• lunes, 15 de julio de 2024
  • Actualizado 09:26
 
 

SOCIEDAD

El ‘milagro’ de abrir el único bar en un pueblo navarro de apenas cien habitantes

Tres hosteleras se deciden a empezar una aventura con una oferta de diez platos combinados, raciones, bocadillos y pincho pote.

Kiara, Anguie y Jennifer en el interior del bar de Legaria (Tierra Estella). Navarra.com
Kiara, Anguie y Jennifer en el interior del bar de Legaria (Tierra Estella). Navarra.com

La localidad navarra de Legaria, en Tierra Estella, ya tiene su bar abierto. El único punto de reunión de un pueblo con apenas cien habitantes, situado en el valle del Ega a pocos metros de la carretera nacional que une la ciudad del Ega y Vitoria.

Legaria ya ha sido noticia hace pocos meses con la inauguración de la cubierta de su frontón municipal y con el 50 cumpleaños de la pelotari local Susana Muneta, que invitó a todo el pueblo a un aperitivo.

El bar de Legaria, de propiedad municipal, abrió sus puertas el pasado mes de febrero con un pincho pote para alegría de los casi cien vecinos de la localidad que recuperaban un local donde reunirse.

Fue la apertura de un establecimiento que se cerró en octubre de 2021 por el fallecimiento del anterior inquilino, Blas Fernández, que estuvo casi nueve años al frente del mismo con bastante éxito.

Desde el cierre, no ha habido forma de alquilar el único bar del pueblo. “Han pasado unos venezolanos que no tenían experiencia hostelera y solo estuvieron un mes”, aseguran unos vecinos del pueblo.

Interior del bar de Legaria (Tierra Estella). Navarra.com
Interior del bar de Legaria (Tierra Estella). Navarra.com

Ha costado lo suyo encontrar unas personas que dieran el paso adelante. Finalmente, dos hosteleras ecuatorianas de la ciudad de Yantzaza han aceptado el reto con la firma de un contrato de un año de duración.

Se trata de Jennifer Lisett Apdo Cabrera, que también es la cocinera, y Anguie Dayanara Cabrera Masache. Las dos cuentan con la ayuda de Kiara Darleny Cabrera Mas, que trabaja de camarera y es de nacionalidad española.

"Nos lo propusieron en el ayuntamiento y nos arriesgamos. Lo inauguramos con el pincho pote. Llevamos solo unos días y se trabaja bastante bien. La gente está contenta. Hay platos combinados, hamburguesas, ensaladas y bocadillos. Lo típico", afirmaba Jennifer pocos días más tarde de la apertura.

"El menú ya empezaremos a darlo un poco más adelante. Nos han aceptado bien. Nos tratan bien la verdad. Por el momento hay bastantes comidas y cenas. Le damos 'vidilla' a este pueblo", asegura Anguie.

Imagen exterior del bar de Legaria en Tierra Estella. Navarra.com
Imagen exterior del bar de Legaria en Tierra Estella. Navarra.com

"Los viernes viene mucha gente al pincho-pote. La gente joven está volviendo siguiendo la ruta de Ancín, Murieta, Abaigar y Legaria. De momento estamos un año. El bar nos gustó porque es muy espacioso y tenemos cuatro habitaciones arriba preparadas para pensión", concluye Jennifer.

Ofrecen también raciones de patatas bravas, alitas de pollo, rabas, croquetas, nuggets y salchipapas. Los platos combinados son de filete, lomo, pechuga, chistorra, jamón, sepia, mini cachopos, beicon, entrecot y costillas de cordero.

En cuanto al pincho pote, los precios son los siguientes: cañón + pincho, 3,50 euros. Pincho con vino de la casa, zumo o mosto, 2,50 euros. Caña o refresco + pincho, 2,80 euros.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El ‘milagro’ de abrir el único bar en un pueblo navarro de apenas cien habitantes