• sábado, 20 de julio de 2024
  • Actualizado 00:00
 
 

COMERCIO LOCAL

La peluquera que ha dado una segunda vida a "un bar de siempre" en una localidad de Navarra

En su bar ha apostado por los bizcochos caseros y la bollería artesanal, además de los pinchos y los bocadillos. 

Leandra Gonçalves Ferreira ha reabierto el bar Géminis de Tudela. CEDIDA
Leandra Gonçalves Ferreira ha reabierto el bar Géminis de Tudela. CEDIDA

Leandra Gonçalves Ferreira es una peluquera, brasileña y con espíritu emprendedor, que ha dado una segunda vida al bar Géminis de Tudela. Desde noviembre del año pasado regenta este negocio, con 30 años de historia, con el que ha salido de su zona de confort. Una oportunidad que le surgió por casualidad. 

Antes llevaba una peluquería en la misma ciudad, a la que llegó hace 15 años, procedente de su tierra natal. "Con el Covid-19 el negocio empezó a ir mal porque mucha gente empezó a hacerse cosas en casa y ya no venía a la peluquería", lamenta. Por eso el mismo años en el que se inició la pandemia, 2020, cerró la peluquería.

 "Siempre he trabajado para mí", comenta con un matiz de orgullo en su voz. Y su nueva etapa profesional tenía que pasar por ahí. "Me gusta emprender", subraya. Antes de tomar las riendas del bar Géminis, no había trabajado nunca en hostelería. Eso sí, confiesa que ese sector le llamaba la atención: "Tenía el gusanillo de abrir mi propio bar".

Por eso, cuando se enteró de que el bar Géminis había cerrado porque sus dueños se jubilaban, tomó la decisión de lanzarse a la piscina. "Mi pareja conocía a Jesús, el anterior dueño y pude contactar a través de él", rememora. "A él le hizo mucha ilusión porque era pasarle el bar a alguien conocido. Me apoyó mucho", le agradece. 

Gonçalves ha reformado el local para darle un aire más moderno. "He cambiado el suelo, el moviliario y la decoración", confirma. Y también ha querido darle su toque personal a la oferta del bar Géminis. "He introducido bizcochos caseros, bollería artesanal y café nuestro", cuenta. 

También ofrece a los clientes diferencias opciones para el almuerzo. Por ejemplo, tortilla de patata, pinchos y bocadillos. ¿Su sueño? "Me gustaría dar comidas en el bar". Y aunque es un proyecto a largo plazo ya está trabajando en ello.

 A pesar de su corto recorrido al frente del Géminis ya se ha ganado el cariño de la clientela. "Era un bar muy conocido y ahora vienen muchos clientes de los de antes", agradece. Y ya empepieza a ver a gente nueva. "Agradezco mucho cuando vuleven", asegura. 

No es la única noticia de un relevo generacional en un negocio de Tudela que se ha conocido en los últimos meses: en septiembre reabrió The Moet Shop en la calle Sancho VII.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La peluquera que ha dado una segunda vida a "un bar de siempre" en una localidad de Navarra