• domingo, 21 de julio de 2024
  • Actualizado 12:12
 
 

POLÍTICA

Varios ayuntamientos de Navarra confían sus grupos de lectura en euskera a un sanguinario etarra

Así lo ha denunciado Covite en la apertura de sus jornadas anuales en las que analizan los “déficits del escenario de posterrorismo de ETA”.

El ex jefe de ETA Miguel Albisu, alias 'Mikel Antza', con gafas, se dirige a la sede de la Audiencia Nacional (AN) de Génova para declarar como imputado por el atentado contra Miguel Ángel Blanco, a 21 de julio de 2022, en Madrid (España). El juez Manuel García-Castellón interroga hoy a ‘Mikel Antza’ y a otra ex jefa de ETA, María Soledad Iparraguirre, alias 'Anboto', tras la reapertura del sumario por el secuestro y asesinato del concejal del Partido Popular (PP) en 1997. El juez realiza esta reapertura tras recibir informes de la Ertzaintza y de la Guardia Civil en los que los agentes señalan a la cúpula de la banda terrorista ETA como responsable del asesinato del concejal popular. Ricardo Rubio / Europa Press
El ex jefe de ETA Miguel Albisu, alias 'Mikel Antza', a su llegada a la la Audiencia nacional para uno de sus juicios. Ricardo Rubio / Europa Press

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE) ha denunciado que el que fuera jefe de ETA Mikel Albisu, más conocido por su apodo ‘Mikel Antza’, sea el coordinador del grupo de lectura del Servicio de Euskera de las localidades navarras de Erro, Burguete, Valcarlos, Valle de Arce y Valle de Aézcoa.

Lo ha hecho durante la apertura de su XXI Jornada Anual, cuyo objetivo es evaluar, en una serie de mesas redondas, los “déficits del escenario de posterrorismo de ETA”, es decir, “todas aquellas cuestiones que dificultan una convivencia en paz y libertad en Euskadi y Navarra”.

Su presidenta, Consuelo Ordóñez, ha calificado de “toda una afrenta para la memoria y la dignidad de las víctimas” que ‘Mikel Antza’ ostente este puesto, cuando “fue uno de los impulsores de la estrategia de ETA de la socialización del sufrimiento, cuya primera víctima fue precisamente mi hermano Gregorio Ordóñez y dirigió la estrategia política de la organización terrorista ETA durante más de una década”.

La presidenta de Covite ha incidido en que “en la actualidad todavía tiene causas pendientes con la justicia, entre ellas el caso de la autoría intelectual del asesinato de mi hermano”. Por todo ello, Consuelo Ordóñez ha exigido a las instituciones públicas que no fomenten “que alguien de su trayectoria asuma la responsabilidad del grupo de lectura".

"Los grupos de lectura son un lugar de reflexión y de transmisión de valores, y darle esta plataforma a un miembro de ETA, darle difusión y tratarlo con normalidad supone toda una afrenta para la memoria y la dignidad de las víctimas”. Más aún, ha continuado exponiendo Ordóñez, “cuando presenta su cargo de coordinador precisamente con su apodo etarra ‘Mikel Antza’, lo que supone toda una reivindicación de su trayectoria en ETA”.

La presidenta de Covite ha calificado de “indecente” e “inmoral” que esta cuestión tenga “el aval de instituciones públicas como los ayuntamientos mencionados”. “Desde Covite hemos pedido, a través de una serie de cartas, que cesen inmediatamente a Mikel Antza de sus funciones como coordinador del grupo de lectura del Servicio de Euskera los municipios citados”, ha asegurado Ordóñez.

Consuelo Ordóñez ha continuado su discurso enumerando una serie de hechos que han ocurrido en los últimos meses que suponen “una humillación y una afrenta a las víctimas del terrorismo”, como la exposición organizada por el Ayuntamiento de Itsasondo con pinturas del etarra Mikel Otegi, condenado por el asesinato de los ertzainas Iñaki Mendiluce y José Luis González.

“Un asesinato que Mikel Otegi perpetró precisamente en Itsasondo. Y hoy, el Ayuntamiento de esa localidad, en lugar de recordar y honrar a las víctimas, facilita un espacio dentro del propio Ayuntamiento para exhibir las supuestas creaciones artísticas de su asesino”.

También ha mencionado el reciente ataque a la tumba de Fernando Buesa y el monolito en su memoria y la de Jorge Díez, aludiendo a que uno de los “déficits” de esta época de post-terrorismo de ETA “es la radicalización violenta permanente en la que vive instalada una parte de la sociedad vasca y navarra, que sigue justificando y legitimando el terrorismo, y que sigue difundiendo un discurso de odio y de humillación hacia las víctimas que se traduce en cuestiones concretas que nos revictimizan y nos causan un gran dolor”.

Consuelo Ordóñez ha finalizado su discurso afirmando que “mientras todo esto que acabo de describir siga ocurriendo en Euskadi y en Navarra, será necesario que desde COVITE sigamos organizando este tipo de jornadas. Ya que los asesinos y su entorno están tan presentes en el espacio público, es nuestra obligación estar también”. También ha asegurado que “es necesario recordar que no debemos nada a quienes mataron y a quienes les ayudaron a matar y les jalearon todos y cada uno de sus crímenes. La paz de la que hoy disfrutamos todos no se la debemos a quienes asesinaron, ni a quienes promovieron los asesinatos”.

Al ser preguntada por este asunto, la consejera de Cultura, Rebeca Esnaola, ha señalado en conferencia de prensa que el marco en el que se mueve el Gobierno foral es el Plan Estratégico de Convivencia de Navarra.  "Es un marco preparado para mejorar el clima de convivencia en nuestra comunidad", ha dicho.  Por ello, ha explicado, se ha trasladado a los ayuntamientos que, atendiendo a ese marco, cuya aplicación ha de hacerse "de manera real", se cese "la colaboración de esta persona en los grupos o clubes de lectura".

UPN PIDE EXPLICACIONES

Por su parte, UPN ha pedido explicaciones a María Chivite sobre la colaboración del ex jefe de ETA, Mikel Antza, con la Red de Bibliotecas Públicas de Navarra, dependiente del Gobierno de Navarra, donde es colaborador en localidades navarras gobernadas por EH Bildu.

Los regionalistas han mostrado su “profundo desprecio” al conocer esta información. A ello se ha sumado “su estupor al saber que la presencia de Antza se anunciaba en carteles públicos en los que no se utiliza su nombre de pila (Mikel Albisu), sino el nombre que usaba en la banda terrorista ETA (Mikel Antza), carteles en los que, además, se incluye el logo de las bibliotecas públicas de Navarra”.

UPN quiere que el Gobierno que preside María Chivite aclare “en qué ha consistido esa colaboración, quién ha sido el responsable, si ha contado con algún tipo de subvención pública, si el ejecutivo conocía esta colaboración y qué pasos ha dado o va a dar tras salir a la luz pública”.

Asimismo, desea conocer “qué control ejerce el Gobierno sobre el uso de sus instalaciones, personal colaborador y uso de los logos y otros símbolos de carácter público”.

Finalmente, los regionalistas han denunciado que “es evidente que EH Bildu sigue ejerciendo como heredero de la banda terrorista ETA en los ayuntamientos donde gobierna”, y han criticado que “el PSN haya colocado a EH Bildu al frente de la representación de los ayuntamientos de Navarra en la Federación Navarra de Municipios y Concejos”.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Varios ayuntamientos de Navarra confían sus grupos de lectura en euskera a un sanguinario etarra