• sábado, 13 de julio de 2024
  • Actualizado 11:37
 
 

SOCIEDAD

El desconocido y espectacular valle de Navarra donde te puedes perder esta Navidad

Pasear por sus bosques, recorrer sus pintorescos pueblos y admirar sus palacios es sumergirse en un viaje en el tiempo.

La basílica de San Gregorio en Sorlada y al fondo la sierra de Codés. @VisitNavarra
La basílica de San Gregorio en Sorlada y al fondo la sierra de Codés. @VisitNavarra

Hay un valle navarro en el corazón de Tierra Estella que emerge como un tesoro oculto, un rincón lleno de encanto y tradición que esta Navidad invita a perderse y a descubrir sus secretos.

Además de sus maravillas naturales, destaca por el espectacular camping de Acedo y la basílica de San Gregorio en Sorlada, además de la encina de las tres patas y la sierra de Codés que hace frontera con Álava.

Este mágico rincón comprende los municipios de Mendaza, Acedo, Mirafuentes, Mues, Nazar, Piedramillera y Sorlada, con una extensión cercana a los 79 kilómetros cuadrados y una historia que se entrelaza con antiguos pueblos hoy deshabitados como Desiñana, Estemblo, Granada de Ega o Villamera.

El valle de la Berrueza se extiende majestuosamente desde más allá del río Ega hasta las proximidades de Los Arcos, abarcando una variedad de paisajes que van desde cumbres imponentes como Joar, Costalera y Peña Gallet, que alcanzan los 1.400 metros, hasta el entorno de la Basílica de San Gregorio Ostiense, la Sierra de Codés, la Sierra de Lóquiz y la Sierra de Cábrega.

Acceder a este paraíso es tan sencillo como adentrarse por la carretera Vitoria-Estella, tomando el desvío hacia Acedo, donde el camping de Acedo nos da la bienvenida. Otra opción es desde la carretera de Pamplona-Logroño, dirigiéndose desde Los Arcos hacia Mues y luego al cruce de Remojapán. El valle se despliega ante nosotros, invitándonos a explorar sus rincones y descubrir su rica historia.

El origen del nombre 'Berrueza' es enigmático, con diversas teorías que sugieren que proviene de 'berrueco' -piedra-. No es de sorprenderse, ya que el valle está salpicado de sierras, montañas y piedras. La piedra característica de este lugar, arenosa y de tono marrón rojizo, se aprecia en los sillares de iglesias y casas palaciegas, otorgándoles un encanto único.

Rodeado por la Sierra de Lóquiz y el Valle de Lana al norte, y la Sierra de Codés al oeste, La Berrueza disfruta de un clima mediterráneo con inviernos suaves y veranos cálidos. Estas sierras no solo preservan al valle de climas más extremos, sino que también ofrecen panoramas espectaculares desde puntos altos como la Sierra de Lóquiz, Codés o San Gregorio Ostiense, desde donde se puede divisar en días despejados hasta el imponente Moncayo.

Las iglesias del valle son auténticas joyas arquitectónicas, construidas con piedra de sillería finamente labrada y con una presencia señorial. Entre ellas, destaca la iglesia de Ubago, dedicada a San Martín de Tours, una joya del siglo XII en estilo románico que testimonia la rica historia del valle.

Explorar La Berrueza es adentrarse en un mundo de naturaleza exuberante. Pasear por sus bosques, recorrer sus pintorescos pueblos y admirar sus palacios es sumergirse en un viaje en el tiempo. Dos monumentos naturales, la Encina de las Tres Patas en Mendaza, con más de mil años de vida, y la majestuosa encina de Cábrega en Ubago, conocida como carrasca, dominan el paisaje con su imponente presencia.

La visita al valle no está completa sin explorar sus sitios emblemáticos. La Basílica de San Gregorio Ostiense, considerada una de las diez maravillas de Navarra, deslumbra con su estilo barroco. El santuario de Nuestra Señora de Codés, rodeado de un paisaje de hayas y robles, y las ermitas de Santa Coloma y Arquijas, ubicadas estratégicamente en las colinas y sierras circundantes, ofrecen experiencias espirituales únicas.

Así, este valle, a menudo desconocido para muchos, se revela como un destino perfecto para perderse durante la Navidad. Sus paisajes espectaculares, su rica historia y su encanto tradicional hacen de La Berrueza un lugar único, donde cada rincón cuenta una historia y cada paso lleva a un descubrimiento inolvidable. ¿Por qué no aventurarse en este rincón navarro y dejarse cautivar por la magia de La Berrueza esta temporada festiva?.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El desconocido y espectacular valle de Navarra donde te puedes perder esta Navidad