• miércoles, 29 de mayo de 2024
  • Actualizado 00:00
 
 

COMERCIO LOCAL

Ramón, el pamplonés que pone punto final a toda una vida trabajando en la pescadería

Señala que lo peor fueron los días previos al cierre: "Lo que más me costó fue la despedida, son muchas emociones".

Ramón Guerendiain en el interior de su pescadería en el barrio de San Juan. Navarra.com
Ramón Guerendiain en el interior de su pescadería en el barrio de San Juan. Navarra.com

Ramón Guerendiain Apesteguía ha cumplido 65 años el pasado 28 de febrero y ha decidido jubilarse. Desde hace 25 años dirigía la pescadería Guerenpez en Pamplona, que ahora ha cerrado y tiene el local en venta.

La pescadería Guerenpez estaba situada en la avenida de Pio XII 16 en el barrio de San Juan. Muy cerca de otros establecimientos que hemos conocido en esta sección de comercio local en la capital navarra.

Como es el caso, por ejemplo, de la herboristería Todo natural que Xabier Sanz desea vender por un grave problema de salud, o la tienda de ropa y complementos que ha cerrado después de cinco años de vida.

Ramón Guerendiáin pertenece a una familia de pescateros muy conocida en Pamplona. Sus padres, Miguel Guerendiain y Alicia Apesteguía, abrieron en 1972 la pescadería Guerendiain en la calle Tafalla 36, esquina con la avenida de Galicia, que durante muchos años fue la que más vendía de todo Pamplona con diferencia.

Ramón, como el resto de sus cuatro hermanos: Francisco, Miguel, Eduardo y Raúl, crecieron ayudando y trabajando con sus padres en el negocio del pescado. Hace apenas dos años se cerró la histórica pescadería Guerendiain de la calle Tafalla, y ahora de los cinco hermanos solo queda Miguel con una pescadería abierta (pescadería Olave, en Iturrama). Francisco se jubiló y Eduardo tiene el bar Comedias.

Ramón Guerendiain señala: "Como bien ya sabes, estamos en esto desde que andábamos a gatas. Pues ya está. Es una etapa. Da pena pero hay que parar. No voy a estar con el bastón. Ya hemos cumplido".

No hay ni opción de traspasar el negocio: "No lo quiere nadie. Lo dicho, que la gente no quiere complicarse la vida. Todo el mundo quiere sus ocho horitas, una fábrica, oficina, funcionarios todos. Pero es en todos los sectores. Tu hablas con cualquiera y todos te dicen lo mismo".

El caso es que vendía bien para ganarse la vida, pero nadie quiere tomar el relevo: "Aquí he tenido una chica trabajando. Ella tuvo su propia pescadería. Le fue regular y la cerró. Ya se ha buscado otra cosa. No tiene nada que ver con el pescado y también sin preocupaciones", afirma Ramón.

Se cierra una tienda histórica: "Esta tienda tiene más o menos 45 años de vida. Yo he estado toda la vida entre una tienda y otra de mi familia y aquí fijo me parece que son 25 años. Y eso que vendo bien, pero no necesito. Ya está".

El cambio de madrugar todos los días a no hacerlo, no ha sido tan fuerte: "Yo pensaba que estos días lo iba a echar en falta, pero no me he sentido raro, y eso que vengo todos los días a hacer cosas, pero no. Me está resultando mejor de lo que yo pensaba".

Ramón Guerendiain en su pescadería en la avenida de Pio XII 16 en Pamplona. Navarra.com
Ramón Guerendiain en su pescadería en la avenida de Pio XII 16 en Pamplona. Navarra.com

Fue peor los días previos al cierre "con mucho agobio, mucho estres, muchas emociones con la gente. Muchos no querían que cerrara. Te cogen confianza, el trato y a mi también me da pena por la gente. Lo que más me costó fue la despedida", señala Ramón.

A partir de ahora quiere vender el local y dedicarse a otras cosas: "En casa no quiero quedarme. Estoy bien y quiero hacer cosas. Con el perro voy a estar a todas horas, estudiaré algo, tengo un campo en Erro donde estaré a todas horas. Igual hago una huerta, pero para entretenerme tengo de sobra". 

Ramón recuerda los años de grandes ventas en la pescadería de sus padres: "Fue una exageración lo que vendíamos. En navidades se vendía una barbaridad. Aquello ya no vuelve. Fueron unos años muy buenos. Y aquí también. Es una pena que no haya relevo. Mis hijos no quieren saber nada. Me han visto que estaba muy pillado y han dicho que nada".

Es pesimista sobre el pequeño comercio: "Todo el mundo dice que en cinco años van a quedar la mitad de negocios pequeños. Han cambiado los hábitos de consumo y la forma de vivir. El gasto en comer ha bajado mucho. La gente no cocina como antes. Aquello tuvo su momento", concluye Ramón Guerendiain.

Ramón Guerendiain junto a la fachada de su pescadería de la avenida de Pio XII 16 en Pamplona. Navarra.com
Ramón Guerendiain junto a la fachada de su pescadería en la avenida de Pio XII 16 en Pamplona. Navarra.com


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Ramón, el pamplonés que pone punto final a toda una vida trabajando en la pescadería