• jueves, 30 de mayo de 2024
  • Actualizado 17:42
 
 

SOCIEDAD

Las cuevas de un pueblo de Navarra que se han convertido en un hotel bioclimático

Se ha convertido en uno de los alojamientos más demandados por turistas, amantes de la naturaleza, el senderismo o la bicicleta de montaña.

Alojaminetos Cuevas de Bardenas en Valtierra. CUEVAS DE BARDENAS
Alojaminetos Cuevas de Bardenas en Valtierra. CUEVAS DE BARDENAS

¿Has dormido alguna vez en una cueva? Pues en Navarra existe un hotel horadado en la roca en el que puedes pasar una estancia muy diferente en el interior de una montaña. Está en Valtierra, en la puerta de Las Bardenas Reales de Navarra, y se ha convertido en uno de los alojamientos más demandados por turistas, amantes de la naturaleza, el senderismo o la bicicleta de montaña de un buen número de países europeos, especialmente Francia.

No, las cuevas no se excavaron para construir el hotel. Es más, tienen unos 200 años y en su origen eran infraviviendas, es decir, cavidades perforadas en la roca por aquellos que no podían permitirse comprarse una casa en el pueblo. Estuvieron habitadas hasta mediados de los años 60 del siglo pasado.

Hace unos años, una iniciativa privada las recuperó para transformarlas en un hotel. En Valtierra hay más de 300 cuevas, pero a dia de hoy, habitables sólo son las 9 del complejo hotelero.

No necesitaron exprimirse demasiado el cerebro para buscarle un nombre: 'Cuevas de Bardenas'. En lo que sí que invirtieron fue en acondicionar cada cueva para dotarla del máximo confort para sus clientes, y lo han conseguido.

Alojaminetos Cuevas de Bardenas en Valtierra. CUEVAS DE BARDENAS
Alojaminetos Cuevas de Bardenas en Valtierra. CUEVAS DE BARDENAS

Las estancias tienen todas orientación sur, lo que prácticamente las convierte en estancias bioclimáticas. Mantienen una temperatura constante tanto en invierno como en verano de unos 20 grados, de manera que no hace falta aire acondicionado (al revés, más bien dormir arropado en los meses de más calor).

Todas están perfectamente equipadas, con calefacción, cocina, terraza con mobiliario y área para barbacoa; y alguna de ellas tiene capacidad incluso para nueve personas, lo que la convierten en ideal para familias o grupos.  

Llama poderosamente la atención que un porcentaje importante de los clientes de las Cuevas sean franceses, atraidos por la belleza natural del entorno. Amantes del senderismo, aficionados a la bicicleta de montaña, e incluso apasioandos de la fotografía buscan las posibilidades que ofrece Las Bardenas. 

Conscientes de los gustos de sus clientes, el propio hotel ofrece entre sus sevicios la posiblidad de alquilar bicicletas paseos a caballo por las Bardenas Reales. Además, vienen muchas familias al reclamo de Sendaviva, el parque la naturaleza de Navarra. También muchos de los visitantes preguntan por el Castillo de Olite, los sotos del río Ebro o el majestuoso Moncayo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Las cuevas de un pueblo de Navarra que se han convertido en un hotel bioclimático