• miércoles, 24 de julio de 2024
  • Actualizado 09:15
 
 

TOROS

Sevilla a sus pies: Guillermo Hermoso de Mendoza abre la Puerta del Príncipe

Aunque le público fue generoso con el navarro, el joven rejoneador triunfa en un coso con solera en una tarde para el recuerdo. 

El rejoneador Guillermo Hermoso de Mendoza saliendo a hombros por la Puerta del Principe tras cortar tres orejas en la séptima corrida de abono de la Feria de Abril de Sevilla hoy domingo en la plaza de la Real Maestranza. EFE/ Julio Muñoz
El rejoneador Guillermo Hermoso de Mendoza saliendo a hombros por la Puerta del Principe tras cortar tres orejas en la séptima corrida de abono de la Feria de Abril de Sevilla este domingo en la plaza de la Real Maestranza. EFE/ Julio Muñoz

El joven jinete navarro Guillermo Hermoso de Mendoza ha salido este domingo por la Puerta del Príncipe de la Maestranza de Sevilla después de cortar tres orejas, contando con la generosidad presidencial, en la corrida de rejones de la feria de Abril.

La excesivamente premiada actuación del hijo del gran rejoneador de Estella estuvo marcada por la entrega, aunque sin tantos suficientes aciertos y sin la necesaria redondez como para que se le concediera la segunda oreja de su primero, un toro reservón con el que solo el rejonazo fulminante con que mató, provocó el entusiasmo del festivo público de este domingo "de alumbrado".

Pero ya con la posibilidad manifiesta de lograr la salida por el codiciado umbral sevillano, Guillermo quiso echar el resto con el sexto, que galopó con clase tras sus caballos, en una faena en la que sonaron más palmas cuando templaba con sus grupas que a la hora de clavar, donde hubo más desigualdad, aunque brilló especialmente en un final par de cortas a dos manos.

En realidad, la faena más rematada y meritoria de la tarde se la había hecho su padre al que abrió plaza, cuando los tendidos aún no habían entrado en calor. De habérsela hecho al cuarto es más que probable que si que se hubiera pedido una segunda oreja que esta si que mereció.

Usando solo tres caballos -"Jíbaro" de salida, "Berlín" para banderillas y "Corsario" en el último tercio- Pablo Hermoso toreó, clavó y se adornó con auténtica perfección, manejándose en todo momento con un sabio y templado mando a la hora de atemperar embestidas y de ejecutar los embroques.

El ya canoso maestro navarro se lució además en suertes de su invención, como esa "hermosina" en la que pasa los pitones del toro un lado a otro de la grupa de su caballo o esos repentinos cambios de sentido en terrenos de tablas que, como trincherazos, realizó por primera vez en esta plaza y con el famoso "Cagancho" hace ya 25 años.

Con el cuarto, que se afligía por falta de fuerzas, el veterano jinete resolvió con sobrado oficio antes de fallar con el rejón de muerte, tal y como le había pasado a Lea Vicens en el segundo, tras una faena de más a menos con otro de los manejables y hondos toros murubeños de San Pelayo.

Fue más entonada la labor de la francesa con un quinto que acudió entregado y con ritmo a todos los cites en los que la amazona dejó los hierros con sosiego y limpieza, aunque sin acabar de apurar esa notable condición del toro en la prolongación de las suertes, mientras sonaba el pasodoble del que, en estas tardes de rejones, siempre es un magistral concierto de la banda de Tejera.

FICHA DEL FESTEJO:

Seis toros de San Pelayo, despuntados para rejones, todos cinqueños salvo el primero. En conjunto, corrida con cuajo y hondura, y de juego más que manejable, aunque a varios les faltó un punto mayor de raza y de fuerzas. Primero, quinto y sexto fueron los más destacados por su bravura y su constante galope de clase.

Pablo Hermoso de Mendoza, de casaca negra y plata: rejón trasero contrario (oreja); dos pinchazos, rejón trasero contrario y cuatro descabellos (silencio).

Lea Vicens, de chaquetilla crema con ardonos en oro: tres pinchazos, rejonazo trasero y dos descabellos (silencio); rejonazo trasero (oreja).

Guillermo Hermoso de Mendoza, de casaca añil y plata: rejonazo contrario (dos orejas); rejonazo trasero y descabello (oreja). Salió a hombros por la Puerta del Príncipe.

Al finalizar el paseíllo se guardó un minuto de silencio en el treinta aniversario de la muerte en este mismo ruedo del banderillero Manolo Montoliú.

Séptimo festejo de abono de la feria de Abril de Sevilla, con dos tercios del aforo cubiertos (unas 7.000 personas), en tarde calurosa. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Sevilla a sus pies: Guillermo Hermoso de Mendoza abre la Puerta del Príncipe