• sábado, 20 de julio de 2024
  • Actualizado 17:33
 
 

SOCIEDAD

El forzudo navarro campeón del mundo de un deporte que crece como la espuma

Busca patrocinadores para sufragar los gastos de la participación en el mundial a la que tiene derecho como campeón de España.

Imanol Pedreño, triple campeón de España de Kettlebell, posa delante de su marca de 396 alzadas. CEDIDA
Imanol Pedreño, triple campeón de España de Kettlebell, posa delante de su marca de 396 alzadas. CEDIDA

No es un deporte demasiado conocido, pero lo cierto es que cada vez goza de más adeptos. La proliferación de gimnasios de Crossfit le está dando un espaldarazo definitivo a esta modalidad denominada Kettlebell y que en Navarra cuenta con una asociación: Kettelbell Olympus, de la que ha salido un campeonísimo.

Se trata de Imanol Pedreño, un pamplonés de 31 años, cristalero de profesión, que acaba de proclamarse tricampeón de España en el campeonato celebrado en Valencia los pasados 25 y 26 de marzo y que en el mundial del año pasado disputado en Oporto, fue subcampeón, por detrás de un brasileño.

Las kettlebells, o pesas rusas, son unos utensilios esféricos con base plana y un asa lo suficientemente grande como para introducir la mano y se utilizan desde hace siglos como una herramienta dinámica para desarrollar la fuerza y la resistencia musculares.

Su origen se remonta al año 1700 en Rusia y la práctica como deporte se inició en la antigua Unión Soviética hace más de 50 años. aunque a España llegó en 2009.

Imanol Pedreño, triple campeón de España de Kettlebell en plena competición. CEDIDA
Imanol Pedreño, triple campeón de España de Kettlebell en plena competición. CEDIDA

La actividad con kettlebell implica movimientos en los que se utilizan grandes grupos musculares, requiere la coordinación de prácticamente todo el cuerpo; y todo ello combinado con la velocidad, la coordinación y la flexibilidad, puesto que vence el deportista que sea capaz de alzar más veces las pesas en un determinado espacio de tiempo y bajo la atenta mirada de unos jueces que velan por que cada alzada sea reglamentaria, es decir, ateniéndose a unas instrucciones muy técnicas. 

Pero lo que no es un secreto es que hay ser un auténtico forzudo para destacar en esta disciplina que en Navarra tiene ya más de 50 incondicionales.

Se reúnen básicamente en el polideportivo de Esquíroz, sede del Olympus, donde han hecho un grupo de entrenamiento y desde el que invitan a particiapr a todos aquellos que quieran conocer el deporte. Allí en Esquíroz se prepara Pedreño para cada campeonato de la mano de Edu Díez, al que después de todo este tiempo considera "un gran amigo".

"Es muy exigente conmigo, al tiempo que atento. Sin él no habría sido posible ninguno de los títulos, asegura Pedreño, quien explica que comenzó a practicar Kettlebell en 2014.

"Con mi constancia, fuerza de voluntad, disciplina y espíritu de superación y muchas horas de entrenamiento conseguí en tres años ser campeón de España y del mundo", asegura Imanol, al tiempo que señala que todavía le queda mucha guerra que dar. "Después de muchos éxitos conseguidos, sigo queriendo superarme". 

En este sentido, su próximo reto será el mundial, que en el mes de junio se disputará en Budapest. "A partir de ahora, toda la preparación va a ir enfocada a ese campeonato. El año pasado me quedé muy cerca del brasileño, y tengo esa espinita clavada", afirma.

Y eso que Imanol ya sabe lo que es probar las mieles del triunfo. En 2018 fue récord mundial de Long Cycle Media Maratón élite con Kettlebell de 32 kilos . Y en 2021, en el Campeonato del Mundo- Salaise-sur-Sanne (Francia) obtuvo el máximo título mundial de Master Class con Kettlebell de 40 kilos, con un total de 304 levantamientos.

"Aspiro a seguir en lo más alto del podium muchas más temporadas. Mi mayor objetivo es poder participar en unas Olimpiadas una vez que este deporte sea incluido como una disciplina olímpica". Lo cierto es que la Federación Italiana ya está estudiando la solicitud al Comité olímpico Internacional (COI).

El triple campeonato de España le convierte por derecho en uno de los representantes de España de cara al mundial que se disputará en Budapest, aunque por delante le quedan unos meses de entrenamiento y preparación. Y por supuesto, de búsqueda de patrocinadores que le ayuden a sufragar los gastos del viaje. "Este deporte está lejísimos del profesionalismo, así que todos los gastos corren de mi bolsillo. He podido ir a Valencia gracias al patrocinio de Pamplona Comercial y de la Asociación de Feriantes de Navarra, que me dieron una ayuda importante", explica el campeón.

Mientras tanto, seguirá con su trabajo de cristalero, atendiendo a su familia (tiene dos hijos pequeños) y entrenando con rigor y disciplina para acercar un poco más sus metas. "'Nunca te rindas, lucha por tus sueños' es mi lema y motor del día a día", asegura, así que espera que "pueda cumplir este y muchos sueños más en mi vida personal y en mi carrera deportiva".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El forzudo navarro campeón del mundo de un deporte que crece como la espuma