• lunes, 22 de julio de 2024
  • Actualizado 00:00
 
 

SOCIEDAD

El viaje de sanitarios y estudiantes de la Universidad de Navarra al Congo para salvar vidas

Buscan erradicar la enfermedad ginecológica más mortal y hacer un estudio sobre su prevención. 

El equipo de la Universidad de Navarra partió hacia El Congo este viernes. CEDIDA
El equipo de la Universidad de Navarra partió hacia El Congo este viernes. CEDIDA

Un año más, personal sanitario de la Universidad de Navarra realiza una labor humanitaria en el Congo francés. El grupo universitario ha recibido más de cien donaciones que superan los 60.000 € para continuar con su estudio sobre la prevención del cáncer cervical en el corazón de África. La expedición de este año a Kinshasa (capital de la República Democrática del Congo), la forman una ginecóloga, dos enfermeras, un microbiólogo y nueve estudiantes de cuarto de medicina, dirigidos por el Dr. Luis Chiva, director del departamento de Ginecología y Obstetricia de la Clínica Universidad de Navarra.

El grupo Elikia (esperanza en Lingala) salió el día 30 de junio desde Madrid para atender la consulta ginecológica en el Hospital de Monkole durante dos semanas. Al igual que el año anterior, el proyecto está formado por los profesionales y estudiantes de la Universidad de Navarra y el equipo local de Monkole, que pretende la detección y prevención del Virus del Papiloma Humano (VPH). Este virus es el causante del 95 % de los casos de cáncer de cérvix, según la OMS.

El equipo sanitario de la Universidad vuelve a África después de comprobar los frutos del proyecto que se han traducido en la publicación de diversos artículos científicos, trabajos fin de grado y la tesis doctoral de la Dra. Céline Tendobi, ginecóloga y obstetra congoleña del Hospital de Monkole.

El objetivo del estudio es demostrar si es posible realizar con eficacia un diagnóstico del VPH a un precio asequible y sin la intervención de un médico. “Es una práctica que busca ser aplicable en los lugares donde la vacuna no es una opción porque resulta muy cara”, explica el Dr. Chiva.

El equipo lleva más de 3.000 kits de detección del VPH de uso personal. Así, intentará comprobar si resulta igual de eficaz que las tomas las haga la paciente o las recoja el personal sanitario. El fin es encontrar una técnica sencilla que se pueda implantar en cualquier parte del mundo. “En estas dos semanas nos gustaría ver a 2.000 pacientes (el doble que el año pasado)”, concluye el ginecólogo ­y añade. “El sueño, a largo plazo, sería el de cribar a 30.000 mujeres al año en el Congo.”


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El viaje de sanitarios y estudiantes de la Universidad de Navarra al Congo para salvar vidas