• martes, 23 de julio de 2024
  • Actualizado 19:45
 
 

SOCIEDAD

La AEMET lanza una preocupante advertencia en Navarra: así será la próxima primavera

La Agencia Estatal de Meteorología en Navarra ha expuesto el análisis de los últimos meses y el avance de los próximos.

Tarde primaveral en el Parque Yamaguchi, ideal para ver en Pamplona. Foto: archivo.
Tarde primaveral en el Parque Yamaguchi, ideal para ver en Pamplona. Foto: archivo.

La preocupación se ha instalado definitivamente en la Agencia Estatal de Meteorología que ya sin temor a la duda afirma que el tiempo está cambiando, y que lo de inviernos fríos, primaveras templadas y vernos cálidos cada vez será menos habitual. Por lo pronto, AEMET ha hecho sus previsiones estacionales para la próxima primavera en Navarra y los avances que maneja parecen, efectivamente preocupantes.

 Y es que, a pesar de que alguno lo agradezca, la próxima primavera será de nuevo cálida en Navarra, y llega tras un 2023 que ha resultado ser el segundo año más cálido de los registrados, una tendencia "muy preocupante porque está indicando que el calentamiento se está acelerando" y que "tiene sus impactos".

Así lo asegura el delegado de la Agencia Estatal de Meteorología en Navarra, Peio Oria, quien con motivo del cambio de estación ha expuesto el análisis de los últimos meses y el avance de los próximos, un avance que en cuanto a precipitaciones no ha podido detallar porque los modelos no ofrecen tendencias claras.

Sí lo hacen respecto a las temperaturas, que en el corto plazo ya se anuncian una remontada para esta misma semana, que en sus días finales podrían llegar a 20 grados prácticamente en toda Navarra, donde no se esperan precipitaciones.

En cuanto al trimestre primaveral, Oria ha confirmado que se avecina "muy cálido nuevamente, al igual que los últimos 5 ó 6 anteriores. No solo en Navarra, prácticamente en todo el continente europeo. Los mares van a seguir muy calientes, con temperaturas muy altas".

Todo ello, y dado que los meses de enero y febrero también han sido de altas temperaturas, todo apunta a que 2024 podría ser en su conjunto "extremadamente cálido", al nivel de los años anteriores.

Así, 2023 fue el tercer año más cálido en Navarra desde los años 60 del siglo pasado, el segundo más cálido de este siglo después de 2022, y los tres últimos meses, tanto diciembre como enero y febrero "han sido cálidos o muy cálidos, en el caso de febrero especialmente".

Tanto es así que durante el mes de enero se produjeron récords de temperatura en muchas estaciones de Navarra, récords puntuales que en la Cuenca de Pamplona marcaron el día 26 de enero casi 20 grados de máxima y unos días antes, el 17 de enero, hubo 11,6 grados de mínima, "temperatura muy alta para esa época del año".

En cuanto al comportamiento de las precipitaciones, en general han estado por debajo de la media buena parte del invierno, si bien las abundantes precipitaciones de los días 26 y 27 de febrero, "extraordinarias en el tercio norte de Navarra", han hecho que finalmente el trimestre se pueda calificar de "húmedo" en la Comunidad foral.

El lado favorable, tanto por las lluvias como por la reserva de agua en forma de nieve, es que los embalses están con buena reserva de agua, "una situación mucho mejor que la de otras partes de la Península".

En cuanto a las temperaturas tan cálidas que de nuevo se esperan para esta primavera, Oria lo ha considerado ya "una tendencia firme", de forma que de los 12 años más cálidos desde 1960, diez pertenecen al siglo XXI, "una tendencia muy preocupante porque está indicando que el calentamiento se está acelerando".

"Evidentemente esto tiene muchos impactos. El año pasado se habló mucho en primavera de la sequía, porque se evaporaba la poquita agua que había debido a esas altas temperaturas. Hace dos años hablamos de olas de calor sin precedentes. El año pasado en verano también hubo una ola de calor que fue corta, pero hubo dos días en agosto, que son de los más cálidos en el conjunto de Navarra. Desde que tenemos datos tuvimos en octubre una continuación del verano. Evidentemente todo esto va teniendo sus impactos", ha resumido el experto.

Por todo ello, ha reconocido la necesidad de concienciar sobre esta evolución y de ejecutar acciones que la palíen: "Todo lo que vaya en la línea de mitigar emisiones, evidentemente ayuda, aunque sean esfuerzos individuales. Cada vez se habla más de la transición energética, y hay que acelerarla y adaptarse a estas nuevas condiciones".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La AEMET lanza una preocupante advertencia en Navarra: así será la próxima primavera