• domingo, 14 de julio de 2024
  • Actualizado 00:00
 
 

SAN FERMÍN

Fran, el pastor del encierro de San Fermín que deja la vara tras 40 años: "He salvado muchas vidas"

"Lo llevo un poco mal porque tengo morriña. Me vienen todos los recuerdos, pero tenía que ser un día", asegura convencido.

Fran Itarte en la pescadería donde trabaja en el barrio de San Juan en Pamplona. Navarra.com
Fran Itarte en la pescadería donde trabaja en el barrio de San Juan en Pamplona. Navarra.com

Los encierros de las fiestas de San Fermín en Pamplona pierden este año a uno de sus veteranos, y no nos referimos a un corredor, sino a uno de los pastores que se juegan la vida todos los días trabajando para que la carrera tenga menos percances.

Se trata del navarro Francisco José Itarte Resano, 'Nanín', de 60 años, peraltés de nacimiento y vecino de Pamplona desde hace más de 30 años. Fran Itarte deja la vara y ya no participará con sus amigos los pastores en los encierros de San Fermín por el casco viejo de la capital navarra en 2024.

Su último encierro fue el 14 de julio de 2023 con los toros de Eduardo Miura. Han sido 40 años de trabajo incansable, desde 1983. Lo fichó el antiguo mayoral de Chopera que acudía a los pueblos de la ribera navarra a ver a los mozos que recortaban las vacas. A los mejores les llamaba para el encierro de San Fermín.

"Empecé en 1983 cuando solo conocía a uno de los pastores, a Rastrojo, y a raíz de él empezamos la aventura. Era un chiquillo. Ha sido toda una vida. Sin hacer otra cosa en Sanfermines más que disfrutar del toro y del encierro", afirma orgulloso.

Los días previos a los Sanfermines 2024 los ha vivido "totalmente diferente. Estoy en una nube.  Imagínate. Toda la vida pensando en esto, la preparación física, la preparación mental... Ha sido nuestra forma de vivir la religión del encierro de Pamplona y de los Sanfermines".

"Lo llevo un poco mal porque tengo morriña. Me vienen todos los recuerdos, pero tenía que ser un día. Aproveché que son 40 años clavados y me retiro bien. Físicamente he estado siempre bien toda la vida. No me he perdido ni un solo encierro en mi vida", explica Fran Itarte.

La retirada no tiene que ver con ningún problema físico: "En absoluto. Tome la determinación de terminar en el sitio donde he estado, en la parte final del encierro. Me quito bien. Es una retirada a tiempo y creo que es un logro. Además, estoy hablando con los compañeros a todas horas".

En cuanto a si ha sufrido algún percance en los encierros, señala: "Muchas veces. Cogidas, roturas, brechas, raspones y heridas en las manos. De todo ha habido", señala Fran Itarte con una sonrisa.

Acerca de si dan más problemas los toros o los corredores, indica: "Es la pregunta de toda la vida. El encierro de San Fermín es lo que es. No podemos retirar a nadie. Hay que concebirlo así. Masificación a tope y muy bruto. El que está en el meollo sabe a lo que va. Asumes que hay borrachos y que hay de todo".

Acerca del comportamiento de los corredores, Fran Itarte explica: "Actualmente es muy bueno pero hay una pelea tremenda en el entorno del toro, donde todos quieren meterse. Además, los toros vienen el doble de fuertes y de rápidos que antes. La carrera delante es brutal para cuatro corredores que son fuera de serie".

Actualmente ha cambiado mucho la película de los pastores: "Siempre actuamos cuando se quedan los toros sueltos. Si va la manada va rápida y junta, como en los últimos años, casi no intervenimos. Como casi no se quedan los toros, nuestra labor está más en la sombra y no se nos ve tanto, pero la gente nos sigue respetando".

Fran Itarte lo deja con una sensación "de lleno pleno porque en todos los años creo que no he hecho ningún borrón. Todo me ha ido muy bien y con esa satisfacción me quedo". La peor ganadería para los pastores "puede ser Cebada Gago, que son ganaderías encastadas que cuando se pierde un toro se queda a pelear y es difícil que suba solo hasta la plaza".

En cuanto a si recuerda haber salvado alguna vida, afirma: "Yo creo que he salvado muchas vidas. La verdad. Muchas. Tengo muchas en la mente. Creo que bastantes, y si no son vidas, son cogidas".

Fran recuerda una de ellas con especial emoción: "Tengo el caso de un chico periodista, Endika, que un Marqués de Domecq le atravesó el muslo con el pitón donde está ahora el bar Txirrintxa. Lo saqué del toro colgado. Lo cogí y le saqué del pitón hacia arriba. Se quedó cojo de la pierna porque le tocó algo importante. La de veces que me ha agradecido el chaval que le saqué del toro. Nos agradecen mucho, de continuo".

Fran Itarte trabaja en la pescadería Itarte, situada en la calle Jerónimo de Arbolanche 5 en el barrio de San Juan en Pamplona: "Llevo aquí los mismos años o un par más que en los toros. El oficio era de mis padres Victorino y Consuelo. Yo terminé el bachiller y me quedé a trabajar en la pescadería. Toda la vida en el mismo negocio. Me faltan cinco años para jubilarme. Estamos contentos trabajando con mi mujer Margarita Pérez Leoz y cuatro chicas más", concluye Fran Itarte.

Fran Itarte junto a su mujer Margarita Pérez en la pescadería donde trabajan en Pamplona. Navarra.com
Fran Itarte junto a su mujer Margarita Pérez Leoz en la pescadería donde trabajan en Pamplona. Navarra.com

 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Fran, el pastor del encierro de San Fermín que deja la vara tras 40 años: "He salvado muchas vidas"