• miércoles, 17 de abril de 2024
  • Actualizado 16:58
 
 

COMERCIO LOCAL

La tienda de un pueblo de Navarra que busca relevo después de 70 años: "Ojalá aparezca alguien"

"Claro que da pena. Mucha pena. Es pasar la última página de un libro, de toda una vida", asegura la dueña del negocio.

Ana Ocáriz Basarte es la propietaria de la mercería Virginia de Estella. Navarra.com
Ana Ocáriz Basarte es la propietaria de la mercería Virginia de Estella. Navarra.com

Ana Ocáriz Basarte es la propietaria de una de las tiendas más antiguas de Estella que anuncia 'Liquidación total por jubilación. Se traspasa negocio 1954-2024' con descuentos de hasta el 30% en todos sus artículos.

La mercería Virginia está situada en la calle Comercio 6 de la ciudad del Ega. Muy cerca de la Plaza de los Fueros y de otros establecimientos que hemos conocido en esta sección de comercio local.

Como es el caso, por ejemplo, de la conocida pastelería Ángela con su exquisitas alpargatas o del bar The Diner que está buscando a un nuevo gestor para dirigir el restaurante después de doce años.

Ana Ocáriz Basarte asegura la tienda "es una sociedad desde hace 70 años. Soy la tercera generación. Fue la tienda de mi abuela, de mi madre Loli Basarte, de mi hermano Roberto que falleció y yo llevo 19 años. Me he criado aquí desde que era pequeña. El nombre de Virginia se debe a que mi abuela se llamaba Virginia Ruiz de Larramendi".

Así explica el motivo del traspaso: "Mi compañera que también es socia se jubiló el 12 de enero y yo llevo dos años pensando para dónde voy con mi vida. Creo que es mi momento. Tengo casi 58 años y llevo una casa rural en Azcona (Casa Mendía) y compaginar las dos cosas es complicado". 

Su deseo es muy claro: "Quiero trabajar a otro nivel, a otro ritmo. He intentado desde mayo el traspaso con gente pero no ha salido nadie de momento. Ojalá que aparezca alguien con cariño, con amor y con ganas para llevar la tienda", asegura.

El problema del negocio no es económico: "Es un negocio que funciona. Hemos pasado buenas y malas épocas, pero hemos tirado para adelante con la buena gente que trabaja conmigo y gracias a toda la vecindad de Estella y de Navarra", afirma Ana Ocáriz.

Dejar un negocio de tres generaciones no es fácil: "Claro que da pena. Mucha pena. Es pasar la última página de un libro, de toda una vida. La fecha de cierre aún no es fija. Estamos con descuentos y a ver si va saliendo. El otro día vino una persona que parece que se interesó y me tiene que contestar. De momento estamos liquidando. Ver venir".

Interior de la mercería Virginia en la calle Comercio 6 de Estella. Navarra.com
Interior de la mercería Virginia en la calle Comercio 6 de Estella. Navarra.com

La oferta al 30% de descuento es amplia: "Tenemos corsetería, lencería. Enseguida llega la campaña de verano que es muy buena. Corseteros somos de toda la vida con pijamas, batas, calcetines, interior de hombre. Tuvimos ropa también pero tras la pandemia quitamos esa parte", explica la dueña de la tienda.

Ana ha pasado lo suyo en la vida: "Yo tenía dos tiendas en San Sebastián pero falleció mi marido hace 19 años y las tuve que quitar. Al poco de venir a esta tienda falleció mi hermano. Yo soy decoradora y he estado bastante tiempo aquí". El relevo en la familia está muy complicado: "Mi hija tiene 25 años. Trabaja en diseño gráfico y no puede seguir aquí. Cada cual lleva su camino".

Ana Ocáriz atiende a la vez la casa rural Mendía en Azcona (Valle de Yerri) del siglo XVIII: "Todo tiene su curro. Es una casa grande con bodegas, lagares y tiene su trabajo. No lo puedo compaginar. Toca decidir y con lo que me ha tocado en la vida, ahora quiero disfrutar sin correr", concluye Ana Ocáriz.

La mercería Virginia en la calle Comercio 6 de Estella. Navarra.com.
La mercería Virginia está situada en la calle Comercio 6 de Estella. Navarra.com.

 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La tienda de un pueblo de Navarra que busca relevo después de 70 años: "Ojalá aparezca alguien"