• jueves, 18 de julio de 2024
  • Actualizado 14:02
 
 

COMERCIO LOCAL

La peluquería de toda la vida que resiste en un barrio de Pamplona: "Lucho como una jabata"

Las hermanas Amparo y Beatriz Gómez empezaron a trabajar en un piso y ahora cumplen 35 años en el mismo local.

Las hermanas Amparo y Beatriz Gómez Zudaire en la peluquería Betty de Pamplona. Navarra.com
Las hermanas Amparo y Beatriz Gómez Zudaire en la peluquería Betty de Pamplona. Navarra.com

Beatriz Gómez Zudaire y su hermana Amparo, ya jubilada, son la historia viva de la peluquería Betty desde hace 40 años en el barrio de la Milagrosa en Pamplona.

Primero trabajaron cinco años en un piso y el pasado 23 de diciembre cumplieron 35 años en el actual local situado en la calle Guelbenzu número 27. Está muy cerca de otros establecimientos que hemos conocido en esta sección de comercio local.

Como es el caso, por ejemplo, de la Bodega Núñez que dirigen los hermanos José y Carmen Núñez o la carnicería José Luis Sánchez que dirigen las hermanas Estela y Sandra Sánchez en la misma calle.

Se trata de la última peluquería tradicional que sigue abierta en el barrio, donde desde hace unos años es habitual la apertura de comercios como peluquerías, tiendas de fruta, bares y carnicerías por parte de extranjeros que han llegado al barrio. De la misma forma, cierran otros comercios de los llamados 'de toda la vida' por falta de relevo y por el cambio de hábitos en el consumo.

La pamplonesa Beatriz Gómez Zudaire es la responsable de la peluquería. Tiene 52 años y desde los 16 años está metida en esta profesión. Primero ayudando a su hermana Amparo y luego trabajando con ella hasta que se jubiló hace siete años.

"De toda la vida me han llamado Betty, de ahí el nombre de la peluquería. Empecé con mi madre Mari Cruz en su peluquería en San Jorge. Luego con mi hermana cinco años en un piso de la calle Manuel de Falla 13, y luego compramos la bajera donde estamos. Un 23 de diciembre fue la inauguración de la peluquería y de eso hace 35 años", asegura.

"Es la peluquería más antigua del barrio en este momento. Maribel y Marta se jubilaron en la calle Isaac Albeniz. Es un orgullo y es algo muy currado", comenta.

De un tiempo a esta parte, Beatriz lamenta la apertura de algunas peluquerías en el barrio los festivos y domingos, algo por lo que se luchó "mucho tiempo" para poder alcanzar horarios justos de trabajo. No obstante, solo queda aguantar:  "Yo sigo manteniendo clientela desde que venían cuando eran pequeños y alucinan conmigo porque lucho como una jabata. No me corto con la gente", afirma Beatriz Gómez.

Una de las frases que Beatriz Gómez escribe en una pizarra y coloca en la puerta de su peluquería. Navarra.com
Una de las frases que Beatriz Gómez escribe en una pizarra y coloca en la puerta de su peluquería. Navarra.com

"Les digo que no me parece ni normal que reivindiquen todo y luego se vayan a un comercio barato en domingo. A la gente le da lo mismo. Yo cobro 14 euros porque me lo curro. Personalizo el corte de pelo. No hago maquinilla y ya está".

Los clientes están muy contentos: "Viene gente de los pueblos de la cuenca. De Tiebas, Arlegui, Subiza, Noáin, Esquíroz.... Eso es un orgullo. Me muevo mucho. Hago cursos, innovo y me muevo. Todo lo que cojo lo pruebo primero yo", indica Beatriz.

Una curiosidad es que coloca una pequeña pizarra en la puerta de la peluquería con algunos consejos, como por ejemplo 'La belleza interior está muy bien, pero un cabello fabuloso nunca está de más'. "Hay algunos que son míos de pensar y otros de internet que modifico un poco. La gente se queda leyéndolos", señala Beatriz Gómez.

Su hermana Amparo tiene 67 años y se jubiló en 2017 con 61 años. "Empecé con 12 años a trabajar con mi madre. Cuando me casé puse la peluquería aquí en casa y luego compramos la bajera. He trabajado muy a gusto y luego he hecho muchos favores a las clientas como ir a las casas si estaban enfermas, que ahora lo hace también mi hermana".

El recuerdo que tiene de todos los años trabajando es buenísimo: "Yo no me iría del barrio nunca. Vivo en Manuel de Falla y estoy feliz aquí, aunque mi marido falleció. Me gusta el barrio. Ha cambiado mucho de cuando vine hace 40 años. Las calles están muy tristes en la Milagrosa. Yo compro a la gente de aquí y me da mucha pena. Cuando cerró la pescadería lo pasé muy mal", concluye Amparo Gómez.

Fachada de la peluquería Betty en la calle Guelbenzu 27 en el barrio pamplonés de la Milagrosa. Navarra.com
Fachada de la peluquería Betty en la calle Guelbenzu 27 en el barrio pamplonés de la Milagrosa. Navarra.com


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La peluquería de toda la vida que resiste en un barrio de Pamplona: "Lucho como una jabata"