener unos ciertos límites para que todo el que quiera pueda aportar en la política navarra. Hay que ser transparente, pero no pasando los límites que, evidentemente, se pueden tener en otros países, en otros organismos, pero que hay que adecuarlos a la Comunidad en la que estamos", ha afirmado.

La portavoz de EH Bildu, Laura Aznal, ha afirmado que, con el borrador de código de conducta, "se están mezclando cuestiones diferentes" y ha explicado que el nuevo reglamento habla de un código de conducta para aspectos relativos al régimen de incompatibilidades, las declaraciones de actividades y de bienes o los conflictos de intereses. Por otro lado, ha señalado que el reglamento ya cuenta con un apartado que "habla claramente de los discursos contrarios al decoro, de las normas de respeto que deben observarse, y corresponde a la Presidencia del Parlamento hacer una interpretación de este reglamento". "Se están mezclando temas", ha señalado. Además, ha considerado que el borrador de código de conducta "podría haber sido puesto en común con antelación" con el resto de grupos.

El portavoz de Geroa Bai, Pablo Azcona, ha destacado que se trata de "un borrador redactado por los servicios jurídicos y que recoge propuestas de otros Parlamentos que ya tienen esta figura en sus propios reglamentos".

Azcona ha señalado además que "estamos hablando del cumplimiento del reglamento de la propia Cámara, que instaba a la comisión de Reglamento a redactar este código de conducta". "En ese momento nadie se opuso a introducir este artículo en el reglamento de la Cámara y es necesario desarrollarlo", ha resaltado. Por tanto, ha explicado que "habrá un debate interesante en la comisión de reglamento a la que Geroa Bai llevará sus propias reflexiones".

Por su parte, la parlamentaria del PPN Irene Royo ha considerado que es "totalmente innecesaria la elaboración de un código de conducta para los parlamentarios" y ha afirmado que "lo propio sería que se retirase como tal". "Nos parece innecesario este código porque estamos hartos de tanta regulación y lo que sería deseable sería un mejor espíritu de colaboración, de confrontar ideas, de debatir propuestas, de escuchar a la oposición, y no esos comportamientos de levantar muros contra todas las propuestas que hacemos desde ciertos partidos como el Partido Popular", ha señalado.

Royo ha afirmado que "si los partidos del Gobierno quieren que las cosas cambien, deberían empezar por ellos mismos", y ha asegurado que el código de conducta es "una excusa para empezar a señalar, para coartar la libertad de expresión, y nos asusta, porque vemos diariamente tratos desiguales a veces en la actitud o decisiones que se toman, en las que claramente se nos coarta mucho más la libertad de expresión a la oposición". "Esto se puede convertir en una caza de brujas y no lo vamos a apoyar ni lo vamos a aceptar. Dudamos que este código se vaya a utilizar con todos y para todos por igual, y que se utilice la misma vara de medir", ha advertido.

La portavoz de Vox, Maite Nosti, ha afirmado que el código de conducta "persigue coartar la libertad a la oposición, en concreto a Vox". "Ya tenemos un reglamento que es prácticamente igual que el del resto de Parlamentos, pero había que añadir cositas, por ejemplo, que los parlamentarios promoverán el uso de todas las lenguas propias de la Comunidad de Navarra. Una cosa es respetar y otra cosa es promover. ¿Qué código de conducta te va a obligar a promover? Los parlamentarios no somos comerciales de ninguna academia lingüística, de lo que se deduce que la pretensión de este borrador es que no se pueda cuestionar el uso de dinero público para el adoctrinamiento utilizando el euskera", ha señalado.

También ha afirmado que, al tener mayoría los grupos parlamentarios que sostienen al Gobierno, la decisión de aprobar o no el código "la aprobarán o denegarán los que son arte y parte". "Se quieren erigir en jueces, porque ellos son los que decidirán quién va en contra del código de conducta o no", ha indicado.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los partidos tumban el código de conducta de Chivite y Hualde para amordazar al Parlamento