• sábado, 20 de julio de 2024
  • Actualizado 12:20
 
 

TRIBUNALES

Los hijos de la mujer china asesinada en Pamplona, ante el juez: "Le decía que ella no le iba a mandar"

Los hechos tuvieron lugar el pasado sábado a primera hora en el bar Anayak de la calle Francisco Alesón cuando el asesino confeso degolló con un machete a su socia

Un vecino de Ermitagaña observa el bar Anayak precintado por la Policía Municipal de Pamplona después de asesinar un hombre de origen chino a su socia. REDACCIÓN NAVARRA.COM
Un vecino de Ermitagaña observa el bar Anayak precintado por la Policía Municipal de Pamplona después de asesinar un hombre de origen chino a su socia. REDACCIÓN NAVARRA.COM

El titular del Juzgado de Instrucción 3 de Pamplona ha decretado prisión provisional con agravante de género para el hombre de 52 años de origen chino que asesinó a su socia dentro de un bar del barrio pamplonés de Ermitagaña el pasado sábado y posteriormente se entregó a la policía.

Los hechos tuvieron lugar a primera hora en el bar Anayak de la calle Francisco Alesón cuando el asesino confeso degolló con un machete a su socia, una mujer de 48 años de origen chino y madre de 4 hijos. 

"El presunto asesino se personó en dependencias de Policía Municipal de Pamplona en estado de nerviosismo, con heridas en el rostro y sangre en las manos intentando expresarse en castellano y acertando a decir "Yo problema socio bar, con cuchillo cortar cuello" al tiempo que ofrecía a los agentes unas llaves del bar al que se refería. Una vez constatado que se trataba del bar Anayak, agentes de Policía Municipal de Pamplona se desplazaron al lugar y tras acceder al mismo con las llaves facilitadas encontraron las luces y la televisión encendidas y en la cocina del establecimiento encontraron a una mujer en un gran charco de sangre con un corte en el cuello, certificándose su fallecimiento", expone el auto judicial.

Según ha salido ahora a la luz, ambos se conocieron entre los meses de marzo o abril de 2023 a través de la aplicación WeChat, equivalente a WhatsApp entre la comunidad china.

El mismo escrito relata cómo en el breve periodo de tiempo en el que ambos regentaron el bar, las fuertes discusiones entre asesino y víctima eran habituales y que el 8 de junio una de estos enfrentamientos terminó con el hombre de 52 años amenazando con un cuchillo en el cuello a la mujer y rompiéndole su teléfono móvil.

Además, el hermano de la víctima habría relatado al juez cómo ella le manifestaba que sentía temor cuando "le escuchaba afilar los cuchillos cada mañana" a lo que el asesino confeso le sugería que "dejara el negocio si tenía miedo". 

A su vez, el pasado 29 de junio, la víctima le habría señalado al autor del crimen que "quería terminar la relación sentimental y mantener exclusivamente la relación laboral" llegando a pedir a sus hijos que no abrieran la puerta aunque timbrara. Una amiga de la mujer y varios de los hijos, también han confirmado esta versión.

"Ante las pérdidas que tenían en el negocio, el presunto asesino se ponía muy nervioso y gritaba mucho", ha relatado una de sus amistades.

Por su parte, los hijos han señalado al juez que las discusiones del presunto asesino con su madre eran habituales y cómo tras un enfrentamiento el 29 de junio, su madre le señaló al agresor que iba a hablar con un abogado para iniciar los trámites de separación del negocio.

Otro de los hijos, en su declaración habría hecho referencia a un mensaje de WeChat en el que el asesino confeso señala que "no iba a permitir que una mujer de menor edad que él le fuera a mandar, que le trataba como si no supiese nada y no lo iba a permitir" y que el día 29 de junio notó a su madre especialmente nerviosa y alterada pidiendo que no abrieran la puerta

"Igualmente afirman que cuando él recogió sus cosas, su madre le recordó que cogiera las medicinas y él reaccionó diciendo “las medicinas para ti” lo que en la cultura china significa una gran ofensa equivalente a que tome las medicinas y muera al tomarlas", recoge el auto judicial.

ASESINATO EL 1 DE JUNIO

El día del asesinato, varios testigos relataron cómo el pasado sábado el bar abrió sus puertas a las 8 de la mañana y varias personas estuvieron desayunando en su interior. Sin embargo, sobre las 09.00 horas, el establecimiento se cerró al público, un hecho que extrañó a los vecinos del barrio de Ermitagaña.

Un lapso de tiempo en el que tuvo lugar el asesinato dentro del bar Anayak, en el que el hombre de 52 años terminó con la vida de la mujer de 48 para instantes después y todavía ensangrentado, confesar el crimen a la Policía Municipal de Pamplona.

En un primer momento, como el imputado no habla castellano, los agentes no entendieron lo ocurrido y pensaron que el hombre pudiera haber sufrido un robo. Fue al ver su actitud de entrega cuando comenzaron las sospechas sobre un hecho de mayor gravedad y acudieron al establecimiento. Una vez en el interior, se encontraron el cadáver de la mujer, con un corte en el cuello que le provocó la muerte.

Aunque las primeras informaciones apuntaban a que el presunto asesino y la víctima no eran pareja, al parecer ambos mantenían relaciones extramatrimoniales de manera esporádica. Desde hacía un mes, se habían unido profesionalmente y regentaban el bar Anayak en Ermitagaña, aunque todavía no eran muy conocidos en el barrio.

CONCENTRACIÓN POR EL CRIMEN

Este pasado domingo, instituciones como el Gobierno de Navarra, el Ayuntamiento de Pamplona, el Parlamento de Navarra y la delegación del Gobierno en Navarra se concentraron para condenar el presunto asesinato machista que se produjo este sábado en la capital navarra.

La plaza consistorial fue el escenario de la concentración, en el que se guardó un minuto de silencio para mostrar su rechazo al crimen perpretado en Emitagaña.

"Estoy muy triste y casi no me lo creo. Es una conocida mía porque llevaba 15 años en Navarra. Tiene cuatro hijos. Toda la familia está unida, los hijos no se creen que su madre esté muerta. El Gobierno y el Ayuntamiento nos han dicho que están para cualquier cosa que necesitemos, estamos muy agradecidos con el trato que recibimos", relató a presidenta de la Asociación de Chinos en Navarra, Aiwei Huang.

La presidenta en funciones del Gobierno de Navarra, María Chivite, mostró también su "absoluta condena" y ha puesto en valor "la unanimidad de las instituciones".

"Estos mensajes de unidad institucional aportan fuerza al mensaje de que estamos con las mujeres y contra la violencia de género frente a negacionistas", ha añadido.

Por su parte, la alcaldesa de Pamplona, Cristina Ibarrola, también lamentó lo ocurrido: "Espero que no se vuelvan a producir casos de esta gravedad ni ninguna agresión sexista que perjudica toda la imagen de la ciudad. Pondremos todos los medios para que las mujeres se sientan seguras en una ciudad que ya de por sí es segura".

El Ayuntamiento de Pamplona trasladó ya desde el sábado su apoyo a la familia de la víctima y anunció que se personará en el juicio como acusación popular


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los hijos de la mujer china asesinada en Pamplona, ante el juez: "Le decía que ella no le iba a mandar"