• viernes, 19 de abril de 2024
  • Actualizado 00:00
 
 

SOCIEDAD

El acogedor restaurante de un pueblo de Navarra donde comer puchero como en casa

Se trata de un negocio familiar y tradicional que solo abre los fines de semana y sirve desde el mediodía. 

Casa Faustina en Baríndano. CASA FAUSTINA
Casa Faustina en Baríndano. CASA FAUSTINA

En un pequeño pueblo de no más de 100 habitantes se puede comer de puchero como en casa. Se trata de Casa Faustina, un negocio familiar y tradicional que se encuentra en Baríndano, a 58 kilómetros de Pamplona. 

Faustina comenzó a dar de comer en su casa a montañeros, viajeros y trabajadores que se acercaban al pueblo navarra. Ahora, es su hija y su yerno quienes llevan este restaurante situado en el Valle de Amescoa baja, entre Loquiz y Urbasa. 

En los mediodías se sirve un menú degustación en el que de primer plato se come ensalada mixta, sopa de cocido, alubias rojas, verdura o menestra de verduras, paella. De segundo, gorrín asado, patas de cerdo en salsa, ajoarriero. Y un postre a elegir entre varias opciones. 

Casa Faustina solo abre los fines de semana desde las 12:30 de la mañana. En los mediodías ofrece el menú degustación mientras que por la noche se pueden probar los pinchos o los platos combinados

Además de poder disfrutar de una buena comida en Casa Faustina, Baríndano tiene mucho que ofrecer. Entre sus calles se encuentra la esencia del Valle de Améscoa con rincones realmente mágicos. En sus casonas tradicionales destacan escudos de piedra. 

El documento más antiguo encontrado en esta localidad de Navarra data de 1201. El edificio más destacado es la Parroquia de San Millán, de estilo romántico pero que ha sufrido alguna transformación. La portada es del siglo XIII y destaca por su enorme torre que se puede visualizar desde la lejanía. 

Además de contar con la Casa Concejil, tiene un pequeño frontón donde se refleja la afición por el deporte de la pelota. Los fines de semana el frontón cobra vida con la gente jugando a diferentes juegos. 

También, entre Baríndano y Zudaire se encuentra la Cofradía de San Cristóbal, una ermita que todavía perdura en nuestros días de entre todas las que llegó a tener. 

La visita a Baríndano se puede completaryendo a lugares mágicos de Navarra como el Nacedero del Urederra, la Sierra de Urbasa, la Cueva de Basaburua, el Río Ullarra o la playa fluvial. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El acogedor restaurante de un pueblo de Navarra donde comer puchero como en casa