• viernes, 19 de abril de 2024
  • Actualizado 00:00
 
 

SOCIEDAD

El pueblo de Navarra que inspiró al poeta Gustavo Adolfo Bécquer para una de sus leyendas

Además de conocer la leyenda, se pueden recorrer diferentes senderos que llevan por lugares únicos. 

Monasterio de Fitero. TURISMO DE NAVARRA
Monasterio de Fitero. TURISMO DE NAVARRA

En Navarra hay cientos de lugares con encanto y con historias o leyendas que te sumergen en un cuento. En la Ribera, hay un pueblo mágico que incluso encandiló a Gustavo Adolfo Bécquer

Se trata de Fitero, un pueblo que se conoce por su monasterio y sus conocidos baños termales, pero también por sus leyendas. El poeta llegó a esta localidad navarra por las propiedades curativas de las aguas de Fitero. La magia del entorno le inspiró y creó una de las leyendas de su antología. En concreto, es la 'Cueva de la Mora', una historia trágica de amor durante el periodo musulmán del lugar. 

La historia cuenta que durante la Edad Media, los musulmanes consiguieron hacerse con el castillo de la zona. En el combate, muchos cristianos cayeron y el propio capitán fue herido. Después, a cambio de una gran recompensa, los soldados consiguieron que lo liberasen. El capitán, con aparente sed de venganza, unió a su ejército para planear la reconquista. 

La realidad era que el capitán se había enamorado de la hija del alcaide musulmán, siendo recíproco también. Tras un intenso combate, se hicieron con el castillo. La felicidad duró poco, los musulmanes buscaron nuevas fuerzas entre los vecinos y esta batalla volvió a ser sangrienta donde el capitán quedó gravemente herido

La hija del alcaide fue en su ayuda y lo llevó a un pasadizo para ponerlo a salvo. La joven cogió agua de un arroyo para darle de beber, un soldado la hirió de muerte y cayó junto al capitán. Este, cogió el cántaro con el agua y roció su cabeza como símbolo de bautismo. Se dice, que las almas de ambos aún habitan en la cueva y si acudes por la noche, se podría ver a la hija del alcaide bajar al arroyo.

Aunque no quieras visitar el arroyo durante la noche, en el día también merece la pena acudir. Además, en Fitero hay decenas de lugares para visitar. Por ejemplo, puedes realizar un paseo guiado por el Macizo de Roscas en el que podrás conocer toda la biodiversidad, además del patrimonio cultural del entorno. 

Aparte de hacer un turismo más urbano, se pueden realizar paseos por lugares únicos de la zona. Uno de ellos es la Cruz de Atalaya, que tiene una distancia de 7,7 kilómetros donde se inicia en lo alto del pueblo, junto al campo de fútbol. También, el Circuito de Roscas, que tiene un recorrido de 8,2 kilómetros y parte del cruce de las carreteras que parten de Fitero a Cascante y Valverde. 

Este último camino pasa por las ruinas del castillo árabe de Tudején y la nevera de los frailes, un pozo de piedra en medio de un olivar donde se almacenaba nieve. También, se puede ver la cueva mora. 

Si lo que buscas es relajarte, también puedes hacerlo en el balneario de Fitero y sumergirte en las aguas termales para combatir el reuma, la artrosis o el asma. Además, puedes ir al mojón de los Tres Reyes en la carretera de Madrid a Irún, a 3 kilómetros de Valverde. En este punto los monarcas de Navarra, Castilla y Aragón comían y discutían desde su propia tierra. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El pueblo de Navarra que inspiró al poeta Gustavo Adolfo Bécquer para una de sus leyendas