• martes, 27 de febrero de 2024
  • Actualizado 20:56
 
 

COMERCIO LOCAL

El negocio centenario de Pamplona que va como la espuma y busca relevo en el centro de la ciudad

Actualmente, dirige el negocio la tercera generación de la familia con 60 años y no hay sucesor a la vista.

Enrique Sanz en la Ferretería Sanz en la calle Mayor de Pamplona. Navarra.com
Enrique Sanz Vergara en la Ferretería Sanz de la calle Mayor de Pamplona. Navarra.com

Enrique Sanz Cuellar abrió la tienda en el año 1922 en el casco viejo de Pamplona. Posteriormente, fue su hijo Javier Sanz Lacambra el que tomó el testigo del negocio. Años más tarde, fueron los hijos de Javier, Enrique y Ernesto Sanz Vergara, los que le dieron el relevo, del que solo queda Enrique en estos momentos.

La Ferretería Sanz es una de las tiendas centenarias de la capital navarra, que está en el 'cogollo' del casco antiguo, en la calle Mayor 35. Está muy cerca de otros establecimientos que hemos conocido en esta sección de comercio local, como la Zapatillera o deportes Zariquiegui.

Entrar en la ferretería Sanz es una sensación diferente a la de una tienda normal. Es como si de repente se te cayera la tienda encima con todos sus productos. Apenas tiene tres metros de ancho y hay que arrimarse para que pase una persona por el estrecho pasillo. No hay un solo hueco vacío en los estantes.

El pamplonés Enrique Sanz Vergara atiende a los clientes con una sonrisa: "Empecé con 16 años ayudando. Tengo ya 60 años y ahora estoy yo solo trabajando. Mi hermano Ernesto me ayudaba hasta el mes de junio y lo dejó. Mi padre Javier estuvo aquí hasta el año pasado con 87 años. Cogió el covid y decidió dejarlo".

El abuelo Enrique, fundador de la tienda, "se murió joven a los 60 años y mi padre cogió la ferretería con 14 años en aquellos años tan duros con la guerra, la posguerra y todo lo que pasó... La sacó adelante y hasta hoy".

En cuanto al relevo familiar, afirma: "Yo creo que no habrá cuarta generación. No quiere nadie. Gente joven y horario de comercio es prohibitivo. La gente va más a lo cómodo. Mis dos hijos no quieren y los sobrinos tampoco. Da mal rollo. La gente joven no quiere seguir y se ve que que el comercio pequeño no sigue".

Contra lo que se podría pensar, el negocio va bien: "Lo cierto es que cada vez se vende más desde hace cinco años. Mucha gente nos conoce, el boca a boca y se consume mucho más. Se venden cosas de menaje. No es ferretería industrial. No nos da para tanto. Hay sartenes, termos, navajas y la cuchillería se vende mogollón", señala Enrique.

Ferretería Sanz en la calle Mayor de Pamplona. Navarra.com
Ferretería Sanz en la calle Mayor de Pamplona. Navarra.com

En cuanto al futuro de la tienda, Enrique afirma: "Tengo 60 años y me voy a jubilar de forma anticipada. En verano ya cumplo y me quedan solo unos meses. Para enero la vamos a poner en traspaso para gente que sepa del negocio porque si viene uno cualquiera se pierde. A ver si hay suerte y sigue".

Acerca de los clientes, Enrique asegura: "Viene mucha gente de los barrios que antes venían a la tienda con sus padres, de la Rochapea, de Iturrama... En San Fermín entran muchos extranjeros a tomar fotos. Alucinan con todo lo que hay y se van tan contentos. Para ellos es como un museo. En sus países ya no hay nada de esto.

Lo que ha dado un bajonazo de ventas "son las jaulas para pájaros. Han desaparecido, pero ha subido todo lo demás, como las planchas, sartenes, etc". En cuanto a la decoración, "la gente nos dice que no cambiemos nada, ni la mesa antigua que sirve como mostrador para atender", concluye Enrique Sanz.

Como curiosidad, la primera emisora de radio que tuvo Pamplona, Radio Navarra, comenzó a funcionar en 1933 justo encima de la tienda en el número 35 de la calle Mayor. En la fachada de la tienda aún se puede leer "duplicamos su llave en menos de un minuto", que hace años debía ser toda una novedad.

Ferretería Sanz en la calle Mayor de Pamplona. Navarra.com
Ferretería Sanz en la calle Mayor de Pamplona. Navarra.com


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El negocio centenario de Pamplona que va como la espuma y busca relevo en el centro de la ciudad