• miércoles, 17 de abril de 2024
  • Actualizado 17:30
 
 

SAN FERMÍN 2023

La historia detrás del toro de San Fermín que ha acabado en un salón de Colmenar Viejo

Un corredor, enamorado de las fiestas de Pamplona, ha conseguido la cabeza de 'Tirador', el toro que le regaló su primera carrera en San Fermín. 

Dani de la Morena y Alicia Duro en el salón de su casa, presidido por el Cebada Gago 'Tirador'. CEDIDA
Dani de la Morena y Alicia Duro en el salón de su casa, presidido por el Cebada Gago 'Tirador'. CEDIDA

El toro 'Tirador' de Cebada Gago corrió los encierros de Pamplona del año 2017. Ahora su cabeza decora un salón en Colmenar Viejo (Madrid). La historia de cómo ha llegado allí es, cuanto menos, peculiar. Dani de la Morena de Navas tiene 26 años años y lleva la fecha de su cumpleaños por bandera, "porque es el Día de San Fermín".  A más de 400 kilómetros de Pamplona, en Colmenar Viejo, poco a poco, le fue creciendo la semilla de la pasión por San Fermín. Otro 7 de julio, el de 2017, cumplió su sueño de correr los encierros de Pamplona. Y lo hizo delante de 'Tirador', un morlaco de Cebada Gago. Desde hace unos meses, el corredor madrileño presume de ese toro en el salón de su casa.

Justo cuando se cumplen siete años de su primera carrera en Pamplona, De la Morena ha contado a Navarra.com la historia de cómo un joven de Colmenar Viejo se puso delante de las astas de 'Tirador' ese 7 de julio de 2017.

"Desde muy pequeño, mis padres me solían hablar de San Fermín", recuerda. Puede que fuera por la fecha ta significativa en la que nació. El caso es que poco a poco la curiosidad del pequeño por las fiestas de San Fermín y Pamplona fue creciendo. "Con el mundo de los toros es cierto que no he tenido mucho acercamiento hasta que he sido más mayor", puntualiza.

Eso sí, ya en la infancia le gustaba ver los encierros de Pamplona por la televisión. Mientas muchos niños piden de regalo de comunión Disneyland Paris, él pidió un viaje a Pamplona para ver los Sanfermines y vivirlos en primera persona. "Gracias a unos amigos de mis padres que viven allí, pudimos ir", recuerda este momento al que le tiene especial cariño. "Desde entonces, yo creo que sólo hemos fallado un par de años", asegura. 

Y muy joven tuvo claro que quería correr en Pamplona delante de los toros. "Con 15 o 16 años se lo dije a mi padre". Y su progenitor le dio un consejo que ha seguido a rajatabla: "Prepárate y cuando tengas 20 o 21 años hablaremos otra vez". 

El entonces adolescente, no lo dudó. "Empecé a correr encierros por la zona de Madrid y también iba a corridas para entender un poco el mundo de los toros desde dentro", explica. 

"Cuando llegó la hora, allí estuvimos". El día que cumplía 20 años, el 7 de julio de 2017 dio el paso y se puso delante de los Cebada Gago. "Por casualidades de la vida, se me dio bien la carrera ese día", agradece. "Pude correr delante del toro que ahora tengo en casa", comenta.

'Tirador' se quedó por detrás de la manada y eso facilitó que el joven corredor de Comenar Viejo pudiera entrar y correr delante de él, a la altura de la Bajada de Javier. "Siempre corro allí, a partir de la Bajada de Javier en adelante", indica. ¿El motivo? "Es dónde han corrido mis ídolos desde pequeño. Siempre me he fijado mucho en David Rodríguez. A lo mejor, por mi forma de correr, se me darían mejor otros tramos, pero siempre he tenido muy marcada esa zona y he visto ahí a la gente que de verdad me ha emocionado", subraya.

Apenas fueron unos segundos, pero a este corredor se le quedaron grabados a fuego en la piel. Y quería recordarlos para siempre. Por eso, desde un principio quiso hacerse con la cabeza de 'Tirador'. "Vívía con mis padres y no les hacía gracia tener el toro en casa", reconoce. 

En un primer momento, compró a 'Tirador' un amigo suyo. "Más tarde tuve la oportunidad de hacerme con él porque me lo regaló", agradece. Y puntualiza que fue "el regalo más especial". Eso sí, 'Tirador' pasó cuatro años escondido en la buhardilla. "Mis padres sabían que estaba ahí, pero tenía que estar tapado con una sábana porque a mi madre le daba mucho respeto ver el toro". 

Su momento llegó hace tan sólo unos meses, cuando se independizó con su novia, Alicia Duro. "También es corredora", comenta él orgulloso. Y recuerda con cariño que una de las primeras cosas que colocaron en su nueva casa fue a 'Tirador'. "Llegó el padre de mi novial el primer día y dijo: 'El toro al salón'", rememora. 

Desde entonces, 'Tirador' preside el salón de la vivienda, sobre el sofá, y no pasa desapercibido. "Hay días que entro y me quedo mirándolo un buen rato. Es muy especial", asegura De la Morena. "Te trae a la mente recuerdos muy bonitos, de algo que has trabajado durante mucho tiempo y que has soñado desde pequeño". 

Y destaca que el toro llama mucho la atención de sus invitados cuando llegan a casa. "Entran en el salón y dicen: '¡Qué grande es!'". 

"Al final, si Dios quiere, tendré a lo largo de mi vida muchos toros que pueda disfrutar en Pamplona", desea. Pero ninguno como 'Tirador'. "Es el primero".

Este año ha vuelto a Pamplona para correr los encierros de San Fermín. Ha llegado preparado y cargado de ilusión. "Para correr delante de los toros es importante estar bien y, sobre todo, sentirte bien. Muchas veces es diferente", matiza. 

"Nosotros en Madrid corremos muchos encierros y nos desplazamos prácticamente por toda la geografía española y eso te hace acostumbrarte a correr delante de los toros", apostilla. "Se nota esa diferencia de aquellos que llevan tiendo corriendo toros y entienden el encierro". 

Como todos los años, el encierro del día 7 es un día muy especial para este joven corredor que cumple años. "Lo coges con más ganas por ser el primero y porque supone volver a las calles que te quitan el sueño durante todo el año", confiesa. Pero, al mismo tiempo, es una carrera difícil. "Es complicado de llevar porque me siento muy comprometido con el encierro", subraya. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La historia detrás del toro de San Fermín que ha acabado en un salón de Colmenar Viejo