• lunes, 15 de julio de 2024
  • Actualizado 15:18
 
 

COMERCIO LOCAL

El restaurante-terraza de Pamplona con abundantes platos a la brasa para todos los bolsillos

Su nueva terraza 'chill' y barra para las noches más refrescantes del verano le han convertido en el lugar tranquilo de referencia para tomar una copa.

Marcos Garro, socio del bar restaurante La Espiga, en el Polígono Comarca 2 de Pamplona.
Marcos Garro, socio del bar restaurante La Espiga, en el Polígono Comarca 2 de Pamplona.

Ha sido toda la vida un bar de polígono, pero con la nueva dirección, quieren darle otro enfoque: un restaurante de comida a la brasa en el que se sirvan platos abundantes y a precios asequibles para cualquier bolsillo. 

Así ha renacido La Espiga, un establecimiento hostelero en el sentido más amplio de la palabra, enclavado en el polígono Agustinos, entre los términos municipales de Pamplona, Orcoyen y Berriozar. Un bar de los de toda la vida, porque mantiene su esencia, que no es otra que la de servir cafés y desayunos desde primerísima hora de la mañana; y un menú de mediodía variado y ajustado de precio.

Al mismo tiempo, mantiene las habitaciones de su sencillo hotel; pero quieren dar un paso al frente y explotar las posibilidades de una amplia y tranquila terraza en la que poder disfrutar de la buena comida o un relajante refrigerio con actuaciones musicales en directo.

Efectivamente, Marcos Garro llegó hace unos meses a la empresa con el fin de darle un nuevo impulso. "Aquí había una enorme cantidad de metros cuadrados que no se estaban utilizando, y otra enorme cantidad a la que no se le sacaba todo el partido que potencialmente tiene, así que cuando llegamos, lo vimos claro".

Marcos Garro, socio del bar restaurante La Espiga, en el Polígono Comarca 2 de Pamplona.
Marcos Garro, socio del bar restaurante La Espiga, en el Polígono Comarca 2 de Pamplona.

Lo primero que hicieron fue revisar los menús, y a continuación, acondicionar lo que hasta ahora era un parking privado para convertirlo en una terraza de verano al más puro estilo de las terrazas de Atocha en Madrid. "Hemos hecho obra para construir unos servicios fuera del local. También hemos levantado un escenario y dos barras para servir copas y mojitos a nuestros clientes". Hemos instalado dos carpas para los que quieran estar resguardados si un día hace más frío y hemos montado una terraza más tranquila todavía en la parte lateral" 

Ahora llega el buen tiempo, y es el momento de sacarle el mejor partido. "Hemos comenzado haciendo alguna fiesta privada y la verdad es que estamos muy contentos", asegura Garro, quien anuncia un comienzo de verano prometedor, con conciertos variados y eventos que supondrán un empuje para el local.

Su intención es la de convertir la terraza de La Espiga en un lugar donde poder comer o cenar tranquilo, con productos de calidad, cocina a la brasa y después poder tomarte relajado una copa, al aire libre, y con música en vivo. Para tal fin, ha contactado con un buen número de grupos, cantantes y dj's de diferentes estilos para amenizar las tardes y las noches -especialmente los fines de semana-, del verano.

Pero nada de esto puede funcionar si no ofreces un producto y un servicio de calidad, así que desde la nueva dirección de cocina han apostado fuerte por la cocina a la brasa. "Servimos pinchos recién hechos a la brasa a cualquier hora del día, pero tenemos también un menú degustación en el que ponemos pollo y varios cortes de cerdo (solomillo, secreto, lagarto, costillar...), además de verduras; todo a la brasa, por poco más de 22 euros por persona. Y la verdad es que está funcionando muy bien, porque la carne es buena y las raciones abundantes. De hecho, algunos no se la pueden acabar", señala Marcos.

Marcos Garro, socio del bar restaurante La Espiga, en el Polígono Comarca 2 de Pamplona.
Marcos Garro, socio del bar restaurante La Espiga, en el Polígono Comarca 2 de Pamplona.

Además no faltan los platos de cuchara a mediodía, las verduras de las huertas más cercanas y los pescados, ya sean guisados o a la brasa, en su carta y menú.

Asimismo, ya tiene en mente cómo va a ser la carta de hamburguesas y los platos que servirán en estas cenas de terraceo. "Queremos enfocarlo hacia las comidas y las cenas más que hacia la noche", explica, al tiempo que no se cierra a organizar cualquier tipo de evento de manera puntual. "Aquí siempre se han hecho bodas y comuniones, pero hemos comenzado a hacer fiestas privadas con cena y música de baile y lo cierto es que todo el mundo se ha marchado encantado".

Para poder poner todo esto en marcha, ha reforzado la plantilla de trabajadores, con más personal en la cocina y en sala. Asimismo, han incorporado a una cantante profesional, que será la encargada de darle vida a las tardes de verano mientras se disfruta de un mojito o de un cubata bien servido.

Y es que, como dice Garro, "habíamos detectado que en Pamplona no existen locales como este en el que poder estar al aire libre disfrutando de la música o bailando, si quieres, así que estamos seguros de que este local va a funcionar".

Parrillada a la brasa del bar restaurante La Espiga, en el Polígono Comarca 2 de Pamplona.
Parrillada a la brasa del bar restaurante La Espiga, en el Polígono Comarca 2 de Pamplona.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El restaurante-terraza de Pamplona con abundantes platos a la brasa para todos los bolsillos