• miércoles, 12 de junio de 2024
  • Actualizado 20:53
 
 

COMERCIO LOCAL

Eduardo, a punto de cerrar su negocio centenario en un conocido pueblo de Navarra

Ofrece todos sus objetos a un precio muy rebajado con la idea de jubilarse después de casi 50 años de trabajo.

Eduardo Peral en el interior de su tienda de antigüedades en Estella. Navarra.com
Eduardo Peral Chasco en el interior de su tienda de antigüedades en Estella. Navarra.com

Eduardo Peral Chasco es un estellés que se ha dedicado desde chaval a su tienda de antigüedades en la ciudad del Ega. Es la tercera generación de la familia que se dedica a esta profesión. Además, lo ha compaginado con su otra pasión que es la pesca. En el año 2003 fue presidente de la sociedad de cazadores y pescadores deportivos de Estella.

La tienda de antigüedades de Eduardo está en la calle Julio Ruiz de Alda número 7 de Estella. Muy cerca de otros establecimientos que hemos conocido en esta sección de comercio local, como es la peluquería Paca que ha cumplido cien años o la pastelería La Mallorquina con su exquisitos 'petit suisse' de crema.

La tienda de antigüedades ya es centenaria. Empezó con ella su abuelo Serapio Peral Martínez de Bujanda, "que se dedicaba a vender telas por los pueblos de Amescoa. Un anticuario de Estella le animó a traer cosas antiguas y ahí empezó".

"Mi padre ganaba más vendiendo arcas que vendiendo telas, así que poco a poco fue dejando la venta ambulante y se metió de lleno en las antigüedades", afirma Eduardo.

"Luego estuvo mi padre Luis Peral Ayúcar hasta que falleció con 80 años. Yo llevo desde los 15 años y llevo 52 porque tengo 66 y casi 67. Soy la tercera generación y última. Somos cinco hermanos y nadie quiere seguir en el negocio. Tengo un hijo que se dedica a otra cosa totalmente distinta", asegura el dueño de la tienda.

Eduardo está jubilado de forma activa "por quitar todas las cosas que me quedan. Yo tenía tres tiendas y he estado un montón de años, incluso restaurando durante 47 años las arañas de cristal que las he vendido por miles al ser la especialidad de la casa".

"Ahora me dedico a bajar aquí a leer el periódico, ir quitando poco a poco las cosas y ya está. Si compro alguna cosa es algo pequeño de coleccionismo o de decoración y para de contar", afirma el anticuario de Estella.

Lo que se vende ahora en la tienda, que está en liquidación total, "son cosas de coleccionismo porque la gente joven pasa de cosas grandes como muebles y sillas. Las nuevas generaciones se van al Ikea y ya está", asegura Eduardo.

Objetos a la venta en la tienda de antigüedades de Eduardo Peral en Estella. Navarra.com
Objetos a la venta en la tienda de antigüedades de Eduardo Peral en Estella. Navarra.com

"En estos momentos si mi hijo siguiera habría enfocado el negocio de otra manera a la venta online. A mi hijo nunca le forcé a seguir y trabaja en lo que le gusta, que también es importante", indica.

Durante muchos años este negocio estuvo solo en Estella, incluso con un taller para rehabilitar muebles de estilo isabelino y alfonsino antiguo: "Luego los obreros ebanistas que teníamos pusieron negocios por su cuenta con el mueble rústico. Con madera antigua hicieron mueble de reproducción etnográfica", explica Eduardo Peral.

Por último, señala que con su trabajo ha conseguido recuperar mucho material antiguo y de valor que de lo contrario se hubiera perdido, "como un manuscrito del siglo XVI y otros objetos de los que me siento orgulloso", concluye Eduardo Peral.

Fachada de la tienda de antigüedades Eduardo Peral en Estella. Navarra.com
Fachada de la tienda de antigüedades Eduardo Peral en Estella. Navarra.com


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Eduardo, a punto de cerrar su negocio centenario en un conocido pueblo de Navarra