• domingo, 14 de julio de 2024
  • Actualizado 08:49
 
 

POLÍTICA

La deplorable sanidad navarra tras 8 años de Barkos y Chivite: "Las listas de espera son históricas"

El actual consejero de Salud y quien ya estuvo en el mismo cargo en el gobierno de Barkos, Fernando Domínguez, ha reconocido la situación crítica de las listas de espera.

María Chivite junto a Fernando Domínguez durante el segundo pleno de investidura para la presidencia del Gobierno de Navarra. PABLO LASAOSA
María Chivite junto a Fernando Domínguez durante el segundo pleno de investidura para la presidencia del Gobierno de Navarra. PABLO LASAOSA

El consejero de Salud del Gobierno de Navarra, Fernando Domínguez, ha reconocido este martes en comisión parlamentaria que en este momento las listas de espera son "históricas" y ha anunciado varias medidas para reducirlas como un plan de jornadas extraordinarias y el análisis de las especialidades con mayor demora.

"Esta situación hay que frenarla y revertir la tendencia", ha dicho el consejero, quien ha apuntado que, con datos de agosto, hay 65.931 pacientes esperando una primera consulta y 8.960, una intervención quirúrgica. Es "mucho más de lo que nos gustaría para empezar, pero una realidad de la que no podemos escapar y que tenemos que atajar en el corto, medio y largo plazo", ha destacado.

Domínguez ha declarado que esta legislatura parte "de una lista de espera muy alta, inadmisible, cuya solución es una de las máximas prioridades de este Departamento".

Así, ha indicado que se revisará la situación real de las listas, y se implementará un plan de jornadas extraordinarias después de comprobar que la actividad ordinaria ha sido la adecuada. También se analizará la situación de las especialidades con mayor lista, como Traumatología, Oftalmología, Rehabilitación o Dermatología, "para incidir con profundidad en el problema que existe o en las necesidades que tengan".

Además, se analizará la posibilidad de trabajar junto al sistema privado para aliviar las listas de espera y realizar derivaciones de las especialidades con mayor demora.

El consejero, quien ha apostado por "construir un proyecto común, viable y eficiente" que no sea una serie de líneas de acción "apasionantes sobre el papel pero muchas veces inviables en la realidad", ha anunciado un cambio en el Modelo de Gobernanza de la sanidad pública.

En este sentido, se quiere dotar a Osasunbidea de la máxima autonomía de gestión que permita el marco jurídico, ya que el sistema público de salud "debería contar con personalidad jurídica propia y con un órgano de gobierno profesional e independiente".

También se apuesta por la reorganización territorial de las áreas sanitarias avanzando hacia áreas únicas funcionales, un proceso que en todo caso "no supondrá el cierre de ninguno de los hospitales de la Comunidad Foral".

Como líneas estratégicas, se va a impulsar la prevención y promoción de la salud en todas las políticas, y se va a apostar por la investigación y la innovación, así como por la participación ciudadana, de colectivos sociales y de pacientes, y la humanización de la atención sanitaria.

Sobre la Atención Primaria, que debe ser "el auténtico eje del sistema sanitario", el Departamento considera necesaria la reforma de la Atención Continuada y Urgente. Al respecto, el consejero ha dicho que "se ha demostrado que el Servicio de Urgencias Rurales creado en 2008 no es eficiente ni beneficioso para el desarrollo profesional ni para los ciudadanos".

Otras medidas serán un cambio en el modelo basado en la autonomía de gestión de los equipos y la reforma del sistema sociosanitario para reconvertirlo en un modelo de atención integrado.

En materia de salud mental, ha declarado que la corriente nacional y europea de apostar y reforzar este servicio "es algo que no debemos dejar de lado, y Navarra continuará trabajando en ello". También habrá que revisar y actualizar el Plan de Salud Mental cuya vigencia termina en este año.

Por último, acerca de la empresa pública de transporte sanitario Bidean, constituida a finales de la pasada legislatura, ha apuntado que los próximos pasos serán la creación de un consejo de administración con 12 consejeros como máximo, que nombrará a un gerente que lidere todo el proyecto.

La parlamentaria del PP Irene Royo, tras resaltar que el consejero hereda "un preocupante récord en listas de espera", ha afirmado que la sanidad navarra "vive unos tiempos convulsos" y "está peor que hace ocho años, y así lo dicen las encuestas".

También ha censurado la situación de la sanidad Leticia San Martín, de UPN, quien ha considerado que el sistema de salud en Navarra "está en horas críticas", ya que "no ha sabido adaptarse a la misma velocidad que las necesidades de los ciudadanos" y por ello necesita "un nuevo rumbo".

La portavoz del PSN, Maite Esporrín, ha rechazado la visión "catastrofista" de UPN sobre la sanidad navarra, aunque ha instado a "no caer en la autocomplacencia", ya que el sistema necesita mejoras que pasan por la puesta en marcha de una nueva Ley Foral de Salud.

Por EH Bildu, Txomin González también ha reclamado una nueva Ley Foral de Salud, ya que a su juicio el objetivo prioritario de la legislatura debe ser "sentarlas bases para reorganizar todo el sistema sanitario". Ha instado a un mayor esfuerzo inversor en sanidad y a "refundar" la Atención Primaria, entre otras medidas.

Isabel Aramburu, de Geroa Bai, quien ha calificado al consejero como "un valiente" por asumir la responsabilidad de Salud en este momento, ha subrayado que "algo primordial es defender el sistema público de salud" en este momento para garantizar la equidad y la calidad del mismo.

El sistema público de salud también ha sido reivindicado por Daniel López, de Contigo-Zurekin, quien ha abogado por una nueva Ley Foral de Salud para "repensar" el modelo de atención sanitaria y definir el papel del personal de enfermería, entre otros aspectos. Ha animado a elaborar esa ley mediante "una participación extendida por todo el territorio".

Ha cerrado la ronda de intervenciones la parlamentaria de Vox Maite Nosti, quien ha aludido a la "escasez alarmante de médicos en Atención Primaria", sobre todo en zonas como Alsasua, Peralta o Tudela, así como a la carencia de pediatras en áreas como Estella. Ha puesto de relieve que en la última convocatoria se han ocupado solo 16 de las 40 plazas MIR vacantes en medicina de familia.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La deplorable sanidad navarra tras 8 años de Barkos y Chivite: "Las listas de espera son históricas"