• domingo, 26 de mayo de 2024
  • Actualizado 10:47
 
 

SOCIEDAD

La historia de los primeros hoteles de Pamplona y la gran apertura que lo cambió todo

La gran 'explosión' hotelera llegó a la capital navarra durante los años 80 y 90, en pleno desarrollo de la ciudad.

 

Hotel Tres Reyes de Pamplona. MIGUEL OSÉS
Hotel Tres Reyes de Pamplona. MIGUEL OSÉS

La historia de los primeros hoteles y fondas de Pamplona y su modernización es la historia de la misma Pamplona. A los famosos y conocidos hoteles La Perla, Europa, Maisonnave, que ya abrían sus puertas desde comienzos del siglo XX se unió el hotel Yoldi, y sobre todo el hotel Tres Reyes que fue el primer gran hotel moderno de la capital navarra.

Pero no fue hasta a partir de los años 80 y 90 del siglo XX cuando llegó el gran cambio. En esos años, abrían sus puertas el Ciudad de Pamplona o el Iruña Park, con los que la capital navarra pasó de los hoteles tradicionales a una nueva época. Una etapa en la que convivían las nuevas aperturas con las remodelaciones de los hoteles más clásicos para adaptarse a los nuevos tiempos.

Es el caso del, probablemente más famoso y popular, Gran Hotel La Perla en pleno corazón de Pamplona. En un enclave privilegiado como la Plaza del Castillos desde sus inicios se erigió como uno de los testigos más importantes de la historia de los Sanfermines en los siglos XIX, XX y XXI. Fundada en 1881 por el matrimonio de Miguel Erro y Teresa Graz, la Fonda La Perla pasaría a ser reconocida como Hotel en 1888. Durante muchos años, su restaurante abasteció al Teatro Gayarre y al balneario Betelu.

La Perla puede presumir de haber albergado a toreros, artistas, políticos de renombre y otras muchas celebridades. Diestros como Juan Belmonte y Manolete se hospedaban siempre en la misma habitación. El segundo diestro, muy aclamado en su lidia de 1947, no quería ver a los toros correr el encierro, por lo que pedía una habitación alejada de la Estafeta.

También fue testigo de los cambios y reformas la histórica Fonda Europa, convertida más tarde en el Hotel Europa. Durante el siglo XIX adquirió el nombre de Parador General, hasta que 1850 lo alquiló José Otermin y le cambió el título por el de Fonda Otermin, luego sustituido por el de Fonda Europa. Actualmente se llama Sercotel Hotel Restaurante Europa, en el centro de Pamplona, y ofrece un renovado, funcional, y confortable, establecimiento, con 25 renovadas habitaciones equipadas al detalle.

Ramón Jiménez Fraile tiene escrito que allí se alojó en 1873 Henry Morton Stanley, el mismo periodista inquieto y arrojado que dos años antes había localizado al Doctor Livingstone en el corazón de África. Stanley pasó por Pamplona cuando se dirigía como enviado especial al frente de la tercera guerra carlista. También Pablo Sarasate y Julián Gayarre se hospedaron en la Fonda Europa.

El Hotel Yoldi y el Maisonnave

En 1890 tendría la apertura del hoy conocidísimo  Hotel Yoldi, entonces como hotel Pirineo, hasta su reconstrucción hacia 1920. Marcos Daspa se puso al frente del hotel en los años 50 junto a su mujer, Juanita Arbea. Al lado de la plaza Príncipe de Viana se sitúa este hotel, tan cercano a todos los puntos clave de la fiesta se contagia con su historia. Un ejemplo de ello es el encuentro de Ernest Hemingway y Antonio Ordóñez en la habitación 204 en el año 1953.

Probablemente fue esa cercanía con el centro de la fiesta lo que hizo que la inmensa mayoría de los toreros que durante el siglo XX vinieron a la feria de San Fermín eligieran el Yoldi como lugar de residencia. Este hotel fue el último lugar de Pamplona que pisó Manuel Benítez 'El Cordobés' tras su sonada bronca con los mozos pamploneses en la plaza de toros.

