• viernes, 19 de abril de 2024
  • Actualizado 00:00
 
 

SOCIEDAD

La curiosa iniciativa de los niños de un colegio de Pamplona contra el desperdicio de comida

A lo largo del curso redactarán un libro de recetas de aprovechamiento aprendidas de sus abuelos y de expertos cocineros.

Alumnos de Primaria del colegio Claret-Larraona. AYUNTAMIENTO DE PAMPLONA
Alumnos de Primaria del colegio Claret-Larraona. AYUNTAMIENTO DE PAMPLONA

Están aprendiendo que cada año acaba pudriéndose en los cubos de basura un tercio de toda la comida producida en el mundo (el equivalente a 1.300 millones de toneladas), mientras que un 8´9% de la humanidad pasa hambre. y se rebelan contra la situación.

Son los alumnos de primaria del colegio pamplonés Claret-Larraona, que están trabajando en un proyecto contra el desperdicio alimentario. Los 319 menores del ciclo se han embarcado, de la mano de su profesorado, en un proyecto de 'aprendizaje servicio' denominado ‘Cocina de reciclaje-comida con fundamento’ que busca estudiar datos reales sobre el desperdicio de comida en el entorno más cercano al alumnado: el centro escolar, sus casas e, incluso, a los bares y restaurantes del alrededor de su cole.

En la idea de que el reciclaje y la reutilización son conceptos aplicables a la alimentación, el alumnado quiere contar con la información tradicional, es decir, con los conocimientos de sus abuelas y abuelos, unas figuras que identifican con la tradición de aprovechamiento máximo de los alimentos, la llamada ‘cocina de sobras’.

Así, a lo largo del curso redactarán y pondrán a disposición de quien lo quiera un libro de recetas de aprovechamiento que presentarán antes del verano. Para ello recibirán la ayuda de expertos en restauración que se acercarán a las aulas para enseñarles cocina. Lo previsto es que en el acto de presentación se realice también una cata de propuestas culinarias de reciclaje para demostrar que son también buenas para el paladar.

Pero, en un mundo digital y contando con profesionales de la informática, también quieren ampliar su radio de acción. Entre sus posibles desarrollos está el diseño de una app ‘de barrio’ que permita compartir información entre comercios alimentarios, hostelería y vecindario, para así intentar minimizar la cantidad de comida que acaba en los contenedores por falta de venta o consumo, de forma que se optimice la gestión de los alimentos.

Y con todos estos flancos, el alumnado irá aprendiendo, además, sobre cocina, gastronomía internacional, nutrición y dietética, y ecología y producción agrícola. La vertiente social de la propuesta es reflexionar también sobre desigualdad y pobreza. Está previsto, por ejemplo, que el alumnado conozca realidades como los comedores sociales.

Con esta propuesta, trasversal a todos los cursos con alumnos y alumnas de 6 y 12 años, el centro escolar trabajará para entender y lograr visibilizar un problema global, y trasladarlo al ámbito local, aportando soluciones viables y replicables e implicando, no solo a la comunidad educativa, sino también a su entorno más próximo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La curiosa iniciativa de los niños de un colegio de Pamplona contra el desperdicio de comida