• jueves, 25 de julio de 2024
  • Actualizado 00:00
 
 

COMERCIO LOCAL

La feliz reapertura en Pamplona de una de las cafeterías con más encanto de la ciudad

Ofrece a los clientes unos bizcochos y tartas exquisitos gracias a las recetas de la anterior dueña del local.

Amalia Pascual sostiene sus bizcochos artesanos en el café Lehio de Pamplona. Navarra.com
Amalia Pascual sostiene sus bizcochos artesanos en el café Lehio de Pamplona. Navarra.com

María Oroz Espila abrió el Café Leiho en 1985 en la calle Bajada de Javier número 9, en pleno casco viejo de Pamplona, y ha mantenido el local abierto hasta mayo del año pasado. Han sido 38 años de trabajo hasta que le ha llegado la jubilación.

Está muy cerca de otros establecimientos que hemos conocido en esta sección de comercio local en la capital navarra como es el caso de la tienda de moda Abén en la calle Curia o la centenaria droguería Ardanaz que sigue vendiendo belenes en la calle Mayor.

Hace pocos meses, con el local cerrado, se puso en contacto con ella la pamplonesa "de siempre" Amalia Pascual y el café Lehio vuelve a abrir con todo su esplendor desde el pasado 6 de noviembre.

"Es un sitio mítico del casco viejo. Por una amiga me enteré que María se jubilaba en mayo y quería traspasarlo. Me puse en contacto con ella. Hablamos de las condiciones. El banco me dijo que sí y me lie la manta a la cabeza. Dije adelante y ya está", asegura Amalia.

Llama la atención la decoración y el mobiliario antiguo del local: "Es un sitio muy peculiar. De estos ya no hay más en Pamplona con repostería casera y precio asequible para todo el mundo".

"Me ha pasado María todas las recetas de los bizcochos caseros y el café es buenísimo. Básicamente sigo con lo mismo que hacía ella, que ha funcionado y funciona muy bien".

Hay mucha variedad de bizcochos: de limón y amapolas, de fresas con arándanos, de ciruelas pasas, chocolate, nueces y pasas, chocolate con canela, almendras y avellanas. A ello hay que añadir el pastel vasco, la tarta de queso y la de cuajada.

La acogida de los vecinos ha sido una pasada. "Toda la gente de la zona, anteriores clientes y comercios de alrededor me han recibido fenomenal. Ha sido estupendo", asegura Amalia emocionada.

Interior del café Lehio en la calle Bajada de Javier 9 de Pamplona. Navarra.com
Interior del café Lehio en la calle Bajada de Javier 9 en Pamplona. Navarra.com

Lamenta que lo normal en esta época sean los cierres de locales antiguos: "Eso que ahora se tiende a cerrar lo tradicional y abrir bares super nuevos que son todos iguales y estas cosas con tanta solera..."

Amalia Pascual asegura: "Estoy feliz. Llevaba muchos años en hostelería y he dado el paso a ser mi propio jefe. A que mis fallos y mis aciertos sean míos y de nadie más. Es ganar en calidad de vida. Muchas horas y mucho estrés pero en comparación estoy mejor".

Cierra los sábados por la tarde y los domingos. Los festivos tampoco abre por las tardes. "Aquí se trabaja mucho más de mañana que por la tarde. No tengo fritos. Quiero meterme en algo salado pero de momento me centro en el dulce. Poco a poco". 

Esta época de invierno con la navidad cerca "son flojos porque hay mucho festivo. El turista se queda en la calle Estafeta y aunque esté al lado no es lo igual. Por mucho que estés cerca, sino estás en la misma calle no es lo mismo", concluye Amalia Pascual.

Fachada del café Leiho en la calle bajada de Javier 9 de Pamplona. Navarra.com
Fachada del café Leiho en la calle Bajada de Javier 9 en Pamplona. Navarra.com


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La feliz reapertura en Pamplona de una de las cafeterías con más encanto de la ciudad