No menos curiosa es la historia del primero Fonda y luego Hotel Maisonnave. Carlos Maisonnave, de padres franceses, nació en 1850 y su vocación hostelera le vino por parte de la familia de su esposa, Francisca Echeverría, que regentaba en la localidad de Villava una de las fondas más conocidas de los alrededores de Pamplona.

En 1912, la fonda de la familia Maisonnave, ubicada en la céntrica calle Espoz y Mina y dedicada a prestar alojamiento y comidas a los viajeros desde 1883, se convirtió en hotel. Treinta y tres años después, los hermanos Alemán, familia de agricultores oriunda del pueblo de Urroz, compraron el Maisonnave por 600.000 pesetas.

Dos apellidos, el Maisonnave y el Alemán, permanecen ligados por la historia a un hotel centenario, que conserva la impronta personal, la dedicación al negocio y el esfuerzo constante que caracterizan a ambas familias. En 1966 se traslada a su actual ubicación de la calle Nueva. En el mes de enero de 1990 se reinauguró tras unas reformas de 600 millones de pesetas.

EL PRINCIPIO DE UNA NUEVA ERA

Sin embargo, no fue hasta 1963 con la inauguración del Hotel Tres Reyes de Pamplona cuando la ciudad experimentó verdaderamente y por primera vez la revolución hotelera que surgiría entonces y continua a día de hoy. Inaugurado el 1 de abril del año 1963, gracias a la iniciativa de un grupo de emprendedores afincados en Navarra de crear por primera vez un hotel de la máxima categoría en Pamplona, se levató el proyecto pensado sobre todo en acoger a los inversores de todo el mundo interesados en crear industria en la Comunidad foral. Con ese fin, se constituyó en mayo del 59 la sociedad Iruña Palace S.A., presidida en aquel momento por Pedro Turullols.

El hotel, con proyecto de los arquitectos Miguel Gortari y Luis Felipe Gaztelu, comenzó a construirse en marzo de 1960 a la imagen de los grandes 'Palace' de Europa. Así, aunque estaba planteado que tuviera 176 habitaciones, se adaptó el proyecto para que fueran 160 y de mayor tamaño, como una exigencia de sus promotores. Su apertura fue tres años después.

Años más tarde abriría sus puertas el hotel Ciudad de Pamplona de la calle Iturrama, primer hotel de la cadena NH inaugurado el 22 de junio 1978 con 120 habitaciones. Un hotel estrenado para los Sanfermines del 78 y que tras los altercados quedó vacío a los 15 días de su inauguración. Pero se recuperó rápidamente aunque finalmente cerró de forma definitiva hace pocos años, a la espera de volver a abrir en el solar de la Casa de Misericordia que hace esquina con la Vuelta del Castillo.

A partir del inicial hotel Ciudad de Pamplona, el empresario corellano Antonio Catalán levantó una de las cadenas hoteleras más importantes del país, que vendió en 1997 para dirigir una nuevo emporio, en este caso AC Hoteles.

Y LLEGÓ EL NH IRUÑA PARK

Durante el año 1989 dos nuevos hoteles abrieron sus puertas en Pamplona, Iruña Park Hotel y Hotel Avenida, a los que hay que añadir el Hostal del Toro de la cadena NH. El Hotel Blanca de Navarra fue el tercero en incorporarse al mundo de la hostelería en algo más de un año.

La inauguración del hotel Iruña Park el 6 de julio de 1989 fue otro hito destacado en Pamplona. Fue en su momento el hotel más grande de Navarra con 225 habitaciones de categoría cuatro estrellas, bajo la dirección de Salvador Montras.

La inversión fue de unos 2.000 millones de pesetas, un proyecto de gran envergadura pero "totalmente viable en Pamplona" según su director y el director comercial Francisco Goñi. El complejo hotelero contaba con 11 plantas de habitaciones. De ellas, 25 son individuales, el resto dobles y hay 34 que disponen de salones privados.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La historia de los primeros hoteles de Pamplona y la gran apertura que lo cambió todo