• jueves, 25 de julio de 2024
  • Actualizado 00:00
 
 

SAN FERMÍN

Los dos toros más sanguinarios de los encierros de San Fermín con un terrible récord

Los dos astados se han ganado la fama por haber dejado muerte a su paso por las calles de Pamplona. 

Imagen de archivo del paso de los toros por la plaza del Ayuntamiento de Pamplona en un encierro de los Sanfermines de 1947. ARCHIVO MUNICIPAL DE PAMPLONA / JULIO CÍA ÚRIZ
Imagen de archivo del paso de los toros por la plaza del Ayuntamiento de Pamplona en un encierro de los Sanfermines de 1947. ARCHIVO MUNICIPAL DE PAMPLONA / JULIO CÍA ÚRIZ

'Semillero' y 'Antioquío'. Son los nombres de dos toros que han pasado a la historia por ser los más sanguinarios de los encierros de San Fermín. No es para menos, consiguieron un triste récord: matar a dos corredores cada uno en dos encierros que ya son los más trágicos de las fiestas

El primero de ellos tuvo lugar el 10 de julio de 1947. La ganadería Antonio Urquijo de Federico protagonizaba la carrera. Casimiro Heredia Ruiz, de 37 años, fue el primer corredor que se encontró con la muerte aquella mañana.

 'Semillero' le corneó en la calle Estafeta, a la altura de la Bajada de Javier. Da la casualidad de que Heredia trabajaba en una fábrica de hielo en la misma calle Estafeta. Y vivía en la calle Mayor. Estaba casado con María Álvarez Millet y el matrimonio tenía dos hijas: Esther y Angelines.

Pero 'Semillero' no iba a dejar de sembrar dolor en el encierro de ese fatídico 10 de julio. Ya en la plaza de toros el astado de Antonio Urquijo de Federico volvió a matar.

Corneó a Julián Zabalza Martínez un joven natural de Aoiz y vecino de Villava. Estaba realizando el servicio militar en San Sebastián. De hecho, debía volver al cuartel tras el encierro. Sin embargo, una inoportuna decisión de última hora se lo impidió. 

Al parecer, Zabalza veía el encierro desde el tendido de la plaza de toros de Pamplona, junto a su novia y su hermana. En el último momento, decidió saltar al ruedo para participar en el festejo. 

Según las crónicas de la época, cuando llegó la manada quiso resguardarse en la barrera. Y había tantos mozos subidos sobre ella que le resultó imposible. 

Se topó entonces con el letal 'Semillero'. El morlaco le propinó tres cornadas, dos de ellas en el pecho. Murió prácticamente en el acto debido a que las embestidas del toro le destrozaron los pulmones

Tras el trágico balance de aquel encierro del 10 de julio de 1947, parecía poco probable que ningún otro astado pudiera superar, o tan siquiera igualar, el terrible récord que se ganó 'Semillero'.

LA HISTORIA SE REPITE

Era la primera vez en la historia de los encierros de San Fermín que un toro mataba a dos corredores en una misma carrera. Contra todo pronóstico, no sería la última. 'Antioquío', de la ganadería de Salvador Guardiola Fantoni, también quitó la vida a dos corredores en el encierro del 13 de julio de 1980

José Antonio Sánchez Navascués, un joven cibornero de 26 años, fue la primera víctima de 'Antioquío'. El joven mozo enfiló la plaza del Ayuntamiento de Pamplona apretado por este morlaco. Al verse apurado, quiso subirse al vallado, pero tropezo con otros corredores.

En el preciso momento en el que caía al suelo el toro lo prendió. Y lo arrastró hasta el inicio de la calle Mercaderes

Perdió muchas sangre. Tanta que en Urgencias del Hospital de Navarra le tuvieron que hacer una transfusión de 15 litros de sangre. Pese a los esfuerzos, murió sólo unas horas después, a las 10:30 horas. 

Su muerte fue el detonante de que a partir del año siguiente, 1981, se hiciera especial hincapié en que no hubiera dentro del recorrido mozos que no corrieran y ocuparan el vallado para ver el encierro desde un lugar privilegiado. 

Con la muerte de Sánchez, 'Antioquío' no había terminado todavía. Vicente Risco Sierra sería su segunda víctima. Este joven, de 29 años, era natural de Orellana la Vieja (Badajoz), pero residía en Huarte Araquil. El astado le embistió en la plaza de toros

Al entrar en el ruedo, 'Antioquío' se giró y empitonó a Risco. Falleció por esta cornada mortal, justo debajo de las costillas y en la zona del hígado. 

No se pudo hacer nada por su vida. Pese a que se lo llevaron con urgencia a la enfermería de la plaza de toros de Pamplona, murió a los tres minutos de ingresar allí. 

'Antioquío' igualaba así a 'Semillero' al matar a dos corredores en un mismo encierro. Y los dos se convertían en los toros más sanguinarios de San Fermín.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los dos toros más sanguinarios de los encierros de San Fermín con un terrible récord